Estudio: Apocalipsis – Carta a las iglesias [7ma carta: LAODICEA]

La Iglesia en Laodicea: 3:14-22

1. Sobre la Ciudad

Localización_de_las_siete_iglesias_del_apocalipsis
Localización de las siete iglesias del Apocalipsis. [Wikipedia]

Podemos decir que éstas 7 Iglesias, yacen en el interior de un gran arco que comienza con Efeso, girando hacia arriba y hacia el Este a través de Esmirna y de Pérgamo; y da la vuelta hacia abajo hasta Laodicea. Así pues esta última ciudad, está como a unos 145 kms. Al este de Efeso, y a unos 72 kms. Al Sureste de Filadelfia.
El nombre de Laodicea significa: “El juicio del pueblo o el pueblo dice” y la Iglesia bien puede ser representativa del período moderno de la Iglesia actual.

La ciudad fue fundada por Antíoco II. Quién le puso el nombre de su esposa, el cual era un nombre común para las mujeres de la época.
Laodicea era un centro bancario, y poseía una gran riqueza. Estaba embellecida con hermosos Templos y teatros; tenía una excelente y bien conocida Escuela de Medicina. La ciudad era famosa por su Colirio para los ojos. También la ciudad fue conocida por la industria de manufactura de ropa de lana negra brillante.

Pero el Señor les hace ver que estaban desnudos espiritualmente hablando; y su vergüenza es descubierta. Aquí cabe preguntarnos:

¿Cuáles son mis riquezas? ¿Dónde está mi tesoro? ¿Me creo autosuficiente? ¿Me creo él sabe-lo-todo?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tenía además manantiales de aguas termales minerales en las cercanías. Esta ciudad fue fundada por Antíoco II y él le puso el nombre de su esposa, el cual es Laodicea; por la información de la historia Eclesiástica se sabe que el fundador de esta Iglesia fue Epafras de Colosas.

Es una carta que contiene reproches sin alabanzas ni honras. Como su nombre nos lo dice, podemos ver como el pueblo incrédulo dirigía a la Iglesia Local, y esto resulta por la actitud de la Iglesia de tibieza.

Laodicea tiene las características de la Iglesia de los últimos días, ya sea del Siglo XX o XXI; o hasta el final de los Siglos. Así que esta Iglesia es la apariencia general de la Iglesia Evangélica de hoy. Porque son pocas las Iglesias Locales que son calientes para con las cosas de Dios.

2. El Consejero
Con 3 Títulos se presenta el Señor al comienzo de este mensaje:

“He aquí el Amén, el testigo Fiel y Verdadero, el principio de la creación de Dios… 3:14.
(1) “El amén”… nos muestra a Cristo como la respuesta perfecta y su cumplimiento.
(2) “El Testigo Fiel y Verdadero”, es una referencia a lo que Él es. Cristo sabe lo que dice y dice lo que sabe.
(3) “El principio de la creación de Dios”; es una referencia a lo que Él hace. Cristo se presenta a esta Iglesia como el principio de la creación de Dios o como otra traducción dice: “el origen de la creación de Dios”. Cristo fue quién lanzó las estrellas al espacio, hizo que del fondo de los mares surjan las cordilleras, quién hizo crecer las hierbas, el polvo, es Cristo quién cuida y controla todo.

Podemos continuar con este pequeño análisis, ya que los falsos Testigos de Jehová argumentan con este título contra la Deidad de Cristo; diciendo que Cristo fue el primer ser creado por Dios.

Pero debemos recalcar que el texto NO dice PRÓTOS = es decir primero, sino que SI dice ARKHÉ = que significa principio. ¿Pero en qué sentido?

Como bien se ve en Jn.1:3 comparar con Col.1:16, que Cristo es Aquel por medio del cual Dios creó todas las cosas. Pero también puede interpretarse como en Col.1:15, que Cristo es el Soberano Jefe o el Arconte = de arcón, Gr. ἄρχων, pl. Ἄρχοντες, Gen. Archontos es una palabra griega que significa “mando” o “dirigencia”, utilizado con frecuencia como el título de un determinado cargo público de un gobierno. Es el participio presente masculino del verbo que deriva de ἀρχ-, que significa “dominar”, derivado de la misma raíz vienen monarca y jerarquía.

Esto señala a Cristo como el fundador y Señor de Su Iglesia y todo esto prepara la reprensión que ahora va a dirigir a la Iglesia. Cuyos miembros pecaban de una autosuficiencia religiosa errada.

Vs.15 como el Señor no halla en esta Iglesia Local nada digno de alabar, pasa directamente a la reprensión.

