Científicos defienden la realidad biológica: HOMBRE Y MUJER

Él (Jesús), respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?  Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.” Mt. 19:4-6.

Dos académicos universitarios han pedido un énfasis en la realidad biológica, en lugar de una ideología fluida de género cuando se trata de definiciones de sexo binario.

El biólogo evolutivo, Colin Wright, de la Universidad Penn State y la bióloga del desarrollo Emma Hilton de la Universidad de Manchester escriben:

Una cosa es afirmar que un hombre puede identificarse como mujer o viceversa. Cada vez más, vemos una tendencia peligrosa y anti-científica hacia la negación directa del sexo biológico.

En los humanos, la anatomía reproductiva es inequívocamente masculina o femenina al nacer más del 99,98 por ciento de las veces.

No existe un tercer tipo de célula sexual en humanos y, por lo tanto, no hay espectro sexual o sexos adicionales más allá del hombre y la mujer. El sexo es binario.

Reconocen que hay individuos intersexuales que muestran características masculinas y femeninas, pero que “no son ni un tercer sexo ni una prueba de que el sexo es un espectro o una construcción social”.

Los científicos declaran que negar la realidad biológica y suplantarla con una ideología fluida de género plantea serias preocupaciones de derechos humanos para los grupos vulnerables. Señalan que la biología, no la ideología, es esencial para proteger a las mujeres, los homosexuales y los niños.

Las cuestiones y los espacios de las mujeres, los lugares en el deporte y la igualdad en el lugar de trabajo dependen de las definiciones biológicas del sexo.

La homosexualidad solo puede definirse por la biología y no tiene sentido si el género es fluido.

Sobre el importante tema de los niños, dicen:

Los más vulnerables al negacionismo sexual son los niños. Cuando se les enseña que el sexo se basa en la identidad en lugar de la biología, las categorías de sexo pueden confundirse fácilmente con los estereotipos regresivos de masculinidad y feminidad. Las niñas masculinas y los niños femeninos pueden confundirse acerca de su propio sexo. El aumento dramático de los adolescentes “disfóricos de género”, especialmente las jóvenes, en las clínicas probablemente refleja esta nueva confusión cultural.

Como científicos, su atractivo final es poderoso y debe ser tenido en cuenta,

El tiempo de cortesía en este tema ha pasado. Los biólogos y los profesionales médicos deben defender la realidad empírica del sexo biológico. Cuando las instituciones científicas autorizadas ignoran o niegan los hechos empíricos en nombre de la acomodación social, es una traición atroz a la comunidad científica que representan. Socava la confianza pública en la ciencia y es peligrosamente perjudicial para las personas más vulnerables. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s