¿Por qué los jóvenes evangélicos se están dejando de apoyar a Israel?

Durante las últimas décadas, los cristianos evangélicos han surgido como una de las bases principales de apoyo de Israel tanto en los Estados Unidos como en muchos otros países. Sin embargo, las crecientes tendencias de secularización e ideología liberal, así como la erosión de una teología pro-israelí, amenazan con socavar este apoyo, particularmente entre los jóvenes evangélicos.

Una encuesta reciente encargada por dos profesores de la Universidad de Carolina del Norte en Pembroke, Mordechai Inbari y Kirill Bumin, que muestra una fuerte caída en el apoyo a Israel entre los más jóvenes, ha levantado algunas cejas.

Encontró que el apoyo de los jóvenes evangélicos a Israel se había desplomado al 33,6 por ciento desde el 69 por ciento en una encuesta de 2018. Los que apoyan a la parte palestina aumentaron al 24,3 por ciento, frente al 6 por ciento en 2018. Los que apoyan a ninguna de las partes se ubicaron en el 42,2 por ciento.

La encuesta se centró en los evangélicos de entre 18 y 29 años, y fue realizada entre el 22 de marzo y el 2 de abril por Barna Group, una firma de encuestas e investigación que se enfoca en temas de fe y cultura.

Otras dos encuestas realizadas en 2015 y 2018 también mostraron una brecha cada vez mayor en el apoyo a Israel entre los evangélicos más jóvenes y mayores. En 2015, el 40 por ciento de los jóvenes evangélicos dijo que Estados Unidos debería inclinarse hacia Israel, un número que cayó al 21 por ciento en 2018.

Inbari y Bumin siguen siendo cautelosos al explicar las razones, diciendo que se encuentran en las “etapas preliminares” de su análisis.

Aún así, tienen sus hipótesis, una de las cuales está relacionada con la composición étnica de los evangélicos.

“Descubrimos que el grupo al que la persona pertenece importa”, dice Bumin. “Lo que encontramos es que los afroamericanos tienen alrededor de un 34 o un 36 por ciento menos de probabilidades de apoyar a Israel que las personas de otros grupos étnicos”.

Telhami dice que el problema demográfico es “probablemente lo más importante que está pasando. ¿Por qué? Porque sabemos que la población evangélica que más apoya a Israel son los evangélicos blancos”.

Inbari y Bumin también señalan que las ideas progresistas relacionadas con la justicia social y racial se han abierto paso en las iglesias evangélicas, de las cuales la cuestión palestina es un subconjunto. Los palestinos están “agrupados” con otras “minorías amenazadas”, mientras que Israel es visto como un agresor, explica Bumin.

Según Josh Reinstein ‘La encuesta es engañosa, como muchas otras’

La nueva encuesta ha sido criticada por algunos precisamente por la religiosidad de los encuestados.

Josh Reinstein, director del Caucus de Aliados Cristianos de la Knesset de Israel, le dice a JNS que “la encuesta es engañosa como muchas otras anteriores. Los hijos de los evangélicos son mucho menos religiosos que sus padres. Creo que si los encuestadores solo preguntaran a las personas de esa edad grupo que va a la iglesia los domingos, vería una muestra mucho mayor de apoyo a Israel “.

Reinstein dice que debido a que la teología evangélica sostiene que el pacto de Dios con Abraham es eterno, los evangélicos son “por definición” pro-Israel.

El pastor John Hagee, presidente y fundador de Christians United for Israel (CUFI), la organización pro-Israel más grande de los Estados Unidos, de manera similar le dice a JNS en relación con una división reciente en la Convención Bautista del Sur: “Si usted es un creyente de la Biblia, será un partidario de Israel. Si no lo eres, no lo serás. Fin de la historia “.

¿Representa la encuesta a la descendencia irreligiosa de los evangélicos, como sugiere Reinstein? ¿Muestra simplemente que los jóvenes evangélicos apoyan menos a Israel? ¿O revela que los jóvenes evangélicos no solo se están alejando de Israel, sino también de la Biblia y del evangelismo tradicional?

Jim Fletcher, un investigador y escritor independiente sobre temas evangélicos que pasó 15 años en la publicación de libros cristianos, dice que es lo último, y no le sorprenden los resultados de la encuesta. Ha habido un “éxodo masivo” de jóvenes evangélicos que abandonan la iglesia, afirma, especialmente cuando llegan a la universidad.

El estudio de la Biblia se ha diluido, la teología premilenial se ha debilitado y los problemas de justicia social se han inyectado en la iglesia, dice, afirmando mucho de lo que sugieren Inbari y Bumin, pero también descartando una de sus hipótesis más importantes, relegando la demografía racial a casi un no es un problema. Al señalar que algunos líderes negros son muy pro-Israel, dice: “Estoy mucho más preocupado por el liderazgo evangélico blanco. Ese es el problema”.

El grave peligro de la ‘sutil’ reducción del énfasis en la Biblia

Varios factores clave han tenido un impacto negativo en el evangelicalismo.

Un factor es el movimiento de crecimiento de la Iglesia, a veces llamado movimiento sensible al buscador, que comenzó en la década de 1960. “Es el mismo concepto. Estás adaptando el servicio de tu iglesia para que el asistente se sienta cómodo”, dice Fletcher. “En esencia, el modelo es salir y explorar el vecindario, y descubrir lo que la gente quiere en una iglesia. Luego, haz eso”.

