CONTENDIENDO ARDIENTEMENTE POR LA FE [Lección #2]

Lección # 2: “Ser Diligentes” 2ª P.1:8-14.

Texto Clave: 2ª P.1:10.

3 Metas para alcanzar que contienen estos vs.8-14”

  • Exponer y explicar la relación entre los Pasos de un crecimiento espiritual y un andar cristiano eficaz y productivo.
  • Definir la Miopía espiritual e identificar su causa.
  • Encontrar y escoger maneras para ejercitar la memoria y la diligencia en asuntos espirituales.

La Biblia nos enseña que la vida cristiana incluye una constante vigilancia y guerra contra 3 Enemigos poderosos: El Sistema de este mundo/ La Naturaleza Pecaminosa o La Carne/ El Diablo.

La estrategia del diablo es adormecer al creyente para que tomemos todo por sentado, siendo complacientes. En los vs.8, 14 se nos desafía a ser diligentes, y se nos indica lo que nos sucederá si no ejercitamos la diligencia personal; y se nos explica porque son importantes estas cosas.

Introducción.
El tema general de 1ª Pedro es La Esperanza como la respuesta a los sufrimientos presentes; mientras que el tema general de 2ª Pedro es La Importancia del Conocimiento de Dios en vista de los peligros presentes.

2ª P.1:8-14 nos hablan del conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Para tener este conocimiento es necesario saber lo que Dios ha dicho en Su Palabra, nuestra prosperidad espiritual depende de lo que Dios ha dicho (leer 1ª P.1:15-11). Aunque es también necesario estar informados acerca de la enseñanza y los hechos de los apóstatas; es aún MÁS necesario saber que el crecimiento y la bendición espiritual tienen su origen en el conocimiento de Dios en Cristo (2ª P.1:2-3, 8, 3:18). Y en vivir en la vida diaria de acuerdo con ese conocimiento.

Es posible que un creyente preste demasiada atención a nuestros enemigos espirituales, que nuestra vida se debilite por falta de una nutrición espiritual apropiada en la Palabra de Dios. 2ª P.1:8-14 es el antídoto a esa tendencia por eso Pedro nos anima a ser diligentes.

La fe crece por medio del conocimiento de Cristo (vs.1-3), y además el fruto viene por el conocimiento de Cristo (vs.8). si no somos diligentes en nuestro crecimiento (en la parte que nos toca, de abrir Su Palabra y aplicarla a la vida), si no somos diligentes nos dañamos a nosotros mismos (vs.9-10).

Pero si somos obedientes y hacemos el esfuerzo que nos corresponde, vamos a madurar y entonces bendiciones nos serán concedidas (vs.8, 11).

La necesidad de una defensa eficaz contra la apostasía nunca ha sido mayor como en nuestros días, la primera línea de defensa contra las enseñanzas falsas, es la Fe Genuina.

 La segunda línea de defensa contra las enseñanzas falsas, es la Exhortación = Ánimo, es decir recordarnos los unos a los otros la necesidad mutua de crecer y madurar espiritualmente. Si el creyente NO avanza entonces retrocede, nunca nos estancamos o vamos hacia adelante o hacia atrás. Pero si pensamos que solo debemos “marcar el paso” entonces seremos blanco fácil para los dardos de los maestros de falsas enseñanzas. Por eso la advertencia de Pedro es que seamos DILIGENTES.

 Proposición:
“5 Marcas Claras de la Diligencia”.

 Bosquejo.
1- Aplicando la Diligencia: 2ª P.1:8.

Las palabras “estas cosas” hacen referencia a las 7 Virtudes mencionadas en los Vs.5-7; la frase se repite 3 veces y están enfocadas en áreas distintas:

  • Si estas cosas están en vosotros: Vs.8.
  • No tiene estas cosas: Vs.9.
  • Haciendo estas cosas: Vs.10.

La frase implica que es posible (lamentablemente) ser un creyente y a la vez no desarrollarse en estas Virtudes. Muchas veces un momento de emoción es entendido erróneamente como un verdadero movimiento espiritual, pero a la vez debemos decir que las emociones sentimentales que son superficiales con a veces mal interpretadas como si éstas fueran una genuina vida espiritual.

