Breve comentario sobre el “ábol de la vida”

El “ábol de la vida” es una de las muchas alusiones a Génesis que hallamos en Apocalipsis. A fin de que el hombre no comiera del “árbol de la vida”, Dios sacó al hombre del Edén y puso querubines que guardaran el camino al árbol:

“Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.” Gn. 2:9.

Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.

Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.”  Gn. 3:22,24.

El “árbol de la vida” aparece aquí y tres veces en Ap. 22: “En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.

“Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” Ap. 22:2,14,19 —en este ultimo versículo Reina-Valera sigue el Textus Receptus y consigna la traducción “libro”, no “árbol”) como parte de la descripción del nuevo paraíso.

En el N.T. la palabra griega xulon no sólo se refiere al árbol de la vida sino también a la cruz de madera, al madero donde fue crucificado Jesús (Hch. 5:30; 10:39; 13:29; Gá. 3:13). Comp. su uso para hablar de madera en Ap. 18:12 y de un árbol en Lc. 23:31. Es a través de la muerte de Cristo en el madero de la cruz que la humanidad puede tener vida eterna. El “llevó… nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” 1 P. 2:24.

Comentario por el Dr. C. I. Scofield

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s