Oremos por los cristianos en Irak

¿Qué haría si usted hubiese perdido todo y no tiene nada a qué aferrarse? “Usted se aferra a la oración”, dice una anciana desplazada en Irak.

Lujah * tiene más de setenta años. Ella vive con su hermana menor y su sobrino. Eran habitantes de Mosul hasta la madrugada del 10 de junio de 2014, cuando la gente llamó a su puerta impacientemente, apresurándolos para que se fueran. “Estábamos viviendo en nuestra casa con dignidad, pero de repente tuvimos que dejarlo todo atrás”, dice. “Yo sólo tomé una bolsa de ropa y agarré mi Biblia. Nos dirigimos hacia Qara Qosh, una ciudad cerca de Mosul, donde una gran cantidad de cristianos solía vivir. “Luego, hace no más de dos meses también fueron expulsados de Qara Qosh por el estado islámico y terminaron en Erbil.

¿Qué le pasó a su casa? Oyeron que todo fue robado de ella y que la ‘el símbolo-N’ fue escrito en su casa después de salir. “El mal está en los corazones de la gente en Mosul,” dice Lujah con voz triste. “Ellos ya estaban dando problemas a los cristianos incluso antes de que llegara el EI por cual es difícil que la ciudad esté bien”. Ahora las dos señoras mayores comparten un lugar con otras cuatro familias. La iglesia les ha estado proporcionando un lugar para ellos.

La oración es fuente vital en esta difícil situación. A través del estudio de la Biblia, Lujah descubrió que es importante tener fe y seguir orando incluso si lo ha perdido todo. “Jesús y su Palabra son los únicos que se quedan contigo”, dice ella. Lujah valora las oraciones de los demás, pero hace hincapié en que los propios iraquíes deben estar orando también. “No es suficiente que otros están orando por nosotros en Irak, debemos pedir a Dios nosotros mismos y suplicarle por nuestra situación.”

Lujah ya ha convencido a una persona a seguir su ejemplo de oración. Su sobrino de 16 años de edad. “Estaba tan feliz cuando me di cuenta de que mi sobrino estaba realmente siguiendo mi consejo y estaba orando cada día”, dice con una sonrisa. “Le ayuda a dormir bien y le ayuda a combatir el miedo”.

Su esperanza es que todo Irak pronto esté orando. Fuente

Tres personas que Dios está usando en Irak.

Las tristes noticias del conflictivo Irak puede resultar abrumador. Pero hay muchos creyentes que están reflejando la luz de Cristo y haciendo cosas increíbles en el núcleo de ese conflicto. Aquí les presentamos tres personas para inspirar sus oraciones:

Martín

Cuando el autoproclamado Estado Islámico vino a Karamles, cerca de Mosul, en Irak, cientos de familias de esta aldea huyeron. Martin, un aprendiz a líder de la iglesia, se fue con ellos. Ahora todos están refugiados en Erbil. Martin ayuda a distribuir los alimentos que Puertas Abiertas proporciona a través de socios locales, también ofrece atención pastoral. Pudo haber salido del país, pero ha decidido quedarse. “¿Cómo puedo irme en este tiempo de crisis? He decidido seguir mi vocación y permanecer en Irak con ellos. Yo soy necesario aquí en este momento, para alimentar a mi pueblo con esperanza”.

Oren por Martin, ya que él apoya a las familias de su aldea que ahora viven en Erbil.

Maggie

Maggie es maestra de estudios Bíblicos y una entrenadora que, con un pequeño equipo, ayuda a los líderes de la iglesia y a las personas desplazadas en el norte de Irak. Muchos líderes de iglesias ahora están a cargo de cientos de personas desplazadas internamente, aparte de sus propias congregaciones. Ofrecen los locales de las iglesias para que las personas permanezcan allí, además ayudar a organizar la distribución de alimentos y también les ofrecen participar en actividades para mantener viva la esperanza. Ellos necesitan aliento y apoyo. Eso es lo que Maggie y su equipo les ofrecen. También capacitan a los trabajadores encargados de los niños y a los líderes, y ayudan a que las iglesias ofrezcan atención postraumática a personas de todas las edades.

Oren para que Dios derrame su bendición sobre Maggie y su equipo, ya que inspiran y equipan a otros en sus iglesias para servir a las familias desplazadas.

Douglas

Douglas es el líder de una iglesia en Erbil. Él sabe lo que es experimentar la violencia a manos de los extremistas. Milagrosamente sobrevivió a una terrible experiencia y ahora, con su apoyo, el sótano de su iglesia es el hogar de cientos de familias desplazadas. Douglas se preocupa mucho por los niños en el campamento. Dice: “Quiero que en 15 años se sientan orgullosos y puedan mirar hacia atrás, en el tiempo que están pasando aquí y sean capaces de decir:” Me sentí muy triste en el campo de refugiados y la situación era desesperada, pero he conseguido sobrevivir a pesar de todo y lo logré”.

Ore por Douglas, para que tenga energía y fuerza mientras se sirve con valor y fe.

Por favor Ore:

• Demos gracias a Dios por la fe y el servicio de los siervos de Dios en Irak. Douglas dice: “Necesitamos su oración para poder seguir adelante. Así que oren por nosotros, ahora que nos sentimos tan desesperados”.

• Por la situación en Irak, para que los líderes internacionales utilicen su influencia sabiamente y con eficacia, y den una solución pacífica y justa al conflicto. Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s