Crece el uso de microchips implantados

El uso de microchips implantados crece a pasos agigantados, el diario La Nación de Argentina publicó una nota sobre este tema, uno de los puntos para destacar sería el siguiente:

“Ciencia ficción”

Las preocupaciones de vigilancia sobre el chip colocado en la parte posterior de su mano no inquietan a Dave Williams, ya que solo se puede activar si se coloca a pocos centímetros de un lector. “Los temores de seguimiento al estilo GPS son estrictamente ciencia ficción en este punto”, dice.

2515531h765

También está interesado en enfatizar que el procedimiento para implantarlo no es tan doloroso o complejo como algunos podrían imaginar. Williams se instaló su chip él mismo, usando mucho yodo para mantener todo estéril. (…)

Lo que sí preocupa

Sin embargo, los riesgos de hackeo y seguridad no se pueden obviar tan fácilmente. Los chips RFID sólo pueden llevar un minúsculo dispositivo de 1 kilobyte con datos, pero Mark Gasson, investigador de la Escuela de Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Reading, demostró que son vulnerables a programas maliciosos (malware).

Gasson tenía un chip RFID implantado en su mano izquierda en 2009 que manipuló un año más tarde que le permitió introducir un virus informático. En el experimento, subió una dirección digital a la computadora vinculada al lector, lo que le daba la capacidad de descargar algún malware cuando estuviera conectada a la internet.

microchips-rfid-implante-obligacion

“En realidad fue una experiencia sorprendentemente violatoria“, dice Gasson. “Me convertí en un peligro para los sistemas del edificio”.

Mientras que las tarjetas regulares de entrada al trabajo pueden ser también hackeadas, el atributo que hace tan conveniente a un implante RFID -el hecho que no se pueda olvidar o dejar en casa- es también su mayor desventaja.

Cuando un artefacto subcutáneo funciona mal, la experiencia puede ser mucho más angustiosa. “La tecnología de implante no se puede retirar fácilmente o, incluso, ni siquiera apagarse”, dice Gasson. “Sentí que el implante era parte de mi cuerpo, así que había un verdadero sentimiento de impotencia cuando las cosas no andaban bien”. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s