Europa islámica: el dramático cambio demográfico del que nadie habla

“Si Europa no recupera el control, pronto podrían aparecer miniestados islamizados”. La predicción proviene del politólogo ruso Sergei Markov. En una entrevista publicada por Lenta.ru, Markov señala que las instituciones europeas se están adaptando a la forma de vida, los valores y las tradiciones islámicas (las recientes campañas del Consejo de Europa a favor del velo musulmán son un ejemplo), y añade:

“Empezarán a aparecer enclaves, miniestados y barrios islámicos totalmente islamizados en las grandes ciudades europeas. Sí, siempre serán una minoría. Pero están más unidos y amenazan con la violencia. Y el Estado tendrá que obedecer sus instrucciones”.

Europa debería prestar atención a lo que dice Markov. Ni siquiera es una advertencia. Ya está aquí. En 2021, 35.000 inmigrantes desembarcaron en la isla italiana de Lampedusa, cinco veces el número de habitantes de la isla (6.500), según InfoMigrants. Imagínese si el mismo proceso demográfico tuviera lugar en una ciudad y luego en más ciudades.

El crecimiento demográfico de musulmanes dejará pronto a los europeos como monoría en Europa.

El panorama más completo de las llamadas «zonas prohibidas» de Europa fue elaborado por el Instituto de Investigación de Migración de Budapest, vinculado al prestigioso Mattias Corvinus College, que informó que en Europa existen más de 900 áreas de este tipo.

Muchos de los inmigrantes ya viven de la generosidad del bienestar europeo, incluso cuando la policía, los trabajadores sociales y las ambulancias no ingresan a estas áreas o deben ser protegidos cuando lo hacen. Las pandillas y el crimen organizado dominan las calles, las altas tasas de natalidad garantizan la expansión demográfica y los habitantes respetan de facto la sharia islámica; los carniceros son sólo halal, desaparecen los peluqueros «mixtos», proliferan las librerías islámicas, los judíos se marchan, las iglesias se convierten a menudo en mezquitas y se presiona a las mujeres para que cumplan la sharia.

«Nosotros en Occidente estamos acostumbrados a ver mujeres en todas partes a nuestro alrededor», escribe Ayaan Hirsi Ali en su nuevo libro, Prey, antes de describir que en ciertas partes de Bruselas, Londres, París y Estocolmo, «de repente te das cuenta de que solo los hombres son visibles», mientras las mujeres se «borran a sí mismas» de los espacios públicos.

Los matrimonios forzados están en auge. El diario español El Mundo informó recientemente que los matrimonios forzados en España “han aumentado un 60 por ciento desde 2015”, año de la llegada de una ola masiva de inmigrantes. El 14% de estos matrimonios forzados se producen con niñas menores de 15 años y «sólo uno de cada tres ha cumplido los 18 años».

En Trappes, Francia, «apenas quedan peluqueros mixtos». Un reportaje de France 2 denunció la desaparición de mujeres de bares en barrios de mayoría musulmana. En muchos municipios, las piscinas reservan horarios separados para mujeres y hombres. En el canal BFMTV, Fewzi Benhabib, residente en Saint-Denis desde su llegada de Argelia hace 25 años, habla de tiendas de juguetes donde se pueden encontrar «muñecas perfectamente veladas» y osos de peluche sin ojos. «En el Islam, la imagen [humana] es un tabú», explica Benhabib. «Hoy», dijo el filósofo Alain Finkielkraut, «hay 145 mezquitas en Seine-Saint-Denis, 117 iglesias…»

En estas áreas perdidas, ya no estamos en Europa.

La Dirección General de Seguridad Interior de Francia ha mapeado 150 distritos «en posesión» de un grupo: barrios y enclaves ahora en manos de fundamentalistas islámicos que los configuran según su ideología de sumisión. «Más de 500 distritos en Francia están declarados ‘sensibles'», dijo a Le Figaro el historiador Georges Bensoussan. “Para decirlo sin rodeos, estamos hablando de varios millones de personas que están sujetas a la ley islamista”. Hay 150 distritos de este tipo según las estimaciones oficiales publicadas por los periódicos, pero 500 son las áreas consideradas distritos en riesgo.

