El “ensayo” para la Solución Final del Tercer Reich mató a cientos de miles y ayudó a los nazis a refinar sus métodos mortales

“Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”

Uno de los puntos de la nueva agenda internacional es el “derecho” a la eutanasia o muerte asistida, pero basta solo con analizar la historia para ver que la eutanasia fue uno de los primeros pasos dados por la Alemania Nazi que terminó con millones de muertes inocentes.

En julio de 1939, Richard y Lina Kretschmar le escribieron a Adolf Hitler y le pidieron permiso para matar a su hijo.

Cinco meses antes, Gerhard Kretschmar había nacido con un brazo, una pierna y sin visión.

Aktion-T4 2
Miles de personas fueron asesinadas gracias a la eutanasia. La antesala del Holocausto.

“El padre de un niño deformado le escribió al Fuhrer con una solicitud para que se le permitiera quitarle la vida a esta criatura”, dijo Brandt en su testimonio en los Juicios de Nuremberg.

Los padres de Gerhard, dos trabajadores agrícolas del este de Alemania, eran nazis leales, y “el monstruo”, como se referían al bebé, se consideraba pesado e incompatible con la búsqueda de la perfección genética del Tercer Reich.

“Hitler me ordenó que me ocupara de este caso”, dijo Brandt al Tribunal Militar Internacional. Y como era de esperarse, Brandt lo hizo: Gerhard fue asesinado por inyección letal el 25 de julio de 1939 en un hospital cerca de su casa.

Su muerte, reveló Brandt en su testimonio de Nuremberg, proporcionó a los nazis la excusa que esperaban para embarcarse en la creación de una raza maestra; y plantó la semilla para el primer programa de asesinatos en masa del Tercer Reich.

Aktion T4, que precedió al Holocausto por dos años, fue el régimen generalizado de eutanasia involuntaria que surgió de la muerte de Gerhard y estaba dirigido a las personas más vulnerables bajo el control de Hitler: las personas con discapacidad.

Aktion-T4 3

A los ojos del Führer y sus partidarios, el programa limpiaría a la raza aria de aquellos considerados “vida indigna de vida”. Se trataba de personas que, debido a graves discapacidades psiquiátricas, neurológicas o físicas, representaban una carga genética y financiera para la sociedad alemana y el estado.

A partir del 1 de septiembre de 1939, las autoridades de salud pública alentaron, y luego obligaron, a los padres de niños con discapacidades a ingresar a sus hijos en una de las clínicas pediátricas de Alemania y Austria.

Lo que parecían ser “hogares de niños desde el exterior” ocultaba un siniestro secreto.

En realidad, eran “campos de concentración para niños”, donde el personal especialmente reclutado asesinó a sus jóvenes por sobredosis letales de medicamentos o por inanición.

Un día, cuando llevaba sábanas sucias a la lavandería, Paul Eggert (un huérfano que vivía en una de las clínicas) descubrió que el carrito que empujaba era más pesado de lo habitual. Cuando levantó la ropa de cama para descubrir por qué, “allí estaban, los niños muertos que habían sido asesinados por inyección esa mañana”.

Para el verano, cientos de bebés y niños pequeños discapacitados habían sido trasladados de sus hogares a uno de los seis sitios y “sacrificados”.

A medida que se amplió el alcance de la medida, se incluyeron jóvenes de hasta 17 años, y el régimen eventualmente pasó a matar a pacientes adultos discapacitados que vivían en los entornos institucionales de Polonia y Alemania.

El programa, llamado la Fundación Caritativa para la Cura y la Atención Institucional, requería que los hospitales e instituciones alemanes produjeran listas de pacientes con esquizofrenia, demencia, parálisis y otras afecciones.

Aktion-T4 4

Luego, estos individuos fueron detenidos, transportados por autobús o ferrocarril a un centro, y solo unas horas más tarde, fueron gaseados por monóxido de carbono en cámaras que se hicieron pasar por bloques de ducha.

Las familias o tutores de la víctima recibirían una urna, llena de las cenizas del cadáver del que había estado en la cámara, y un certificado de defunción, que enumera una causa ficticia y la fecha de la muerte.

Cuando las noticias del programa surgieron en 1940, con iglesias liderando la resistencia Aktion T4, Hitler acordó detener el programa.

Para entonces, sin embargo, el siniestro daño del régimen ya estaba hecho.

Si bien los historiadores dicen que es difícil encontrar un número definido de víctimas, ya que no se contabilizaron las muertes cuando Aktion T4 se reanudó durante el Holocausto, hasta 300,000 personas, casi la mitad de ellas niños, fueron asesinadas. Y sus muertes habían ayudado a los nazis a refinar los métodos que pronto usarían en millones de personas.

Aktion-T4

Los historiadores han identificado este asesinato centralizado menos conocido como un trampolín hacia el Holocausto.

“Vale la pena vivir cada vida humana”, dijo la ministra alemana de Cultura, Monika Grütters.

“El monumento conmemorativo ‘T4’ nos confronta hoy con la desgarradora ideología nazi de presumir que la vida puede medirse por la ‘utilidad'”. [Fuente]

 

Aktion T4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s