EE.UU. avanza hacia el dólar digital

Como bien lo hemos estado diciendo, el dinero en efectivo cada vez es utilizado menos por el ciudadano común, sin saber que esto contribuye -directa o indirectamente- a su eventual eliminación y reemplazo por dinero digital.

¿Cuál es el problema con el dinero digital? Que el día que no exista el dinero en efectivo estaremos a merced de que todo nuestras transacciones, movimientos y gastos estén monitoreados. Esto da control total al gobierno y una total dependencia del sistema.

«Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.» Ap. 13:16-17.

El sitio web NPR ha compartido que:

Desde su establecimiento como moneda nacional del país, el dólar ha sufrido muchas actualizaciones y cambios, pero nada se compara con la propuesta que se debate hoy.

Estados Unidos está considerando con cautela si adoptar una versión digital de su moneda, una más adecuada para el mundo actual cada vez más sin efectivo, marcando el comienzo de lo que podría ser una de las transformaciones más fundamentales del dólar.

En ese escenario, EE. UU. no solo acuñaría las monedas e imprimiría billetes en papel, sino que también emitiría efectivo digital, o una moneda digital del banco central (CBDC), que se almacenaría en aplicaciones o «billeteras digitales» en nuestros teléfonos inteligentes.

Luego se podría usar para pagar cosas, tal como se hace con Venmo o Apple Pay, y ningún dinero físico cambiaría de manos.

Cuando realiza un pago sin contacto hoy, puede parecer inmediato, pero según Chris Giancarlo, ex presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos, suceden muchas cosas detrás de escena.

“Mi dispositivo móvil le dice a su dispositivo móvil que informe a toda una serie de bancos, que confirme quién soy, cuánto dinero hay en mi banco, que hay suficiente dinero para pasar de mi banco a su banco”, dice.

Y en cada paso del camino, hay tarifas de transacción. En 2020, sumaron más de $110 mil millones, que generalmente fueron asumidos por las empresas.

Con un dólar digital, en teoría podrías eliminar a esos intermediarios. Si quisiera comprar un sándwich, por ejemplo, podría transferir dinero desde una billetera digital directamente a un cajero.

No necesariamente eliminaría por completo a los actores no gubernamentales. En China, por ejemplo, los usuarios que quieran usar el yuan digital pueden ir a los bancos para agregar dinero a sus billeteras digitales.

Pero el solo hecho de tener dólares digitales en circulación podría ejercer presión sobre las compañías de tarjetas de crédito y los procesadores de pagos para que bajen las tarifas y sean competitivos. Es decir, si suficientes personas comienzan a usar la versión administrada por la Fed. (…)

Sin duda, uno de los mayores problemas es la privacidad. Debido a que la Reserva Federal implementaría y supervisaría el proyecto, el banco central podría acumular una gran cantidad de datos, lo que podría darle mucha más visibilidad a la vida financiera de todos.

«Habrá preguntas legítimas sobre cuánto sabe el gobierno sobre cada individuo, y también, cuánto puede actuar para restringir las actividades de los individuos», dice Raghuram Rajan, profesor de finanzas en la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago y exgobernador del Banco de la Reserva de la India.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s