El movimiento fue encabezado por pastores de megaiglesias como Bill Hybels y Rick Warren. Hybels y su esposa no son cristianos sionistas, por lo que se inclinan hacia los palestinos. Dice que también ha sido copiado por sus protegidos. “Ha sido un problema a medida que su modelo de iglesia se multiplicó; simplemente se filtró”.

Bill Hybels

El modelo de crecimiento de la iglesia tiene varias consecuencias no deseadas, dice Fletcher, una de las cuales es un “sutil” quite del énfasis en la Biblia. “Cuando crecía en la iglesia evangélica, y nací y crecí como bautista del sur, teníamos lectura de la Biblia en la congregación, lo que significa que un pastor leía las Escrituras desde el púlpito, y todos seguíamos en nuestras Biblias que llevabamos a la iglesia “, relata.

“Ahora, lo que ellos llaman estudio bíblico es a menudo un estudio bíblico creado por y para el pastor principal. Así que, por ejemplo, con Rick Warren, tienes su famoso libro, Una vida con propósito. Bueno, eso pasó a estar al nivel de la Biblia -un estudio sustituto del estudio bíblico real. El resultado final es que no obtendrá una visión completa de las Escrituras. No comprenderá, en el contexto de lo que estamos hablando, la historia judía “, explica Fletcher. .

Señala que otro sello distintivo de estas iglesias es que no son denominacionales y atraen a personas de diferentes orígenes. “Tienes bautistas. Tienes Asambleas de Dios. Tienes metodistas. Tienes algunos presbiterianos”, dice. “Si eres pastor y quieres enseñar sobre Israel, si quieres enseñar sobre la historia judía, si quieres enseñar sobre las escrituras hebreas, vas a tener personas en esa congregación que no quieren escuchar eso, por cualquier razón.”

El pastor no querrá ofenderlos porque a) una vez ofendidos, se irán y eso reduce las arcas de la iglesia; y b) va en contra del credo del crecimiento de la Iglesia, que pone a los feligreses y su comodidad en primer lugar.

Fletcher no echa toda la culpa al Movimiento de Crecimiento de la Iglesia. Dice que la teología liberal ha sido un “gran problema” en los últimos 30 años, pasando de pastores a congregaciones y millennials cristianos. “Hace años, se desarrolló un estudio bíblico en la Iglesia Metodista Unida llamado ‘Estudio bíblico para discípulos’.

Me asombré cuando revisé estos estudios para el Antiguo Testamento noté que había sido -el AT- relegado al mito. Cuando se hace eso, con el paso del tiempo, especialmente en una denominación completa, borrarás cualquier idea de que la historia judía es real.

“Entonces, si la historia judía no es del todo cierta, entonces un millennial cristiano de hoy puede decir: ‘Bueno, entonces, ¿por qué el reclamo judío de la Tierra de Israel es más fuerte que los palestinos o cualquier otra persona?’ Y eso es absolutamente lo que sucedió”.

Fletcher dice que hace 40 años, pastores y líderes ministeriales, como Jerry Falwell Sr. y Adrian Rogers, quienes eran personalmente pro-Israel, actuaron como “una especie de cortafuegos”.

Expresa sorpresa de que Hagee descartara el problema, señalando que hace 10 años, CUFI fue la única advertencia del peligro: “Si Hagee cree que no hay un problema, está equivocado. Tenemos un problema serio, serio con el apoyo pro-israelí en las iglesias de este país”.

Y agrega, “tenemos un serio problema de educación en la iglesia evangélica. Demasiadas personas simplemente no saben mucho sobre un tema determinado. Son inteligentes, pero están hambrientos de información porque su pastor está ahí arriba. pregonando su último libro desde el púlpito el domingo por la mañana, en lugar de explicar problemas serios”.

La encuesta sugiere una falta de conocimiento básico sobre el conflicto árabe-israelí entre los jóvenes evangélicos. Incluso cuando muestra la caída del apoyo a Israel, más del 71 por ciento dijo que “Jerusalén, en su totalidad, debería ser la capital del Estado de Israel, y su gobierno no debería compartirse con los palestinos”. Suponiendo un alejamiento de Israel, un número tan grande que adopte una posición anti-palestina muestra, como mínimo, confusión sobre el tema.

Fletcher rechaza las críticas, que se escuchan con frecuencia en Israel, de que el país ha prestado demasiada atención a sus partidarios evangélicos a expensas de otros. Dice que la situación es la contraria. “Creo que Israel necesita establecer un grupo real que se comprometa con los evangélicos las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Creo que no lo hacen lo suficiente”.

Fletcher habría encontrado un oído más dispuesto en el anterior gobierno israelí. El ex embajador de Israel en los Estados Unidos, Ron Dermer, fue noticia cuando dijo en una conferencia de Makor Rishon en mayo que Israel debería enfocar su alcance de relaciones públicas en los evangélicos sobre los judíos estadounidenses. El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, tiene la opinión contraria, después de haber advertido durante años que la administración de Netanyahu se había acercado demasiado a la “facción evangélica conservadora del Partido Republicano”.

La prescripción de Fletcher es doble. Él dice que Israel necesita idear una “estrategia seria más allá de simplemente traer turistas y comprometerse con los grandes jefes de ministerio. Necesitan hacer un trabajo de base aquí en las iglesias estadounidenses”.

Los evangélicos, necesitan “volver al estudio bíblico individual y expandirse desde allí”. No tiene muchas esperanzas de cambiar las mentes de los jefes de ministerio, pero los evangélicos estadounidenses “individualmente necesitan entrar en un estudio bíblico serio y un estudio serio de estos temas, como el conflicto palestino-israelí”. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s