El nuevo evangelio de la autoestima: solo sé tú

Un artículo reciente proclamó la noticia lasciva de que una mujer cristiana se está desnudando en línea (y se está enriqueciendo en el proceso) porque eso es lo que Dios quiere que haga.

Ella afirma tener una relación personal con Jesús, pero sin el equipaje de miles de años de doctrina hecha por el hombre. Y, afirma, cada vez que le pregunta a Dios sobre el si está bien desnudarse en línea, Él siempre le da la misma respuesta: ¡sí!

Este es el último ejemplo de una tendencia inquietante que ha ido creciendo en los últimos años, una tendencia en la que puedes afirmar que tienes una relación con Jesús y hablar de tu gran amor por Dios mientras esa relación no tiene un impacto tangible en tu vida.

En 2013, en un artículo de Ministry Today titulado “El fruto trágico de un evangelio comprometido”, hice referencia a un editor senior de una de las publicaciones cristianas más importantes del país que habló con pesar sobre “el mito evangélico de larga data de que debería haber algo diferente en el cristiano”.

Una portavoz glamorosa de los valores cristianos conservadores explicó que, “Soy cristiana y soy modelo. Las modelos posan para fotos, incluidas fotos de lencería y trajes de baño”.

Un rapero muy conocido que afirmó haberse convertido al cristianismo declaró: “Amo a Dios, Jesucristo es mi salvador y todavía sigo estando aquí fuera, no me mueve”. Se ha bautizado, asiste a la iglesia con regularidad y dice: “Todavía amo el club de striptease y sigo fumando y bebiendo. Soy fiel a mi familia, así que quería hacer un álbum en el que pudieras amar a Dios y ser de Dios. pero aún así seguir con tu vida”.

Las cosas están aún peor hoy, ya que un mensaje superficial (o francamente falso) se proclama día y noche en línea y luego se propaga como un tsunami a través de las redes sociales.

Es un mensaje de salvación sin sacrificio y redención sin requisitos. Es la respuesta lógica a un evangelio moderno que dice: “Jesús murió por tus pecados y quitó toda tu culpa, así que nunca te sientas condenado y no dejes que nadie te juzgue. Simplemente sé tú mismo. Eso es lo que significa ser salvo”.

Pero esto no es nada nuevo; mientras se ha predicado la gracia, se ha abusado de la gracia.

Por eso Pablo escribió: “¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡En ninguna manera!” (Romanos 6:15). Por eso también Judas advirtió acerca de “hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.” (Judas 4).

Y estas palabras fueron escritas en el primer siglo de esta era, en una época en la que algunos de los apóstoles aún vivían. Por eso no es de extrañar que, con tanto “evangelio ligero” que se predica en la actualidad, se abusa aún más del mensaje de gracia.

En muchos círculos hoy en día, es más importante que los pastores sean modernos que santos, mientras que los seminarios de crecimiento de la iglesia enfatizan la relevancia en lugar del arrepentimiento.

En muchos círculos hoy en día, el pecado apenas se aborda (aparte del tema de interés que se despertó más recientemente), y los temas controvertidos, temas que se abordan repetidamente en la Biblia, no se tratan en absoluto. En cambio, los sermones se planifican cuidadosamente para que se sienta bien consigo mismo, incluso si vive en completa rebelión contra Dios. Ésta es la esencia del evangelio de la autoestima.

No es de extrañar que tengamos tal crisis de santidad en la Iglesia hoy. (Para que conste, en la Biblia, santidad es una palabra hermosa, y Dios mismo es “santo, santo, santo”). ¿Cómo no podríamos tener una crisis, cuando gran parte de la predicación de hoy está calculada para hacer que los pecadores se sientan cómodos mas que condenados?

Poco antes de ser decapitado por Nerón, Pablo escribió estas solemnes palabras a su hijo espiritual Timoteo: “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.” (2 Timoteo 4:1-4).

Hoy estamos nuevamente en una temporada así, una en la que el consejo de Pablo a Timoteo, a saber, que “redarguye, reprende y exhorta” se considera que está severamente anticuado y fuera de contexto. Honestamente, hoy puedes escuchar un año entero de sermones de algunos predicadores populares sin escuchar una sola palabra de reproche o reprimenda o exhortación, aparte de la exhortación a no sentirte mal o triste ya que Dios quiere alegrarte, alegrarte, alegrarte. ¿Estoy exagerando?

Por supuesto, parte de esta predicación superficial es una reacción carnal al “evangelio enojado”, con esto me refiero a una predicación mezquina, moralista y condenatoria que roba a las personas la esperanza y las arrastra hacia el desánimo y la desesperación.

En cambio, lo que necesitamos es una predicación correcta del evangelio, una en la que nos demos cuenta de cuán culpables somos a causa de nuestros pecados, cuánto merecemos el juicio divino y cuán gloriosamente Jesús pagó por nuestros pecados, liberándonos para vivir para Dios.

Lo que necesitamos es una predicación correcta de la gracia, una predicación que no solo nos habla de la profundidad del amor de Dios expresado a través de la cruz, sino que también nos dice que Su amor nos llama a salir de la rebelión, de la desobediencia, de la voluntad propia.

Lo que necesitamos es una predicación correcta de Jesús, una en la que dejamos todo con alegría para seguirlo una vez que sepamos quién es realmente. ¡Qué Salvador!

Dicho de otra manera, el evangelio de la gracia tiene requisitos, y ser salvo significa servir a Jesús como Señor. Cualquier cosa menos que esto no es el evangelio.

Fuente: AskDrBrown.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s