Hay 25 ciudades en Francia donde el porcentaje de jóvenes no europeos está entre el 70% y el 79%. En cuatro ciudades de Seine-Saint-Denis, en las afueras de París, supera el 70 %: La Courneuve (75 % en 2017 frente al 47 % en 1990), Villetaneuse (73 % frente al 45 %), Clichy-sous- Bois (72% frente a 51%), Aubervilliers (70% frente a 39%).

Musulmanes orando en Francia

Con números como estos, es fácil tener ciudades enteras con mayoría musulmana. Le Monde Diplomatique escribe sobre Roubaix que hay 96.000 habitantes que forman una mayoría musulmana. Luego Trappes: «32.000 habitantes, de los cuales el 70 por ciento son musulmanes…» y 40-50 nacionalidades diferentes.

El 8 de diciembre de 2021, durante la fiesta de la Inmaculada Concepción, 30 fieles católicos fueron agredidos en la calle y amenazados de muerte. Los atacantes gritaron, «kuffars» («infieles») y «no es su casa», informó Le Figaro. «Wallah [lo juro] sobre el Corán, te cortaremos el cuello», dijeron los atacantes al sacerdote que abrió la procesión. Esto no tuvo lugar en Pakistán, sino en Nanterre, Francia. Jean-Marc Sertillange, diácono de la parroquia local, dijo: «La ruta de solo un kilómetro fue autorizada por la prefectura».

«En Suecia hay 60 ‘áreas de riesgo’«, escribió la periodista sueca Paulina Neuding en The Spectator. Al igual que en Alby, un suburbio de Estocolmo conocido como la «pequeña Bagdad», solo uno de cada diez habitantes es nativo de Suecia. Los hallazgos de Neuding fueron confirmados por la última lista del gobierno sueco. El resultado es lo que el diario alemán Bild llamó «el país más peligroso de Europa». «Suecia», señaló The Economist, «ha tenido la tasa de mortalidad más alta por tiroteos en Europa en los últimos 15 años». Entre 2012 y 2020, las muertes por arma de fuego se triplicaron.

¿Por qué Suecia debería ser de interés? Porque es el país que ha ido más lejos que ningún otro en establecer una política multicultural. Ha construido un sistema diseñado para proporcionar a los inmigrantes y refugiados los mismos beneficios de bienestar social que los suecos se han dado a sí mismos y tiene el porcentaje más alto de personas que han obtenido asilo. Solo en 2016, Suecia acogió a 163.000 personas, el equivalente al 1,6% de su población total. Combinado con otros años, es un tsunami demográfico: el 28% de la población es nacida en el extranjero.

En el periódico socialdemócrata de Suecia, Folkbladet, Kyösti Tarvainen, profesor de la Universidad Aalto en Helsinki, Finlandia, que estudia los cambios demográficos, afirmó que «con la inmigración sin cambios, los suecos étnicos serán una minoría para 2065». Para 2100, habrá tantos musulmanes como suecos étnicos. En 2019, reveló Tarvainen, el 88% de los inmigrantes que residían en Suecia eran de origen no europeo y la mitad eran de fe musulmana.

Dinamarca anunció que limitará el número de residentes «no occidentales» al 30% en barrios de alta densidad, porque demasiados extranjeros no occidentales en un área «aumentan el riesgo de sociedades culturales y religiosas paralelas». Según una lista del gobierno, hay al menos 15 de estas áreas.

En el Reino Unido, donde el estimado demógrafo de Oxford, David Coleman, predijo que en 50 años los blancos serán una minoría, la inmigración ahora representa el 90% del crecimiento de la población del país. En muchas ciudades, los musulmanes constituyen una gran proporción de la población: Hodge Hill en Birmingham (52,1 %), Bradford West (51,3 %), East Ham (37,4 %), Blackburn (36,3 %), Bethnal Green & Bow (35,4 %). ), Leicester Sur (27,8%), Luton Norte (22,4%).

