Lamento transgénero: toda una generación atrapada entre dos sexos

Keira Bell nunca podrá recuperar su infancia. Y su cuerpo, un recordatorio marcado y destrozado, se lo cuenta todos los días. “Estoy viviendo en un mundo donde no encajo ni como hombre ni como mujer. Estoy atrapada entre dos sexos”. Ahora con 23 años, ha dedicado su vida a evitar que los adolescentes cometan el mismo error. Demandar a la clínica responsable es el paso número uno.

Keira era solo una niña cuando entró a la clínica Tavistock de Inglaterra y declaró que quería ser un niño. El personal no parpadeó. A pesar de comenzar sus períodos y no tener otra evaluación o terapia psicológica real, Tavistock le recetó los bloqueadores de la pubertad que finalmente arruinaron su vida.

“Debería haber sido cuestionada por las afirmaciones que estaba haciendo por mí misma”, dijo Keira a los jueces. “Y creo que eso también habría hecho una gran diferencia. Si solo me hubieran desafiado las cosas que estaba diciendo”. Si un adulto la hubiera llevado a un lado y le hubiera hablado de sus sentimientos, tal vez nada de esto hubiera sucedido.

Tan pronto como comenzó a tomar las drogas, Keira dijo “fue como cerrar un grifo”. Su desarrollo como mujer joven simplemente se detuvo, y nadie le advirtió. “Tuve síntomas similares a los de la menopausia cuando las hormonas de una mujer disminuyeron. Tuve sofocos, me resultó difícil dormir, mi deseo sexual desapareció. Me dieron tabletas de calcio porque mis huesos se debilitaron. Mis hormonas femeninas habían estado fluyendo por mi cuerpo y de repente, una cortina cayó sobre ellos. Se sintió horrible”, dice ella.

Tres años más tarde, después de que le quitaran los senos de forma gratuita (cortesía del gobierno), se llenó de un arrepentimiento aplastante. Se topó con organizaciones benéficas y defensores que ayudan a los jóvenes a revertir el daño. Ahora que se ha hecho pública, tratando de responsabilizar a Tavistock, Keira dice que ha sido contactada por “cientos de adultos jóvenes” que desearían nunca haber recorrido este camino. “El tratamiento no ha resuelto sus problemas”.

clinica Tavistock
Clínica Tavistock, en Londres.

En los Estados Unidos, la batalla por los bloqueadores de la pubertad y la defensa de los transgénero es igual de intensa. Ocho estados están tratando de imponer límites de edad a las drogas, lo que habría evitado a adolescentes como Keira años de horrible agonía. Pero la razón por la que los legisladores han tenido que intervenir, dice Abigail Shrier del Wall Street Journal, es porque “los científicos no se están comprometiendo con la honestidad”.

En una poderosa conversación con Sarah Perry de FRC, les dijo a los oyentes de Washington Watch, “mira, soy periodista. No soy activista. Mi trabajo no es evitar que la gente use bloqueadores de la pubertad en sus hijos”. Mi trabajo es decir la verdad, y sobre este tema, no hay suficientes personas que digan la verdad. Y la verdad es que … no tenemos idea de cuáles serán los efectos a largo plazo de estos medicamentos”.

Bloqueadores de hormonas
Los bloqueadores de hormonas traen terribles consecuencias sobre los niños, de las cuales la propaganda “progresista” nunca habla.

En la carrera llevada a cabo por grupos de izquierda por medicalizar a los niños y atraparlos en este estilo de vida, ha habido una explosión de estas recetas sin pensar en las consecuencias permanentes. “Vamos a ver muchas demandas”, predijo Abigail. “Y la razón es que los médicos son activistas en lugar de médicos.

Entrevisté a muchos médicos sobre este tema, y ​​sostuvieron que cuando van a conferencias, [cuando hay] un nuevo medicamento para el corazón o cualquier otro tipo de medicamento, hay una discusión abierta sobre los riesgos y beneficios: porque todos los medicamentos tienen riesgos y beneficios. Pero cuando se trata de medicina transgénero … un investigador que entrevisté dijo que era como un infomercial para trans. En otras palabras, nunca se evaluó la discusión de los riesgos”.

Ese es un pensamiento aterrador, dice ella cuando se considera cuán profundamente estos bloqueadores de la pubertad afectan el cuerpo humano. “Cerraron la parte de la hipófisis que estimula la pubertad, para que los niños de ocho, nueve y 10 años no pasen por la pubertad normal”.

Los órganos sexuales seguirán siendo del tamaño … y de la capacidad de un niño pequeño. No tendrán el potencial para el orgasmo, y pueden … ser infértiles de forma permanente”. “Sin mencionar, continúa Abigail, que estas hormonas inundan el cerebro”. Entonces, lo que estamos haciendo es un experimento del cual no conocemos los efectos a largo plazo. A los pacientes no se les aconseja ni informa sobre esto”.

“¿Y si hay problemas de salud mental subyacentes que nadie conoce? Cuando atacas el cerebro con estas hormonas de sexo cruzado para un niño que padece afecciones como depresión, trastorno bipolar e incluso autismo de alto funcionamiento, que a veces es el caso de estas chicas, uno solo puede preguntarse, ¿qué consecuencias trae ese tipo de intervención médica?”.

Y sin embargo, nadie en la comunidad médica parece tener el descaro de reunir a todos y exigir una investigación científica sobre esto, algo que sería rutinario en cualquier otro tratamiento.

“Aún más preocupante, dice Abigail, Estados Unidos ha pasado de dos clínicas de género en la última década a más de 50. Pero eso no incluye grupos como Planned Parenthood, quienes, créanlo o no, ahora son uno de los mayores dispensadores de cruces hormonas sexuales en el país. Entonces, junto con matar niños no nacidos, también están adoptando un camino separado para hacer que las generaciones sean completamente infértiles. Todo el tiempo manteniendo a los padres, como suelen hacer, en la oscuridad.

Sin embargo, gracias a Obamacare, estas costosas drogas y las transiciones de género son, en algunos casos, completamente gratuitas para los jóvenes. O, al menos, de costo mínimo. Entonces, de repente, estos pasaron a estar fácilmente disponibles. Podrías obtener estas cirugías sofisticadas y no te cuesta casi nada. Entonces, como era de esperar, estás viendo una demanda mucho mayor”.

Pero esa demanda debe ser satisfecha por una demanda diferente de los padres, ciudadanos y médicos: por seguridad, responsabilidad y precaución. Es hora de evitar que la izquierda radical experimente con nuestros hijos antes de que, como descubrió Keria, sea demasiado tarde. [Fuente]

Para obtener más información, consulte el documento detallado de FRC, “Comprender y responder al movimiento transgénero” (en inglés).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s