¿Dios realmente aborreció a Esaú?

Hay ciertos textos en la Biblia que hacen temblar a los seguidores modernos de Cristo. Uno de los más difíciles es la declaración de Jesús acerca de aborrecer al padre y a la madre para ser su verdadero discípulo (Lucas 14:26). La clave para resolver esta dificultad está oculta en el antiguo significado de la palabra hebrea שנא (pronunciado: soneh) incorrectamente traducida como “odio / aborrecer”.

Leemos que Dios amaba a Jacob, pero que “aborrecia” a Esaú (Malaquías 1:3). Sin embargo, podemos ver que Dios realmente bendijo a Esaú en gran medida (Gen. 33: 9), incluso advirtiendo a los israelitas que no ataquen a los hijos de Esaú, para que no arriesguen la protección hacia ellos de parte de Dios mismo (Deut.2: 4-6).

De hecho, la narrativa de la Torá se desarrolla de tal manera que cualquiera que escuche la historia de la bendición robada y el engaño por parte de Jacob simpatizaría con Esaú en lugar de con Jacob. No hay duda de que Dios amó a Jacob con su amor de pacto (un tipo de amor y cuidado diferente al que él tenía por Esaú), pero Él no lo “aborreció” en el sentido moderno de la palabra.  La traducción también nos dice que Jacob “aborreció” a su primera esposa Leah. Sin embargo, al leer más detenidamente, queda claro que Jacob amaba a Rachel más que a Leah (Gen.29:31). Así que lo mejor que se puede decir en Hebreo Bíblico es “amar a alguien / algo menos”. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s