El Proyecto Arpa: Otro paso para la reconstrucción del Tercer Templo

En el Templo de Salomón sonaba la música de 4.000 arpas, y una notable pareja ha estado en un viaje de por vida para llegar a tiempo para devolver esa música al Tercer Templo. “Aclamad a Jehová con arpa; Cantadle con salterio y decacordio.” Salmos 33:2

La historia de Micah y Shoshanna Harrari es un microcosmos del exilio judío. Cómo una joven pareja a principios de los ’70, deambularon por los Estados Unidos, viviendo en chozas, tiendas de campaña y, a veces, durmiendo afuera.

Micah era un luthier entrenado y artesano de instrumentos musicales, pero debido a su estilo de vida nómada, nunca había tenido la oportunidad de trabajar en este campo. Tal vez inspirado por el Kinneret, cuyo nombre significa ‘arpa’, le anunció a su esposa que había llegado el momento de que él cumpliera su sueño musical.

David de Harrari Arpa

Tal proyecto requirió preparación e investigación. Las únicas arpas con las que estaban familiarizadas eran las que se usaban para tocar música clásica. Se enteraron de que los arqueólogos habían descubierto dibujos rupestres de un arpa en Megiddo. Se creía que los dibujos tenían 3.000 años de antigüedad, lo que significa que la lira Megiddo habría sido el instrumento que el joven David jugó para calmar al atribulado rey Saúl.

“No teníamos idea de que nadie había hecho un arpa como esta en 2.000 años”, dijo Shoshanna. “Cuando empezamos a hacer arpas, pensamos que a nadie les gustarían. Pero sabíamos que íbamos a hacerlo de todos modos”.

El primer arpa tardó mucho tiempo en realizarse, pasando meses como un trozo de madera en su sala de estar más que como un potencial instrumento musical digno de adornar el Templo. Una reunión al azar en 1984 con un escritor de The Jerusalem Post dio como resultado un artículo sobre el proyecto de arpa David de Harrari. El artículo generó un interés inesperado y se inició el Proyecto Arpa.

Davids-Harp
Micah (izq) y Shoshanna Harrari con dos de sus creaciones.

Como resultado del artículo, fueron contactados por el rabino Yisrael Ariel, fundador del Instituto del Templo.

“Nos dijo que algún día habría un Templo y que habría que tener arpas listas para el servicio”, dijo Shoshanna.

El Rabino Ariel inmediatamente encargó un arpa para el Instituto del Templo con la intención de que fuera utilizada en el Tercer Templo. Más investigaciones revelaron que el Templo tenía tanto nevel (arpa) como kinor (lyre). Cuando llegaron las donaciones, el Instituto del Templo encomendó más arpas a los Harraris.

Los Harraris decidieron crear un video que representa el papel del arpa de David en geula inspirado en los Salmos.

“Junto a los ríos de Babilonia, Allí nos sentábamos, y aun llorábamos, Acordándonos de Sion.

Sobre los sauces en medio de ella Colgamos nuestras arpas.

Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos, Y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo: Cantadnos algunos de los cánticos de Sion.

¿Cómo cantaremos cántico de Jehová En tierra de extraños?.” Salmos 137:1-4

“Como ibamos al exilio en Babilonia, lo último que vimos fueron las arpas del Templo colgando de los árboles”, dijo Shoshanna. “Los judíos oraban para que un día, los judíos volvieran y tomaran el arpa de los árboles. Todo el propósito de la música solía ser conectar con Hashem. Queríamos traer esto de vuelta al mundo”.

Este se convirtió en el tema del video, que representa el cumplimiento de esas oraciones. Se toma un arpa de un antiguo sauce y se lleva a Jerusalén con canto y alegría. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s