[Canadá] Padre es encarcelado por usar pronombres ‘equivocados’ con su hija

Hace casi 4 años publicamos el artículo [CANADÁ] SE APROBÓ UNA LEY QUE CASTIGA SEVERAMENTE A QUIENES USEN PRONOMBRES DE GÉNERO EQUIVOCADOS, hoy en 2021 esto ya es una realidad.

Muchos casos similares a este deben estar sucediendo en este momento, sólo que pasan bajo el radar y nadie lo nota. Todo el aparato de los grandes medios de comunicación lo ignora -deliberadamente- e incluso cualquier tipo de información en las redes sociales sobre el tema es rápidamente censurada.

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.” 2 Tim. 3:1-5.

Un padre en Vancouver fue encarcelado por el estado canadiense. La orden fue emitida por un juez para el arresto de un padre después de llamar a su hija biológica su “hija” y referirse a ella con los pronombres “ella”. Se encontró que Hoogland estaba en desacato al tribunal.

Hoogland es padre de una mujer biológica de 16 años que no se ajusta al género y que se identifica como transgénero y prefiere el uso de pronombres masculinos. Hoogland ha llamado repetidamente a esta persona su hija, aunque el tribunal lo ha prohibido. La transición ha estado en marcha durante más de dos años.

El martes a las 10am, hora de Vancouver, Hoogland se entregó a la corte en respuesta a la orden de arresto por desacato del Fiscal General de la Columbia Británica. Fue arrestado y encarcelado. La orden fue emitida por el juez Tammen el 4 de marzo de 2021.

Hoogland se opone a que su hija se someta a procedimientos médicos de “afirmación de género”, y ha manifestado esta oposición una y otra vez, con la esperanza de salvar a su hija de un daño irreversible. El sistema médico canadiense, el sistema legal y la madre de la niña siguen adelante con la transición social y médica.

Hoogland contó su historia . La niña tenía problemas complejos, pero el tribunal culpó a todos de disforia de género. Su matrimonio con la madre de la niña se había roto. Dijo que, en los grados 5 y 6, su hija se estaba “metiendo en problemas y saliendo con los niños”, por lo que hicieron arreglos para que ella viera al consejero de la escuela. En séptimo grado, notó que ella se cortó el cabello largo y comenzó a usar un toupé. Dijo que ella se enamoró intensamente de dos profesores varones e hizo un intento de suicidio.

Hoogland descubrió que la escuela le había estado mostrando a su hija SOGI 123, los materiales educativos de identidad sexual y de género que se están publicando en Columbia Británica, que equivalen a “videos de propaganda” de ideología transgénero. En el anuario del séptimo grado, se hacía referencia a la niña con un nombre diferente.

 La consejera escolar cambió el nombre de la niña sin decírselo a sus padres. 

La escuela hizo una “transición social” a la niña biológicamente femenina por iniciativa propia, con el aporte de un psicólogo ideólogo de género, el Dr. Wallace Wong.

Hoogland dio varias entrevistas las cuales fueron eliminadas de las redes sociales.
Youtube censuró los videos de Hoogland.

El tribunal de Boden sostuvo que el consentimiento del padre era irrelevante. El juez fue un paso más allá, declarando que los padres de la niña deben afirmar la “identidad de género” de su hija y referirse a la niña como a un varón; como si el solo hecho de que ella sea una mujer biológica no conforme con su género y que se identifica como transgénero significa que la niña es una niño. Si no lo hiciera, los padres estarían implicados en el delito de violencia familiar.

“¿Qué sucede cuando la burbuja explota y el engaño termina? Nunca podrá volver a ser una niña con el cuerpo sano que debería haber tenido … estos niños no entienden. ¿Qué clase de niña de 13 años está pensando en tener una familia e hijos?” dijo el padre, lamentando el futuro robado de su hija.

Hoogland concedió entrevistas a varios comentaristas canadienses. Las transmisiones fueron censuradas y eliminadas por las plataformas digitales como Youtube y fue amenazado con desacato a los procesos judiciales.

El estado canadiense ha tomado un giro drásticamente equivocado al institucionalizar los procedimientos médicos transexuales para niños y luego imponer restricciones draconianas a la libertad de expresión, y así ocultar el horror total de lo que le está haciendo a una generación de niños. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s