World Service Authority: Promoviendo el gobierno mundial

En busca de la utópica felicidad mundial basada en un gobierno centralizado, una moneda, una ley, una religión, un líder. Va a suceder… el suelo ya está listo.

La World Service Authority (WSA), fundada en 1953, es una organización sin fines de lucro que educa y promueve la “ciudadanía mundial”, la “ley mundial” y el gobierno mundial. Es mejor conocido por emitir pasaportes mundiales. Tiene una oficina en Washington, D.C. La oficina en Shanghai, República Popular de China cerró el 1 de enero de 2010.

La WSA fue fundada por Garry Davis, un antiguo actor de Broadway y piloto de bombarderos de la Segunda Guerra Mundial, que renunció a su ciudadanía estadounidense en 1948 para vivir como “ciudadano del mundo”.

Esta organización fue creada para ser la agencia administrativa del “Gobierno Mundial de Ciudadanos Mundiales” que declaró el 4 de septiembre de 1953. Además de emitir Pasaportes Mundiales, la WSA registra a los solicitantes como “ciudadanos del mundo” y emite documentos de identidad “ciudadanos del mundo”, tales como certificados de nacimiento, tarjetas de identidad y certificados de matrimonio.

pasaporte del mundo
Ejemplo del pasaporte del mundo

¿Qué significa Mundialización? Es la declaración de territorio específico – una ciudad, pueblo o estado, por ejemplo – como territorio mundial, con responsabilidades y derechos a escala mundial.

MANIFIESTO MUNDIALISTA

(Adoptado por el Consejo Mundial de Mundialización el 22 de junio de 1995 en el Noveno Encuentro Internacional sobre Mundialización en San Francisco.)

En primer lugar, la gente dice que el siglo XXI será una era de ciudades y pueblos y, en otras palabras, una era de gobierno regional.

world-citizen-2
Los niños ya crecen con este pensamiento

Si el siglo XX se conoce como una era de confrontación, incluida la guerra, con énfasis en la identidad nacional inducida por el nacionalismo, el lenguaje y la ley en el marco de un muro alto como frontera nacional, podemos decir que el siglo XXI será una era para ampliar la comprensibilidad y la afinidad. Estas características son aspectos integrales de la disminución de la urbanización, como lo hacen, la incompatibilidad entre los pueblos y las naciones.

Por lo tanto, sin duda, se espera que el movimiento de mundialización desempeñe su función de fortalecer y potenciar tales formas de gobernanza.

En segundo lugar, el poder de la gobernanza, que puede responder de forma flexible y rápida a los desastres naturales, ha demostrado ser mucho más eficaz a nivel municipal o de base. En particular, el movimiento de mundialización podría abordar eficazmente los peligros agravados de nuestros sistemas ecológicos, así como la recurrencia del terrorismo y similares. En consecuencia, se espera que el movimiento funcione como el núcleo de una nueva forma de gobierno en el siglo XXI.

En tercer lugar, la superpoblación de las ciudades es un desafío aún mayor que se debe enfrentar en el siglo XXI. Es un problema especialmente en los países en desarrollo, hogar de más de mil millones de personas severamente empobrecidas, muchas de las cuales migran persistentemente a ciudades y pueblos.

El Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza, que comienza después del Año Internacional para la Erradicación de la Pobreza en 1996, ha sido reconocido por los jefes de estado del mundo. Sin embargo, el desarrollo social requerido para erradicar la pobreza nunca ocurrirá sin una asociación entre los municipios y las ONG. Se espera que el movimiento de mundialización continúe diseminando este hecho por todo el mundo.

En cuarto lugar, debido al continuo aumento en la proporción de ancianos en la sociedad, el avance de la salud, la atención médica y el bienestar se convertirán en facetas cada vez más necesarias de la gobernanza proporcionada por los municipios. Ahora es obvio que estos problemas no pueden ser resueltos solo por el gobierno central.

Finalmente, así como la ayuda mutua y el amor entre vecinos son esenciales en la sociedad humana, también se requiere una “ética global” para organizar una nueva forma de gobierno que incluya a la Tierra, las organizaciones internacionales, los estados, las regiones y los individuos en su conjunto. Las ciudades y pueblos deben considerarse como espacios comunes, independientemente de su raza y nacionalidad. Y debido a su característica absorbente inherente, deben convertirse en lugares de una afinidad aún mayor, además de ser una expresión de la ética de la solidaridad civil.

Está claro que el mundo ahora busca una gobernanza global basada en un trasfondo ético en el movimiento de mundialización. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s