Pedro explica que las características de una vida espiritual y vital, tiene que existir como una realidad dentro de nuestra alma, tales características deben ser permanentes y profundas.
La preocupación de Pedro NO es tanto con “el producto final”, sino con “el proceso del mismo”; a veces nos preocupamos demasiado en la búsqueda del fruto, y cuando no esta satisfecho con la cantidad de fruto conforme a sus expectativas personales, nos desanimamos.

Y estando desanimados nos afligimos o acudimos al esfuerzo humano que solo produce fruto artificial logrado por el esfuerzo humano, y NO por el poder del Espíritu Santo. El énfasis que Pedro hace es que si somos diligentes en ejercitar las 7 Virtudes antes mencionadas, Dios nos garantiza el fruto espiritual en nuestra vida. La naturaleza de la vida es reproducirse. Por eso es necesario prestar atención al cuidado de nuestra vida espiritual. Cuando el creyente es espiritualmente robusto el fruto viene.

Ya Cristo había enseñado esta verdad en Jn.15, cuando son quitadas las cosas que nos impiden permanecer  en Cristo, el llevar fruto es inevitable. Cuando nos damos cuenta que no hay fruto en nuestra vida, “una campaña Evangelística” NO es la solución. Lo que se hace necesario es un avivamiento primero en nuestra vida.

Existe mucha confusión respecto a estos 2 términos: Campaña Evangelística y Avivamiento. Una Iglesia Local a veces anuncia reuniones de avivamiento, cuando en realidad lo que esta celebrando es una Campaña Evangelística.

Y otras veces anuncian Campañas Evangelísticas olvidándose muchas veces de la necesidad de un avivamiento en la vida de esa Iglesia. Avivamiento significa: Despertar Espiritual. Y somos avivados cuando nos damos cuenta que necesitamos ser DILIGENTES en desarrollar las 7 Virtudes en la vida cristiana. Solo el Espíritu Santo puede darnos un avivamiento.

2- El Peligro de Descuidar la Diligencia: 2ª P.1:9.
Prescription-Glasses-02Podemos decir que el creyente que es negligente con su propio desarrollo espiritual, sufre de amnesia; Pedro dice “habiendo olvidado”. Y sufre de miopía; Pedro dice “tiene la vista muy corta”, el creyente que solo vive pensando solo en el presente esta poniendo en peligro su bienestar espiritual. Los creyentes que entienden muy poco de las verdades proféticas, son deficientes en su capacidad de ver la relación entre: La verdad/ El error/ Y las Consecuencias de estar firmes en una u otra.

Se hallan sin fuerzas para permanecer firmes en días de apostasía. Aquel que sufre de miopía espiritual se contenta solo con lo inmediato y no considera las consecuencias del futuro. La cooperación con grupos cuyas “convicciones espirituales” son menos exigentes puede parecer conveniente en ciertas circunstancias. Pero el creyente sin miopía va a considerar hacia donde puede llevarlo esa relación y entonces va a cuidar mejor su conducta.
Este principio espiritual puede ser aplicado en muchas formas diferentes; cualquier decisión basada en ganancias inmediatas o en una conveniencia en vez de un resultado final, puede ser dañoso al fin y al cabo. Iglesias Locales que no ven más allá de sus propios miembros y por lo tanto pierden el interés de extenderse evidentemente están sufriendo de esta miopía espiritual de la que habla Pedro.

Pedro nos dice que esta condición caracteriza a aquellos que “no tiene estas cosas” es decir las 7 Virtudes de los vs.5-7. Otro síntoma de la falta de diligencia es el olvido. Por eso él hace referencia a las personas que NO son diligentes cuando dice: “habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados”. Constantemente debemos recordar lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo, el olvidarnos de nuestra condición (pecadores perdidos) y de la Obra de Dios (salvar al pecador) nos lleva a descuidar nuestra vida espiritual y nos lleva a una actitud de autosuficiencia.

3- La Experiencia de la Diligencia: 2ª P.1:10.
En este texto, una vez más somos amonestados a ser diligentes pero esta vez es para hacer firmes nuestra vocación y elección. Pedro esta hablando de una afirmación, de una seguridad, dentro de nosotros mismos. Pero nuestra posición y seguridad en los designios de Dios NO dependen de nosotros mismos (leer Efs.1:4-5, 11). Entonces la cuestión no es respecto de nuestra seguridad, sino de nuestra convicción en esa seguridad.

