Una cuestión de salvación

El Segundo Concilio Vaticano dice que “la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura componen un sólo depósito sagrado de la Palabra de Dios”. Cuando su tradición y la Biblia están en conflicto, Roma decide por la tradición. Por esa decisión se origina la más amplia diferencia entre Protestantes y Católicos: la cuestión de la salvación.

Este vasto abismo de división, reconocido durante 400 años, tanto por Protestantes como por Católicos, ninguno de los cuales ha cambiado sus creencias básicas, es ahora negado por destacados evangélicos. Charles Colson, por ejemplo, en respuesta a preguntas concernientes a su aceptación de los Católicos como cristianos, dice:

“Tenemos diferencias, pero en los credos antiguos y las creencias centrales del cristianismo nos mantenemos unidos.”

No señor. Acuerdo en los credos, sí, pero los credos no dicen nada sobre cómo se salva la persona. La salvación es la creencia singular esencial del cristianismo. Y sobre ese punto la diferencia entre evangélicos y católicos es tan grande como la diferencia entre la vida eterna y el castigo eterno.

La Biblia dice que hay dos clases de personas: los que son salvos y los que no son salvos o perdidos. Cristo mismo declaró que su misión era salvar a un mundo de gente perdida:

“El Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).

Extraído del libro: Una mujer cabalga la bestia. Dave Hunt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s