Para 2031, según el censo, «varias áreas de Bradford, Blackburn, Birmingham, Leicester, Slough, Luton y algunos distritos de Londres serán predominantemente musulmanes», escribió el ex consultor del primer ministro Tony Blair, Ed Husain, en su libro Among las Mezquitas. «El distrito de Tower Hamlets, que incluye la mayor parte del este de Londres y Canary Wharf… tiene el porcentaje más alto de residentes musulmanes en el Reino Unido, con un 38 por ciento». Es la «sociedad paralela» denunciada por el semanario The Economist y traída como regalo por el multiculturalismo, la tumba de las ilusiones occidentales.

En Bruselas, según la exsecretaria de Estado Bianca Debaets, «hay demasiadas zonas en las que a las mujeres y los homosexuales les resulta difícil caminar». Aunque las mujeres de nacionalidad extranjera son solo una sexta parte de todas las mujeres en edad fértil en Bélgica, la mitad de todos los niños en Bélgica ahora nacen de mujeres extranjeras. Esta es la imagen que surgió recientemente del Instituto Nacional de Estadística. Un tercio de la población de Bélgica es de origen extranjero y los belgas ya son minoría en Bruselas. Pero como todos saben, el «Gran Reemplazo» es solo una fantasía de extrema derecha…

La ciudad de Amberes, la segunda más grande de Bélgica, ahora tiene más inmigrantes que nativos. Como reveló el parlamentario Herman De Croo, «el 78 por ciento de los niños de Amberes de 1 a 6 años son extranjeros». ¿El resultado? «Bélgica se volverá árabe». Esta predicción no proviene de un peligroso conspirador de derecha, sino de una periodista, Fawzia Zouari, que escribe en el periódico Jeune Afrique.

«Hay barrios en Essen, Duisburg y Berlín», dijo Jens Spahn, el ministro de salud alemán saliente, «donde uno tiene la impresión de que el Estado ya no es capaz de hacer cumplir la ley».

El diario alemán Bild identificó 40 «áreas problemáticas» en toda Alemania. Fue la propia Angela Merkel en 2015 quien admitió que el multiculturalismo había propiciado el nacimiento de “sociedades paralelas”. ¿Por qué? “La importancia del islam en Alemania aumentará”, afirmó el renombrado sociólogo Detlef Pollack, principal experto en tendencias religiosas del país, en el Neue Zürcher Zeitung de Suiza, “y la del cristianismo disminuirá…”. En 2022, por primera vez, menos de la mitad de los alemanes pertenecerán a una de las grandes iglesias.

Un estudio de la Universidad de Friburgo predice que la mitad de todos los cristianos del país desaparecerán.

Dentro de treinta años, según el Pew Forum, los fieles musulmanes que se establecieron en Alemania igualarán el número total de católicos y protestantes, muchos de los cuales serán sólo nominalmente religiosos.

«Los musulmanes, los ganadores del cambio demográfico», tituló el diario alemán Die Welt. «Investigadores estadounidenses predicen que por primera vez en la historia habrá más musulmanes que cristianos. Las sociedades cambian. Incluso la alemana».

La lista podría seguir y seguir.

Este volcán multicultural pronosticado por Sergei Markov -o por el expresidente francés François Hollande si desconfiamos de los rusos- no es una amenaza sólo en el futuro lejano de Europa; ya está en su lugar. La gran pregunta es: ¿por qué no se detiene?

Esta transformación es el acontecimiento más importante de Europa. Que cualquiera que informe al respecto sea acusado de «racismo» e «islamofobia» sugiere que es un secreto demasiado grande e importante para ser discutido libremente.

Publicado originalmente en Gatestone Institute

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s