Debemos ejercitar diligencia para afirmarnos examinando la evidencia de la Palabra de Dios y aplicando a nuestras vidas lo que Dios ha dicho (leer Rom.8:28-30). Pedro esta afirmando que los creyentes que aplican las 7 Virtudes, van a conocerán y gozarán de la confianza de que Dios los ha escogido y los ha llamado. Tal creyente dice Pedro: “no caerá jamás”. Cuando habla de caer se refiere a tropezar en su vida espiritual.
Pero eso le sucederá (tropezar) a aquel creyente que sufre de miopía espiritual (vs.9); una de las mejores fuentes de la seguridad de la Salvación es tener un genuino interés en crecer espiritualmente para ser más semejantes a Cristo y menos al sistema de este mundo.

Desde luego que conocer la Palabra de Dios es una ayuda, pero tener Comunión Personal con el Señor mediante la Oración, la Meditación y Aplicación de la Palabra de Dios y el Servicio son pasos que nos dan seguridad.

4- La Recompensa de la Diligencia: 2ª P.1:11.
En este texto, Pedro nos mueve hacia los pensamientos de la suprema experiencia de bendición, es decir la entrada a la presencia del Señor en el Cielo. La palabra “entrada” no es solo una llegada, sino de una “entrada amplia y generosa”.
El apóstol Pablo habla de una forma más completa sobre esta entrada en 1ª Cor.3:13-15 (leer); y cita el “Tribunal de Cristo” o “EL BIMÁ” = un Tribunal de Evaluación NO de condenación.

En el Tribunal de Cristo, aquellos que edificaron su vida sobre: “madera, heno u hojarasca” no recibirán recompensas, porque sus obras o supuestos servicios para Cristo no tendrán ningún valor. Pero aquellos que edificaron sus vidas sobre: “oro, plata, piedras preciosas” las cuales obras de servicio son duraderas, por su calidad, recibirán recompensa.
El creyente cuyas obras serán quemadas, también entrará al Cielo, pero aquel que con su servicio honraba a Dios, gozará de una “entrada amplia y generosa”.

Las recompensas serán dadas conforme a la calidad del servicio y NO conforme a la cantidad (leer 1ª Cor.3:13). Cuando Pedro comienza a hablar de las recompensas, comienza con la palabra “Porque”, esto indica una conexión con los textos anteriores.
Las recompensas en el Tribunal de Cristo, serán basadas en: 1) Fidelidad de Servicio. 2) Diligencia en aplicarse en el desarrollo del carácter cristiano. Pablo hace hincapié en lo primero, y Pedro en los segundo.

 Podemos hacer una diferencia entre dos cosas: Alejarse espiritualmente/ La Apostasía:

cuadro-apostasia

En relación con lo que Pedro dice en los 1:9-11 necesitamos distinguir entre: El Verdadero Creyente/ y La Apostasía de alguien que confiesa una relación con Dios, que NO es real.

Al apartarse del Señor, un verdadero creyente, esta eternamente seguro en Cristo, puede ser que algunas veces le falte confianza personal, y fidelidad, que caiga, y pierda recompensas. Pero su caída espiritual NO será causa de perder su Salvación.

El caso de un apostata es diferente. Es posible que haya dicho que tomó una decisión para Salvación, pero en realidad NUNCA la haya tenido. Lamentablemente una persona puede estar en una posición de servicio sin tener un verdadero cambio de corazón. En cada aspecto externo puede aparentar ser creyente, pero tarde o temprano la verdad saldrá a la luz.
La rebelión interior de tal persona contra lo que Dios dice en cuanto a la Salvación y el infierno, y que le indica que es pecador al final su rebelión contra tales cosas se mostrará y terminará repudiando a Cristo.

Nosotros podemos caer como Pedro cayó al negar a Cristo, pero él cayó en una trampa del diablo, pero aquellos que solo dicen ser creyentes (sin serlo verdaderamente) que solo tienen una forma exterior de devoción a Dios, inevitablemente renunciarán a Cristo bajo las presiones del diablo.

