Profundamente escondidos, los cristianos afganos se aferran a la fe

Se turnan para permanecer despiertos, orar y caminar por el piso mientras otros duermen, felizmente inconscientes, al menos durante unas horas, de que están siendo cazados. No tienen pasaportes, ni visas, y muy poco de lo que más necesitan: esperanza.

Para estos cristianos, en una casa segura en las profundidades de Afganistán, el tiempo se acaba. Juntos, viven con el temor de que los talibanes llamen a la puerta de su escondite.

“Sucedió tan rápido”, dijo Sarah. “Teníamos muchos planes para predicar el evangelio con otros hermanos y hermanas …” Ahora, su plan es simplemente sobrevivir. Incluso eso, saben, será difícil. Para desesperación de los grupos de rescate y los trabajadores humanitarios, la pequeña población de cristianos en Afganistán pareció desaparecer, casi de la noche a la mañana.

Algunos han huido a las colinas, otros se han retirado a las sombras, apagando sus teléfonos y refugiándose en cualquier lugar no revelado que puedan encontrar. Algunos simplemente han desaparecido por completo.

Para personas como Jean Marie Thrower, esos son los que la persiguen. “La gente … desaparece y muere todos los días”. En el suelo, su equipo de rescate afgano escucha las desgarradoras historias de padres desesperados:

“Hemos tenido gente fusilada, decapitada. Se llevan a los niños. Si estás huyendo y encuentran a tu familia, lastimarán a tu familia y harán correr la voz en el vecindario de que ‘tenemos a tu hermano o hijo o hija’. Le cortaron la cabeza a dos niños de nueve y diez años. Los talibanes están ejecutando cristianos más rápido de lo que su organización puede encontrarlos. Empezamos con 300 hace tres semanas, y han bajado a 55”.

Los huérfanos, si tienen la suerte de quedarse atrás, se mueren de hambre. Thrower habla de dos niñas pequeñas que lograron esconderse después del asesinato de sus padres, pero finalmente, tuvieron tanta hambre que se aventuraron a salir al mercado. “Los talibanes las encontraron, las violaron y las golpearon”.

En las aldeas donde las familias no tuvieron tiempo de escapar, “los talibanes van de puerta en puerta llevándose mujeres y niños. La gente debe marcar su casa con una ‘X’ si tienen una niña mayor de 12 años, así los talibanes pueden tomarlas. Si encuentran a una niña y la casa no estaba marcada, ejecutarán a toda la familia “.

Mientras la Casa Blanca está ocupada dándose palmadas en la espalda por sus recientes acciones en Afganistán, calificándolo de “éxito extraordinario”, a 11.000 kilómetros de distancia los padres están entregando armas a sus esposas e hijas para que puedan suicidarse si vienen los terroristas. Incluso esconderse es un arma de doble filo. “Todos los días”, le dijo un cristiano a su contacto estadounidense, “recibo una llamada telefónica de un número privado. Un soldado talibán me advierte que si me ve de nuevo, me decapitará”.

Los talibanes los están siguiendo, acechándolos, advirtiéndoles que saben dónde están. “Incluso dentro de las redes que tenemos, varias personas han cambiado sus números de teléfono, porque simplemente ya no es seguro”, se lamentó William Stark de International Christian Concern. Otros se han oscurecido por completo, lo que hace imposible que los rescatistas los encuentren. “Es un desastre humanitario total y absoluto”, dijo un activista con impotencia.

Las familias lo suficientemente afortunadas como para conectarse con un grupo externo están acurrucadas en hoteles no revelados, escuchando la persecución afuera. “Pero se están quedando sin comida y sin agua”, Thrower niega con la cabeza. “Tienen miedo de salir de casa durante los últimos diez, doce días.

Tenemos personas en nuestra organización que pagan y les envío dinero a través de Western Union. Si no les doy dinero, no podrán quedarse en este hotel ni una semana”. Todos sus equipos, dice, pasan 24 horas sin dormir, desesperados por mantener con vida a estas personas en peligro de extinción. Todos comprenden lo que ha advertido un líder de la iglesia: “Matarán a los cristianos conocidos para sembrar el miedo”.

Mientras tanto, a miles de kilómetros de distancia, la administración de Biden ya ha avanzado. Están luchando a favor de leyes abortistas y ordenando los mandatos de vacunas, sin pensar en las miles de personas que abandonaron y dejaron atrás.

Cristianos afganos como Jaiuddin -y los demás cristianos apiñados en Kabul-, se preguntan si esta noche será la última.

No tiene miedo de morir. Como muchos allí, tiene más miedo de que el mundo los olvide. Ruega por nosotros, pidió. “Estamos orando … para que el Señor ponga a sus ángeles alrededor de nuestra casa para nuestra protección y seguridad”.

Dios tiene un plan, insistió otro líder cristiano oculto. “Él sabe lo que es mejor para sus hijos en Afganistán y la iglesia ha estado unida. El miedo es lo más importante. Si los líderes tienen miedo, la gente de la iglesia tendrá miedo. La gente está luchando por confiar en su propio Dios. A través de estas dificultades, la iglesia crecerá. Pero también habrá un éxodo de cristianos de Afganistán ”, predice. [Fuente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s