Una clara distinción

Cristo hizo una clara distinción entre César y Dios: “Dad a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios” (Marcos 12:77). Esto es fundamental. La Iglesia Católica Romana casó a César con Dios. La Iglesia y el estado se volvieron uno, con la Iglesia en el control y el estado cumpliendo sus deseos. Esa situación todavía es casi la misma en los países católicos en la actualidad.

Cristo hizo una clara distinción entre su reino, el cual no es de este mundo, y los reinos de este mundo (Juan 18:36). En desobediencia a Cristo, a quien ellos pretenden representar los papas han levantado un reino que es muy de este mundo, sin embargo afirman que es el reino de Dios. Y Io han Iogrado mediante alianzas impías con gobiernos seculares.

Cristo hizo una clara distinción entre su iglesia, la cual ha llamado de este mundo, y el mundo mismo (Juan 17:18-20). Juan declaró: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en el (1 Juan 2: 15). Las distinciones que Cristo hizo deben ser obedecidas por los que pertenecen a él: “El que me ama, mi palabra guardará… El que no me ama, no guarda mis palabras” (Juan 74:23, 24); “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”(Lucas 6:46).

Extraído del libro: Una mujer cabalga la bestia. Dave Hunt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s