5- La Motivación a la Diligencia: 2ª P.1:12-14.
Una precisa y activa memoria nos motivará a ser diligentes cuando nos sentimos tentados a aflojar la posición en los asuntos espirituales. Los vs.12-14 indican como el hecho de ejercitar la memoria nos ayuda:

  • Declarar las Verdades Básicas:
    No debemos vacilar en proclamar las Verdades Básicas de la Biblia, y además debemos tener cuidado con un deseo sincero de aceptar lo que es nuevo. Solo porque tal cosa es una novedad y dar por sobre entendido que es una enseñanza básica.
    Lo que necesitamos es repasar frecuentemente estas verdades que Pedro trata, aunque nos sean conocidas.
    También no debemos pasar por alto el profundizar en la Sana Doctrina, simplemente porque estamos satisfechos con un conocimiento básico. Con esto deseo decir que debemos ir hacia adelante en el conocimiento, sin olvidar lo que aprendimos al principio de la vida cristiana.
  • Hacer uso de la Memoria:
    Tenemos que remover, agitar, o despertar nuestra memoria, y la de aquellos a quienes estamos enseñando. La memoria puede ser compara a los productos químicos de los remedios, y a la pintura, cosas que para ser utilizada hay que batirlas o mezclarlas, porque si no lo hacemos existe la tendencia de que los elementos que hay tales cosas se separen por la falta de uso.
  • Enseñar a los creyentes:
    Los creyentes más maduros tienen la RESPONSABILIDAD de enseñar a los que recientemente han sido salvos. Pedro, sabiendo que le quedaba poco tiempo de vida, puso énfasis en la enseñanza para los creyentes.
    Pedro no fue atraído por el razonamiento humano, que existe muchas veces el hecho de descuidar en afirmar a los creyentes en las verdades Bíblicas, con el pretexto de usar nuestro tiempo solamente en ganar almas con el Evangelio.
    Ambas cosas son muy importantes, Adoctrinar y Evangelizar, por eso es importante no solo ganar almas, sino enseñar como se ganan. Esta es un área de prueba para muchos creyentes aún hoy en día. Como son inciertos en sus propios pensamientos, en cuanto a la caída de la fe, o sea la apostasía, llegan a ser presa fácil frente a las organizaciones que enseñan que es aceptable descuidar las normas de Dios en cuanto al servicio espiritual.

Muchos piensan que cualquier obra que lleve el mensaje al mundo es una obra aceptable, y que no importa lo que sucede con la gente después con tal de haber sido alcanzados con el Evangelio.

Conclusión:
Dios en Su Soberanía ha creado y ordenado a la Iglesia como debe ser, y ha puesto los Dones o Charis espirituales en Ella como deben estar. Así que cada creyente siendo lleno por el Espíritu Santo, y estando en su sitio de servicio, será de mayor beneficio y cumplirá mejor con el plan de Dios que cualquier otro plan.
Las personas serán más altamente alcanzadas con el Mensaje del Evangelio por nuestra fidelidad a Dios, a Su Palabra, al Servicio en el lugar que Dios nos ha asignado dentro de la Iglesia Local, que por dejar la Iglesia local y trabajar en un programa humano.

¿Por qué trata Pedro tanto el crecimiento espiritual en una Carta dirigida a los creyentes? Los vs.12 y 15 nos dicen que él estaba consciente de su que su propia muerte se acercaba; él sabía que no podía desafiar y alentar a los creyentes por mucho más tiempo.

Su deseo era que ellos se dieran cuenta de que el conocimiento por sí solo no nos hace creyentes gozosos en el Señor, el saber o conocer la verdad tampoco es garantía de que la recordemos y viviremos de acuerdo a esa verdad. Realmente la diligencia personal en ejercitar las 7 Virtudes para el crecimiento espiritual, es lo que nos llevará a una vida abundante y llena de satisfacción.

                                                                                                                               Oremos…

 Autor: Carlos A. Di Leo
(Imágenes agregadas por la administración del blog)

Anterior: [Intro]
Lección #1
Siguiente: Lección #3

2 comentarios en “CONTENDIENDO ARDIENTEMENTE POR LA FE [Lección #2]”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s