“Conozco” es decir sé “que no eres frío ni caliente, sino tibio”, por esta tibieza debemos entender que no se expresa una condición mediocre, sino malísima. Pues el estado espiritual de esta Iglesia es comparado por el Señor a algo muy expresivo para los habitantes de Laodicea, Colosas, y Hierápolis; (algunas de las cañerías de agua aún se conservan), pero en los tiempos de Juan por unas cañerías venían a Laodicea las aguas termales las cuales poco a poco iban entibiando las cañerías hasta llegar a una especie de duchas en los baños públicos de la ciudad, y esas aguas calientes se iban enfriando o entibiándose al juntarse con el agua potable.

Tales aguas resultaban demasiado frías para bañarse, y demasiado tibias para beberla, habiéndose tornado nauseabunda. Es lo que el Señor dice respecto a la Iglesia, aunque no se mencionan herejías, ni contiendas ni inmoralidades, pero si orgullo farisaico, el crudo materialismo, una marcada indiferencia, autosuficiencia arrogante, y un engreimiento espiritual. Por lo tanto existe más esperanza para el frío que para el tibio indolente.

Vs.16 contiene la amenaza, y la idea no cae en que vomitaré o escupiré de mi boca, sino que “estoy a punto de escupirte”; con esta frase parece que el Señor estaba dispuesto a darle a esta Iglesia Local una nueva oportunidad de retomar el buen camino; la temperatura espiritual de la Iglesia tanto en su comunión con el Señor y entre los hermanos y su menguante afán de Evangelizar era lo que le provocaba náuseas al Señor.

Estas palabras deberían de ser un llamado de atención para todos nosotros, ya que esta Iglesia Local está marcando el período actual de las Iglesias en general en nuestra generación. Pensamos de nosotros mismos que no somos ateos, pero también en algunos casos resulta muy difícil que nos llamen hijos de Dios porque nuestro testimonio NO acompaña lo que verdaderamente somos.

Pero que no estamos en el mundo, pero siempre lo miramos como miró la mujer de Lot hacia Sodoma y Gomorra, tenemos el alma dividida en dos, en el Templo somos “santos”, y fuera del templo somos mundanos. Y en esta situación nuestras almas se van entibiando y ya no somos agradables al Señor.

3. El Elogio
Esta Iglesia puede ser contrastada con la Iglesia en Filadelfia, Cristo NO hizo ninguna declaración negativa acerca de la Iglesia en Filadelfia; pero de la Iglesia en Laodicea no pudo decir nada bueno.

4. La Condena

a. Lo que ellos pensaban que eran: Apc.3:17ª comparar con Lc.12:16-20. Al leer este vs.17 nos podemos preguntar: “¿En que se fundaba su engreimiento?” El propio Señor lo expresa en este texto, los cristianos al disfrutar de su opulencia material, y de sus condiciones, se creían especialmente bendecidos por Dios, porque había prosperidad en sus negocios.
Al igual que hoy en día, en los Templos existen personas creyentes que suelen estar satisfechas con ellas mismas, por eso nunca están satisfechas de los demás, son como amadores de sí mismos. Se jactaban de no necesitar nada, pero el Señor les dice su real situación.

b. Lo que dice que ellos eran: eran tibios: 3:15-16. Se sabe que en las cercanías de la ciudad de Laodicea había fuentes aguas termales que solo podían beberse cuando estaban muy calientes ya que al estar tibia daba náuseas. Según lo que Cristo dijo en su condena a esta Iglesia, parece que el Señor tiene más respeto por el fanatismo caliente, o por el formalismo frío, que por la tibieza en la vida cristiana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

c. Estaban escasos en todos los sentidos: eran unos desnudos, miserables, pobres, ciegos. Ellos se creían prósperos en los negocios, en sus transacciones bancarias, en su opulencia.

Estos creyentes a medias, creían que todo eso era bendición de Dios, pero el Señor les dice: “¿Tú te crees bendecido y bienaventurado? Pues yo el Amén te aseguro que el oro de tus bancos NO es moneda corriente en el Reino de Dios”. Se creían autosuficientes, no necesitados de nada ni de nadie, pero en verdad son unos “miserables = dignos de lástima”. Se creían ricos, pero son pobres o PTOKÓS = menesterosos, al igual que Lázaro el mendigo en Lc.16. Una persona menesterosa es más que pobre porque no solo carece de bienes, sino que además tiene que mendigar para poder sobrevivir.

Creían que tenían buena vista, ya que Laodicea era una ciudad famosa por sus colirios y sus prestigiosos oculistas, pero el Señor les hace notar que se engañan y la triste realidad es que son ciegos y no se daban cuenta de eso.

5. El Consejo
No es un severo mandato, sino un tierno consejo como el consejo de un Buen Padre. Jesús se presenta como el único productor y proveedor de la vida, de la fe, y de todo lo que un creyente necesita para su riqueza espiritual y material. Por eso TODO hay que adquirirlo por medio de Él: el oro de la pureza santa que los de Laodicea habían perdido, el oro refinado por el fuego de las pruebas y de la disciplina; esa era la verdadera riqueza, y no la del negocio mundano.

