La masacre de los cristianos de Nigeria

El 21 de febrero, más de cien yihadistas de Boko Haram fuertemente armados allanaron Garkida en Gombi del estado de Adamawa, una aldea predominantemente cristiana. Según un informe , “abrieron fuego de forma esporádica e indiscriminada e incendiaron iglesias y casas, matando a muchas personas … Al menos cinco iglesias fueron destruidas, incluidas dos casas de culto pertenecientes a la denominación de la Iglesia de los Hermanos, una iglesia de la Comunión Anglicana, y una iglesia y una oficina separada de Living Faith Church”. Se informaron posibles secuestros. Los asaltantes habían emergido repentinamente de un bosque vecino después de las oraciones del viernes montadas sobre 60 motocicletas; cada vehículo llevaba dos terroristas armados con AK47 y RPG, seguidos por unos 20 camiones armados. “Garkida está actualmente en llamas”, informó un local ; “Muchas personas han muerto y sus casas están cubiertas de humo”.

Según un informe del 18 de febrero , los pastores musulmanes de Fulani que masacraron a 32 cristianos durante las redadas a fines de enero en tres aldeas cristianas, también incendiaron cuatro iglesias cristianas.

Aunque muchas estructuras también fueron destruidas, la destrucción de estas iglesias demuestra un odio particular hacia el cristianismo. A pesar de esto, el gobierno nigeriano insiste en que no hay motivación religiosa en los ataques militantes de Fulani en toda la región del Cinturón Medio de Nigeria.

El 1 de febrero, Michael Nnadi, un estudiante de teología de 18 años en el Seminario del Buen Pastor en Kaduna, fue encontrado asesinado. Junto con otros tres seminaristas que desde entonces habían obtenido su libertad, fue secuestrado anteriormente por musulmanes desconocidos pero sospechosos de ser militantes. “Michael era un seminarista joven y talentoso”, dijo uno de los maestros en el seminario. “Era un huérfano que había sido criado por su abuela. Hace solo unas semanas, después de un año de preparación espiritual, había sido vestido con el soutane. Parece que su único crimen fue su deseo de servir a Dios. Las fuerzas de seguridad y el gobierno le han fallado”.

Durante una homilía en el funeral de Michael, Matthew Hassan Kukah, obispo de la diócesis de Sokoto, dijo: “No tenemos evidencia de lo que ocurrió entre Michael y sus asesinos. Sin embargo, para nosotros los cristianos, esta muerte es una metáfora del destino de todos los cristianos en Nigeria, pero especialmente en el norte de Nigeria”, donde los musulmanes son mayoría y” destruir el cristianismo es una de sus misiones clave”, dijo sobre Boko. Haram y sus muchos simpatizantes en el norte. “¿Debemos negar la evidencia que tenemos ante nosotros, de secuestradores que separan a los musulmanes de los infieles o que obligan a los cristianos a convertirse o morir?” El obispo continuó:

“La persecución de los cristianos en el norte de Nigeria es tan antigua como el moderno estado nigeriano. Sus experiencias y temores de la dominación islámica del norte están documentados en el Informe de la Comisión Willinks en 1956. También fue la razón por la que formaron una plataforma política llamada Liga No Musulmana. Todos debemos confesar con toda honestidad que en los años que han pasado, la élite musulmana del norte no ha desarrollado una base moral para compartir el poder con sus corregionalistas cristianos.  Al negarles a los cristianos tierras para lugares de culto en la mayoría de los estados del norte, ignorar la destrucción sistemática de iglesias durante todos estos años, negarles a los cristianos el reclutamiento, la representación y los ascensos adecuados en los servicios civiles del Estado, negarles sus becas a los niños indígenas, casándose con mujeres cristianas o convirtiendo a cristianos mientras amenazan con la muerte a mujeres musulmanas y posibles conversos, hacen imposible construir una comunidad armoniosa … ¿Debemos negar la evidencia que tenemos ante nosotros, de secuestradores que separan a los musulmanes de los infieles o que obligan a los cristianos a convertirse o morir?

Por su parte, Femi Fani-Kayode, ex ministro de Cultura y Turismo de Nigeria, acusó al “malvado Barack Obama” y su administración de estar detrás de la persecución de los cristianos y el caos general que asola Nigeria. El 12 de febrero, el ex funcionario del gobierno afirmó:

“Lo que Obama, John Kerry y Hilary Clinton hicieron a Nigeria al financiar y apoyar al (actual presidente Muhammadu) Buhari en las elecciones presidenciales de 2015 y ayudar a Boko Haram en 2014/2015 fue pura maldad y la sangre de todos los asesinados por la administración de Buhari,  (los pastores de Fulani y Boko Haram) en los últimos 5 años están en sus manos … Solo agradezco a Dios por Donald Trump. Si hubiera sido presidente de Estados Unidos en 2015, las cosas habrían sido muy diferentes, Jonathan (Goodluck, el presidente cristiano original de Nigeria) habría ganado, Boko Haram habría sido historia y los pastores de Fulani nunca habrían visto la luz del día.” [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s