Francisco I permite perdonar pecados a sacerdotes ‘de manera indefinida’ por abortos

El papa Francisco ha hecho público que permite a los sacerdotes católicos perdonar pecados de manera indefinida cuando del pecado del aborto se trate. Al parecer Francisco se olvida que ni él ni los curas, ni nadie puede perdonar pecados sino sólo Cristo por su muerte en la cruz y su resurrección.

La única forma de ser perdonados de nuestros pecados es creen en el sacrificio de Cristo en nuestro lugar, creer que Su sangre nos limpia de todo pecado, que sólo Su sangre y Su sacrificio puede salvarnos si creemos en El, si reconocemos que somos pecadores, lo aceptamos como Salvador y comprendemos que nada podemos hacer para ganar nuestra salvación (Efesios 2:8-9).

“La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado… Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” [1 Juan 1:7, 9]

CNN publicó:  El papa reiteró en su carta que el aborto era un “grave pecado, ya que pone fin a una vida inocente”, sin embargo, “no hay pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y limpiar cuando encuentra un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre”.

papa-francisco

 “Por tanto, que cada sacerdote sea guía, apoyo y consuelo a la hora de acompañar a los penitentes en este camino de reconciliación especial”.

“De ahora en adelante, concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto”, escribió el papa. [Fuente]

A todo esto ¿Qué cree el católico promedio?

El católico romano típico, aunque pueda no estar de acuerdo con su iglesia en cuestiones como la homosexualidad, el aborto, las relaciones sexuales fuera del matrimonio, el uso de contraceptivos, y la necesidad de la confesión, no obstante cree que, cuando le llegue el momento de morir, Roma sostiene su única esperanza.

La Civiltá Cattolica.jpg
La Civiltá Cattolica

El papa como Vicario de Cristo representa una realidad visible y una expresión práctica de esa esperanza. El cargo extraordinario del papa en relación con los miembros de la Iglesia fue expresado sucintamente en La Civiltá Cattolica de Roma, algo que un buleto papal describió a mediados del siglo XIX como “el órgano periodístico más puro de la verdadera doctrina de la Iglesia”:

“No es suficiente que el pueblo sólo sepa que el Papa es la cabeza de la Iglesia… debe también entender que la propia fe y religión de ellos fluyen de él; que en élestá elvínculo que une a los católicos unos con otros, y el poder que los fortalece y la luz que los guía; que él es el dispensador de gracias espirituales, el dado¡ de los beneficios de la religión, el sustentador de la justicia, y el protector de los oprimidos.”

Palabras similares fueron expresadas por los adeptos de Joseph Smith, Sun Myung Moon, y otros líderes de sectas religiosas.

Para los miembros de su Iglesia, el papa es “otro Cristo” y “Dios en la tierra”, y, como lo dice el Concilio Vaticano II, él no puede ser juzgado por hombre ni por tribunal.

Extraído del libro: Una mujer cabalga la bestia. Dave Hunt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s