No hay nada en el hombre que obligue a Dios a justificarlo, incluyendo su fe y su arrepentimiento.
> El arrepentimiento no paga por el pecado.
> El remordimiento que siente un criminal por los crímenes cometidos no satisface las demandas justas de la ley.

¡Tampoco la fe paga por el pecado!
¡Sólo la sangre de Jesús puede pagar por el pecado!
La justificación está basada en la sangre de Cristo.

ley

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s