La guerra contra el efectivo – Edición COVID

La crisis por el coronavirus ya ha cobrado un precio muy alto y ha causado graves daños en nuestras sociedades y economías, cuyo alcance aún no se ha hecho evidente. Hemos visto su impacto en la productividad, el desempleo, la cohesión social y la división política. Sin embargo, hay otra tendencia muy preocupante que se ha acelerado gracias al miedo y a la confusión que la pandemia ha causado. La guerra contra el efectivo, que ya está en marcha durante casi una década, se ha intensificado drásticamente en los últimos meses.

“Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle (a Jesús), y le pidieron que les mostrase señal del cielo. Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!

La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Y dejándolos, se fue.” Mt. 16:1-4.

El “problema”

En los últimos años, y a medida que la guerra contra el efectivo se ha intensificado, nos hemos acostumbrado a escuchar ciertos argumentos o “razones” por las que todos deberíamos abandonar el papel moneda y movernos en masa a una economía exclusivamente digital. Estos puntos de conversación se han repetido una y otra vez, en la mayoría de las economías occidentales y por innumerables figuras institucionales. “El efectivo es utilizado por terroristas, lavadores de dinero y delincuentes” es posiblemente el más repetido, ya que ha sido ampliamente utilizado en la mayoría de los debates sobre la transición digital. Hace solo un par de años, Mario Draghi también lo usó para apoyar la decisión de desechar el billete de 500 euros. No obtuvimos información o datos específicos sobre cuántos terroristas estaban usando esta nota de alta denominación, pero sí sabemos que muchos ciudadanos respetuosos de la ley la estaban usando para ahorrar, al igual que los propietarios de pequeñas empresas por su liquidez operativa. necesidades.

Ahora, sin embargo, la crisis por la pandemia ha introducido una dirección completamente nueva para la retórica anti-efectivo y nuevos argumentos a favor de una economía digital. Incluso en las primeras etapas de la pandemia, cuando esencialmente no se sabía nada concretamente sobre el virus o su transmisión, las semillas de nuevos temores ya estaban siendo plantadas por informes sensacionalistas de los medios y figuras políticas e institucionales que alardeaban del miedo. La idea insidiosa de que “puedes contagiarte de COVID a través del efectivo” puede haberse extendido prematuramente, pero se quedó en la mente de la mayoría de las personas. Esto es, por supuesto, comprensible dados los niveles extremadamente altos de incertidumbre y ansiedad en el público en general. Querer eliminar las amenazas potenciales era un instinto natural y también lo era la necesidad de recuperar al menos algo de control sobre nuestras vidas después de que el congelamiento económico global los hubiera sumido en un caos total.

Otro factor que ayudó concretamente a alejarse del efectivo físico fue completamente práctico. Dadas las medidas de cierre y las nuevas directivas de “distanciamiento social” que se aplicaron en todo el mundo, se hizo difícil usar efectivo incluso si realmente quería o si no tenía otros medios de transacción, como es el caso de miles de millones de personas. Dado que las tiendas físicas se ven obligadas a cerrar y cada vez más tiendas en línea ofrecen entrega sin contacto (ya sea como una opción o como un requisito de servicio), la necesidad de efectivo rápidamente dio paso a los pagos digitales.

Para la mayoría de nosotros que tenemos acceso a la banca en línea, tarjetas u otros servicios de pago digital, esto no presentó inconvenientes reales, y probablemente ni siquiera lo pensamos de nuevo. Sin embargo, para muchos de nuestros conciudadanos fue un impedimento grave que en algunos casos bloqueó su acceso a bienes básicos y suministros esenciales. Contrariamente a las brillantes promesas de la economía digital, la inclusión financiera y la conveniencia, el hecho es que todavía hay millones de personas que simplemente no tienen acceso a este nuevo mundo valiente. Según las cifras del Banco Mundial, a nivel mundial hay 2.500 millones de personas sin cuenta bancaria, con una alta concentración en el mundo en desarrollo. Sin embargo, también en Occidente hay una gran parte de la población que no está bancarizada y / o no tiene acceso a soluciones digitales, mientras que los ancianos también están en gran medida “excluidos” de la economía digital. Para todos estos miles de millones de personas, el efectivo es la única forma de ahorrar, realizar transacciones y cubrir necesidades básicas.

La “solución”

Dado que el efectivo se presenta no solo como un peligro para la sociedad y la seguridad nacional, sino también como un peligro directo para la salud debido al coronavirus, el impulso hacia las alternativas digitales se ha reforzado enormemente en los últimos meses. Tanto las organizaciones internacionales como los gobiernos individuales han participado activamente y alentado este impulso, algunos a través de declaraciones de orientación pública y otros a través de la aplicación directa de reglas y medidas directas que no dejan espacio real para que los ciudadanos tomen sus propias decisiones.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en su guía oficial para los trabajadores minoristas recomendaron que “alienten a los clientes a usar opciones de pago sin contacto”, mientras que un informe del Banco Mundial destacó la necesidad de adoptar pagos sin efectivo en aras de la “protección social”. El Banco Central de los EAU alentó el uso de la banca en línea y los pagos digitales “como una medida para proteger la salud y la seguridad de los residentes de los EAU”, y el Banco de Inglaterra ha reconocido que los billetes pueden contener “bacterias y virus” y recomendó que las personas se laven sus manos después de manejar dinero. En marzo, un informe de Reuters reveló que la Reserva Federal de los Estados Unidos estaba poniendo en cuarentena dólares que repatriaba de Asia y también el banco central de Corea del Sur,

Sin embargo, lo más destacado llegó en mayo cuando el Foro Económico Mundial publicó un artículo en su Agenda Global que respalda firmemente la adopción masiva de pagos digitales por el bien de la salud pública. En él, los autores sostienen que “los pagos digitales sin contacto en el punto de venta, como el reconocimiento facial, los códigos de respuesta rápida (QR) o las comunicaciones de campo cercano (NFC), pueden hacer que sea menos probable que el virus se propague a otros a través del efectivo intercambios”. También aplaudieron los esfuerzos de China en la digitalización de pagos y parecieron mantener al país y sus medidas como un modelo a imitar: “El camino de China para habilitar los pagos digitales debería proporcionar algunas lecciones a otros países ansiosos por hacer lo mismo”. Dado que varios gobiernos occidentales pueden estar “ansiosos por seguir su ejemplo”. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s