[2011] El Vaticano propone un banco central mundial

Vale la pena tener presente lo que se ha hablado hace unos años, ya que ayuda a entender que todo lo que está sucediendo hoy en día ya lleva varios años de gestación. En el año 2011 el Vaticano proponía la creación de un banco central mundial, y que no quepa duda de que siguen trabajando al respecto.

Una nota publicada por el diario La Nación de Argentina decía:

En uno de los momentos financieros más turbulentos que se recuerden y en vísperas de una crucial reunión del G-20 en Cannes, el Vaticano presentó ayer un documento en el que manifestó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones creadas después de la Segunda Guerra Mundial ya no están a la altura de las circunstancias y propuso la urgente creación de una especie de “banco central mundial”.

cumbre-del-g-20
Cumbre del G20, 2011

Elaborado por el Pontificio Consejo Justicia y Paz, el documento, titulado “Por una reforma del sistema financiero y monetario internacional en la prospectiva de una Autoridad Pública con competencia universal”, advirtió que “está en juego el bien común y el futuro mismo de la humanidad”. Además, denunció que más de un millón de personas viven con poco más de un dólar por día y que las desigualdades del mundo aumentaron en forma extraordinaria.

Ver: UNA “AUTORIDAD PÚBLICA MUNDIAL”, LA ÚLTIMA PETICIÓN DE BENEDICTO XVI ANTES DE SU RENUNCIA

Citando al filósofo inglés Thomas Hobbes, el Vaticano subrayó que “si no se pone remedio a las diversas formas de injusticia, los efectos negativos que se producirán a nivel social, político y económico estarán destinados a originar un clima de hostilidad creciente e, incluso, de violencia”.

El documento insiste en que la economía necesita de la ética para su correcto funcionamiento y de un mínimo de reglas para gestionar un “mercado financiero global que ha crecido mucho más rápidamente que la economía real”.

Como un primer paso hacia una autoridad con competencia universal, el Vaticano propuso en el texto una especie de “banco central mundial”, que regule el flujo y el sistema de los intercambios monetarios, con el mismo criterio de los bancos centrales nacionales.

Se trata de una idea que ya en 1963 había planteado el beato Juan XXIII y recientemente Benedicto XVI en su última encíclica.

El documento plantea una serie de medidas de tasación de las transacciones financieras para “contribuir a la constitución de una reserva mundial que sostenga a las economías de los países golpeados por la crisis y al saneamiento de sus sistemas monetarios y financieros”.

“Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. 
Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.” Apocalipsis 17:12, 13.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s