Dinosaurios como “la droga de entrada al ateísmo”

Publicado originalmente en creation.com

Los dinosaurios tienen el poder de cautivar al público, tanto jóvenes como viejos. Han alimentado la imaginación de las personas por generaciones. El velo de misterio que los rodea solo se suma a la intriga. ¿De dónde vinieron las grandes bestias? ¿Por qué se extinguieron? ¡Estas preguntas alimentan la pasión de un millón de posibles paleontólogos aún menores de diez años! No es exagerado decir que casi todos los niños y adultos han oído hablar del temible Tiranosaurio Rex. Hollywood ha aprovechado la fascinación del público con los dinosaurios a lo largo de los años, produciendo la franquicia de Jurassic Park. La entrega más reciente, Jurassic World, se lanzó en 2015. Además de esto, existen múltiples documentales y dibujos animados utilizando el mejor CGI para llevar el mensaje de estos ‘Predicadores prehistóricos’ a una nueva generación.

Dada su popularidad, es importante entender el mensaje que se comunica a través de estas fascinantes criaturas. En una entrevista para el Huffington Post, David Krentz, el diseñador de personajes para la película 3D de gran presupuesto 2014 Walking with Dinosaurs, comentó que,

“Siempre he dicho que los dinosaurios son la droga de entrada a la ciencia para los niños”.

Lo que pasa con las drogas de entrada es que conducen a algo más, en este caso ‘ciencia’. En este contexto, el término se refiere claramente a una interpretación naturalista de la ciencia, con respecto a los eventos que ocurrieron en el pasado, no a la ciencia observacional realizada en los laboratorios de hoy. Un blogger, que escribe para El Proyecto Significado Sin Dios, lo expresa aún más sinceramente:

“Los dinosaurios fueron mi droga de entrada al ateísmo. Y mientras todavía me faltaban seis o siete años para llegar a la conclusión de que Dios no se preocupaba por nosotros o no existía, los dinosaurios habían compartido un secreto importante: que la Biblia puede estar equivocada”.

¿Qué historia se les atribuye?

Aquí está el quid de la cuestión: los dinosaurios se están utilizando para socavar la historicidad de la Biblia, particularmente el relato de la Creación en el libro de Génesis. Esto ha llevado a muchos a abandonar el cristianismo por completo, viéndolo como incompatible con los supuestos “hechos” de la historia evolutiva. En un artículo reciente, el historiador Tom Holland relata cómo su fe de la infancia fue continuamente desafiada por sus otros intereses:

“Primero, había dinosaurios. Recuerdo vívidamente mi sorpresa cuando … abrí una Biblia para niños y encontré una ilustración en su primera página de Adán y Eva con un braquiosaurio. Puede que tuviera seis años, pero de una cosa … estaba completamente seguro: ningún ser humano había visto un saurópodo. … Una tenue sombra de duda, por primera vez, había sido traída para oscurecer mi fe cristiana “.

Trágicamente, muchos cristianos han estado mal preparados para resistir este ataque y siguen confundidos sobre qué hacer con los dinosaurios y la Biblia. Muchos han basado su pensamiento sobre este tema en la información recopilada del sistema educativo secular (evolutivo) o en los medios populares en lugar de la Biblia. Cuando los dinosaurios se interpretan dentro de una cosmovisión bíblica, se proporciona un marco para explicar la riqueza de hechos fascinantes sobre estos increíbles animales; en otras palabras, demostrar que existe mucha evidencia científica para apoyar la posición bíblica.

¡La Biblia realmente explica los dinosaurios!

Contrariamente a la visión de la historia evolutiva (que los dinosaurios existieron en alguna era ‘prehistórica’) la Biblia declara que los dinosaurios fueron creados el día 6 de la semana de la creación junto con el resto de los animales terrestres y con Adán y Eva: “Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.”  Gen. 1: 24– 25.

Esto significa que los humanos y los dinosaurios coexistieron. Algunas personas se oponen, preguntando “¿por qué, entonces, la Biblia no menciona a los dinosaurios?” Sin embargo, esto no es sorprendente, ya que la palabra dinosaurio es un invento relativamente reciente, acuñado en 1841 por Sir Richard Owen. Antes de eso, muchas de estas criaturas fueron descritas usando la palabra ‘dragón‘. Hay muchos lugares en la Biblia donde se mencionan estas criaturas; por ejemplo: Dividiste el mar con tu poder;
Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas.” Salmo 74:13.

dinosaurio saurópodo
Dinosaurio saurópodo.

El libro de Job también proporciona una descripción fascinante de un animal llamado gigante, que coincide con las características de un dinosaurio saurópodo, Job 40: 15-24:

“He aquí ahora behemot, el cual hice como a ti;
Hierba come como buey.

He aquí ahora que su fuerza está en sus lomos,
Y su vigor en los músculos de su vientre.

Su cola mueve como un cedro,
Y los nervios de sus muslos están entretejidos.

Sus huesos son fuertes como bronce,
Y sus miembros como barras de hierro.

El es el principio de los caminos de Dios;
El que lo hizo, puede hacer que su espada a él se acerque.

Ciertamente los montes producen hierba para él;
Y toda bestia del campo retoza allá.

Se echará debajo de las sombras,
En lo oculto de las cañas y de los lugares húmedos.

Los árboles sombríos lo cubren con su sombra;
Los sauces del arroyo lo rodean.

He aquí, sale de madre el río, pero él no se inmuta;
Tranquilo está, aunque todo un Jordán se estrelle contra su boca.

¿Lo tomará alguno cuando está vigilante,
Y horadará su nariz?”

Se puede ver evidencia adicional de que los dinosaurios y el hombre coexistieron en la variedad de representaciones artísticas que se asemejan a los dinosaurios que se encuentran en todo el mundo. También hay muchos encuentros registrados con ‘dragones’ que aparecen en muchas culturas en todo el mundo.

Más recientemente, el descubrimiento continuo de tejidos blandos, glóbulos rojos, células óseas, proteínas e incluso radiocarbono en los huesos de dinosaurios indica que no pueden ser tan viejos como sugiere la línea de tiempo evolutiva. Se observa aún más evidencia en la forma en que se encuentran fósiles de dinosaurios en capas de rocas sedimentarias que se extienden a través de los continentes, y a menudo en posiciones que requieren un entierro rápido y demuestran que enormes fuerzas estuvieron trabajando alguna vez. El Diluvio global de los días de Noé proporciona una muy buena explicación para estas características dentro de un marco bíblico.

Por estas razones, entre muchas otras, los dinosaurios se pueden usar de manera muy efectiva para predicar la verdad sobre la historia bíblica y el mensaje del Evangelio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s