Debían obtener de Dios 3 Cosas que ellos necesitaban urgentemente:

a. Oro refinado (Fe) para ser ricos.
b. Vestiduras blancas (Obras bendecidas por Dios) para cubrir su desnudez.
c. Colirio para sus ojos (perdón) para que pudieran ver. El colirio que Cristo les ofrece era para los ojos del corazón. A fin de que puedan apreciar los verdaderos valores de las cosas espirituales.

6. El Desafío
(1) “Yo reprendo y castigo a todos los que amo” 3:19 comparar con Prov.3:12/ Hb.12:5-8. Este amor no es cruel en la educación, corrección y castigo, sino un amor severo para el bien del que está siendo educado. El Señor añade “se celoso y arrepiéntete” nos muestra la urgencia y la determinación decisiva que ellos debían tomar.

El arrepentimiento implicaba 2 Cosas Claves: Cambio de Mentalidad hacia el pecado y Cambio de Actitud o Conducta hacia el pecado.

(2) “He aquí yo estoy a la puerta y llamo”… 3:20. Una promesa dentro de una amarga queja, aquí me tienen, estoy parado ante la puerta y llamando… Podemos decir en relación a este texto que:

a. No es un llamado a los incrédulos. Porque es Dios quien abre los oídos y el corazón de los incrédulos. Este es un llamado a una Iglesia Local.

b. El texto comienza por un IDOÚ = es decir mira he aquí, Jesús se presenta como un peregrino pidiendo hospedaje y hospitalidad.

c. No solo es la puerta de una Iglesia (cuerpo de creyentes), sino que representa las puertas de los corazones de los creyentes.

d. Al parecer el Señor está excluido de ellos, en el sentido de que ellos no tenían comunión con Él. Son tibios, se sienten engreídos por su posición de no necesitar a nadie ni nada.

e. Pero el llamado se hace ente todo a individuos, se ve en la frase “si alguno oye mi voz” es como si dijera: “¿Habrá alguien en esta Congregación que desee tener comunión conmigo?”.

f. La comida, nos habla de comunión íntima y es según la costumbre judía una indicación de especial amistad y de relación pactada.

William-Holman-Hunt-
Holman Hunt, “La luz del mundo”

Es una invitación a ir a Él antes de la larga noche de la Tribulación que habla Apc.6- 19. Se dice que millones de creyentes han visto el cuadro del famoso pintor Holman Hunt, el artista retrata a Cristo como llevando una corona de espinas y está golpeando una puerta.
Este cuadro se exhibe actualmente en la Catedral de San Pablo en Londres; cuando este cuadro se exhibió por primera vez un crítico de arte dijo: “Sr. Hunt, su obra tiene un error, esa puerta no tiene manija. A lo cual Hunt le respondió: amigo esa puerta tiene manija por dentro”.

(3) “Al que venciere”… 3:21. Es decir al que venza, viene la promesa futura, le daré el derecho de sentarse conmigo en mi trono; es el Trono de Dios y del Cordero Apc.22:1.

7. El Período de esta Iglesia
Poco comentario necesitamos para describir el triste estado de la Cristiandad Evangélica como la conocemos hoy en día. Muchos grupos que descaradamente se llaman a sí mismos como cristianos prefieren las dictaduras ateas de la democracia, estimulan la inmoralidad, apoyan la anarquía, rebajan o desprecian las grandes Doctrinas Bíblicas, ridiculizan a aquellos que creen a la Biblia, y por regla general cumplen en forma literal lo que Pablo predijo en 2ª Tim.3:5 “tendrán apariencia de piedad pero negarán la eficacia de ella”.

Ver ejemplos de la apostasía actual: https://findelsiglo.com/category/apostasia/

Pero deseo añadir a la vez que una pequeña cantidad (pero poderosa) de creyentes verdaderos, son una creciente minoría de personas en las Iglesias Locales, escuelas Bíblicas, Institutos, Seminarios, etc.; están demostrando que aman las Escrituras, al Salvador y a las almas perdidas.

Este es un remante que ha oído a Cristo golpear la puerta y le abrieron en forma sincera.


Autor: Pastor Carlos A. Di Leo. 
Director del Instituto Bíblico Bautista Independiente, Buenos Aires, Argentina.

Estudio Anterior: [FILADELFIA]

Hasta aquí hemos visto el capítulo 1 y 2 de Apocalipsis.

5 comentarios en “Estudio: Apocalipsis – Carta a las iglesias [7ma carta: LAODICEA]”

  1. Pingback: FIN DEL SIGLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s