Las ovejas de Panurge

En un rebaño de ovejas, cuando la cabeza del rebaño cambia de dirección, las demás la siguen instintivamente a tal punto que si uno de los animales, asustado, se echa por un barranco, todos los demás lo siguen. Rabelais, escritor francés del siglo 16, ilustró este comportamiento en el relato sobre las ovejas de Panurge.

Agruparse para hacer todos lo mismo y al mismo tiempo, perdiendo así toda individualidad y espíritu crítico, es actuar como las ovejas de Panurge. Una multitud, influenciada por los líderes religiosos, fue la que pidió a grandes gritos que Jesús fuese crucificado. Sin embargo, poco antes, una multitud parecida lo había aclamado a la entrada de Jerusalén.

Hoy en día otros líderes influencian a la gente. A menudo uno trata de hacer como los demás para ser bien visto por los demás. Entre nuestros contemporáneos muchos consideran que Jesucristo solo es un hombre del pasado. Pero si soy cristiano, ¿tengo el valor de decir que Jesús está vivo y que todavía interviene a favor de todos los que han decidido confiar en él?

No vivamos una falsa seguridad imitando el comportamiento de la mayoría. ¡Tomemos una decisión personal! Nuestro futuro eterno es demasiado importante para que, sin discernimiento, dejemos que la incredulidad colectiva nos gobierne. Dios invita a cada uno a volverse a él para reconocer quién es Jesucristo. Aunque hoy en día sea despreciado, un día tendremos que rendirle cuentas personalmente.

Isaías 9 – Gálatas 5 – Salmo 39:1-6 – Proverbios 12:27-28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s