Diputada finlandesa procesada por tuitear versículo de la Biblia

El caso de Päivi Räsänen, una diputada finlandesa procesada por sus opiniones religiosas, está atrayendo cada vez más la atención internacional. Y con razón, ya que este enjuiciamiento es un golpe contra la libre expresión de la fe religiosa no solo en Finlandia, sino también para quienes se encuentran más allá de las fronteras de ese país.

El fiscal general finlandés acusó a Päivi Räsänen, una ex médica que actualmente se desempeña como miembro del Parlamento, de tres cargos de “agitación étnica” en abril. Estos cargos implican que Räsänen debe considerarse una amenaza para la sociedad. Sin embargo, los simples casos de expresión religiosa que motivaron los cargos difícilmente “agitan” a nadie, un término que en sí mismo está abierto a interpretaciones vagas y subjetivas.

En junio de 2019, Räsänen recurrió a las redes sociales para cuestionar la decisión de la Iglesia Evangélica Luterana de Finlandia de asociarse con el desfile “Orgullo 2019” de Helsinki, y su tweet incluía una imagen de Romanos 1: 24-27. Esto provocó una controversia en línea y, cinco meses después, una investigación policial.

Tuit compartido por Päivi Räsänen

No se presentaron cargos como resultado de la investigación original, y un comunicado de la policía decía que la publicación de Räsänen en las redes sociales estaba protegida por la libertad de religión y la libertad de expresión consagradas en la constitución de Finlandia. Sin embargo, la fiscal general finlandés, Raija Toiviainen, anuló el hallazgo y comenzó una investigación criminal.

Raija Toiviainen, fiscal general.

Räsänen sería investigada nuevamente, esta vez en relación con un panfleto que le habían pedido que escribiera en 2004 sobre la enseñanza de su iglesia sobre la sexualidad titulado “Hombre y mujer los creó: las relaciones homosexuales desafían el concepto cristiano de humanidad”.

También se investigaron los comentarios que hizo en televisión y radio sobre la homosexualidad. En abril de 2021, el fiscal general presentó tres cargos penales contra Räsänen por el tuit de 2019, los comentarios en un programa de radio de 2019 y el folleto de 2004.

Päivi Räsänen, perseguida por compartir de su fe.

En este caso, están en peligro dos derechos humanos esenciales y complementarios que se deben a todas las personas: la libertad de religión y la libertad de expresión.

Por expresar pacíficamente sus creencias religiosas con respecto al matrimonio y la sexualidad humana, Räsänen se enfrenta a la posibilidad de años de prisión. Estos enjuiciamientos sientan un precedente peligroso para las personas de fe finlandesas que mantienen enseñanzas cristianas, judías o islámicas tradicionales sobre la familia. Si el gobierno puede castigar a un líder político de alto perfil por su discurso religioso, ningún finlandés estará seguro al expresar pacíficamente sus creencias.

Las normas internacionales básicas de derechos humanos, incluidos tratados como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que Finlandia ratificó, protegen exactamente contra este tipo de persecución. El artículo 18 reconoce que toda persona tiene derecho a expresar sus creencias y enseñanzas religiosas en público y en privado.

Estados Unidos tiene una larga tradición de hablar en contra de las graves violaciones a la libertad religiosa que tienen lugar en todo el mundo y de pedir a otras naciones que garanticen una sólida protección de la libertad religiosa para sus ciudadanos. El hecho de que Finlandia sea una democracia occidental no debería eximir a su gobierno del escrutinio.

Tony Perkins, quien se desempeña como comisionado de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF), ha dicho que la Comisión está buscando información adicional de funcionarios finlandeses sobre el caso.

Tony Perkins, comisionado de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF).

Estados Unidos debería exigir que Finlandia cumpla con las normas de derechos humanos reconocidas internacionalmente, como lo haríamos con otros países que encarcelan a personas por sus creencias. Si las libertades de religión y expresión solo permiten la expresión de ideas que no causan controversia, entonces el pueblo de Finlandia no tiene realmente estas libertades.

La libertad de expresión significa tener el derecho a expresar creencias religiosas, incluso si resultan impopulares. Con el fin de defender y preservar las protecciones constitucionales de su país para la libertad de expresión y religión, la Fiscal General Toiviainen debería retirar los cargos contra Räsänen. El resto del mundo libre debería animarla a hacerlo.

El mundo estará viendo el juicio de Päivi Räsänen. La forma en que le vaya en la corte dirá mucho sobre el nivel de persecución religiosa que puede ser posible en Occidente. Una cosa es cierta: las violaciones de la libertad religiosa deben condenarse dondequiera que ocurran.

Nadie debería temer el encarcelamiento por publicar un versículo de la Biblia en las redes sociales, en cualquier lugar, nunca. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s