Archivo de la categoría: Devocionales / Estudios

Los niños necesitan a ambos padres

Años y años de deterioro en las familias ha visto a nuestra sociedad occidental colapsar y llegar al punto de pérdida total del rumbo en el que nos encontramos ahora. La familia y el matrimonio -la primer institución creada por Dios- es la base de nuestra sociedad, atacá las familias y estarás destruyendo las bases en donde toda nuestra civilización descansa.

familias rotas

En un artículo publicado en The Wall Street Journal, Erica Komisar afirma que “la corrección política es mala para los niños”, citando una nueva encuesta en la que casi el 70 por ciento de los que tienen una afiliación política liberal no están de acuerdo con “que el matrimonio es necesario para crear familias fuertes”. Quienes piensan de esta manera están equivocados, dice Komisar, y señala: “Es una pena que la corrección política inhiba las discusiones sobre lo que es mejor para los niños”.

Ella enumera tres desventajas que provienen de crecer sin un padre y una madre. Esto debería de ser leído -por sobre todo- los millennials y los de la generación Z. Seguir leyendo Los niños necesitan a ambos padres

“Pon, oh Jehová, temor en ellos;
Conozcan las naciones que no son sino hombres.” Sal. 9:20.

¡Las serpientes comen polvo!

En Génesis 3:14 leemos: “Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida.” ‘Dado que las serpientes realmente no parecen comer polvo, esto se ha tomado como un ejemplo de metáfora obvia (que parece razonable) o un ejemplo de la propensión de la Biblia al error, dependiendo del sesgo de uno.

En Miqueas 7:17 leemos: (Las naciones) lamerán el polvo como la culebra; como las serpientes de la tierra.

Una vez más, tenemos la situación en la que, a medida que sale más información, se ha demostrado que la Biblia no solo es precisa, sino que también es precisa en los detalles más pequeños. Las serpientes comen y lamen el polvo deliberadamente y a propósito.

Hay un órgano en el techo de la boca de una serpiente llamado ‘órgano de Jacobson’. Esto ayuda a la serpiente a oler, además de su nariz. Su lengua bífida y punzante toma muestras de pedazos de polvo al recogerlos en las puntas del tenedor, que luego presenta a su par correspondiente de órganos sensoriales dentro de su boca. Una vez que los ha “olido” de esta manera, la lengua debe limpiarse para que el proceso pueda repetirse de inmediato.

Por lo tanto serpientes realmente lamen el polvo y se lo comen. [Fuente]

Tener una madre ausente hiere para siempre el corazón de un hijo

“Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre
y no abandones la enseñanza de tu madre.”
Pr 6:20
.

Desde hace cientos de años los psicólogos, psiquiatras, pedagogos, especialistas en desarrollo humano  y la misma experiencia humana, nos han dicho que a un niño puede faltarle todo menos la presencia segura y amorosa de su madre.

La carencia de lo material, ambientes poco favorecedores, falta de educación, e inclusive la insuficiencia del padre, pueden ser contrarrestadas en gran manera cuando la madre cumple su papel de nutrir y formar a los más pequeños.

Thomas Verny en su mundialmente famoso libro “The secret life of the unborn child” tras años estudiando a miles de mujeres embarazadas y siguiendo la vida de sus hijos a lo largo de su desarrollo, encontró que una mujer con la actitud apropiada, consciente de la vida que lleva, y con el suficiente amor e interés por su hijo, puede superar las condiciones de vida más adversas y forjar hijos fuertes, seguros y emocionalmente estables. Pero una madre que no se interesa, puede ser altamente destructiva para su hijo en formación.

Ver: MUJERES CRISTIANAS Y ¿FEMINISTAS…?

Un niño puede superar la muerte de su madre, pero no su ausencia o desapego emocional, especialmente si ella no se hace presente o vincula durante la primera infancia del hijo, pues impacta directamente sobre  su desarrollo afectivo y cognitivo.

madre distraida
Hay niños que se criaron buscando llamar la atención de su mamá por lo que se acostumbraron a recibirla solamente cuando hacían algo grave o serio que la quitara de ver su celular.

El desinterés y desapego emocional son ausencias que destruyen

Una madre que trabaja largas jornadas y solo ve poco a los hijos no necesariamente es una madre ausente, está en peligro de serlo pero puede evitarlo. Seguir leyendo Tener una madre ausente hiere para siempre el corazón de un hijo

[Devocional] Confesión y perdón

“Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Señor.” Sal 27:8

“Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.” Stg 4:8

Melania, una jovencita de 15 años de edad, fue a pasar la tarde en casa de una amiga. Su padre le recordó la hora límite para regresar a casa: diez de la noche. Pero como sucede con frecuencia en los adolescentes (y también en los adultos…), Melania dejó pasar la hora, y finalmente regresó mucho más tarde, sin avisar a sus padres.

Al día siguiente fue necesario encontrar un momento para excusarse con su padre y reconocer su falta. Confundida, sentada frente a él, con la mirada baja, reconoció su desobediencia y se excusó con palabras vacilantes.

–Mírame, le dijo él. Ella no quería hacerlo, pero terminó por levantar los ojos. Y en lugar de encontrar una mirada dura e irritada, vio lágrimas y una expresión de gran ternura en los ojos de su padre. Entonces se lanzó a sus brazos, y padre e hija entendieron que todo estaba nuevamente claro entre ellos.

Esta historia es una imagen simple de las relaciones del cristiano con Dios. Cada día él nos invita a conversar a solas con él, para que la comunión permanezca intacta entre él y nosotros, o para restablecerla si hemos pecado: “Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados” (1 Juan 1:9), solo espera una confesión sincera de nuestra parte. No tengamos miedo de momentos así, cara a cara con Jesús. Ellos siempre nos traerán paz y gozo.

“En cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; he puesto en el Señor mi esperanza” (Salmo 73:28). “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (Santiago 4:8).

Job 10-11 – Hebreos 3 – Salmo 120 – Proverbios 27:11-12

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch - labuena@semilla.ch

“Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo” Juan 5:22.

El mismo Jesús que hoy quiere ser tu Salvador, si no se convierte en tu Salvador, será tu Juez.

La primera vez Él vino a redimir, la segunda viene a juzgar.

[Devocional] ¿Perdido?

“Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas obras.” Zacarías 1:4

“Muéstrame, oh Señor, tus caminos; enséñame tus sendas.” Salmo 25:4

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos.” Salmo 32:8

«Usted no se puede perder; siga la vía principal que sube hasta el pueblo». Pero en realidad la famosa vía se alejaba de la dirección deseada. Después de algunos kilómetros de recorrido tuve la convicción de haberme extraviado. Entonces encontré a alguien que pudo indicarme el camino correcto… «Usted no está en el buen camino, pero puede llegar a su destino volteando a la derecha en la próxima finca».

Mi vida tampoco está en línea recta. Contiene errores de orientación. Pero, ¿estoy en la dirección correcta para llegar al buen lugar? ¿Cuál es mi objetivo? ¿Cómo orientarme? ¿Seguiré los consejos de filósofos, de maestros humanos?

Jesús me encontró en el camino, porque me buscaba. Él no estaba allí por casualidad, sino porque me esperaba. No me dijo: «Todos los caminos conducen al cielo, ni: pruébelos, un día encontrarás el buen camino…». ¡No! Él me dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). “Sígueme tú” (Juan 21:22). Él me invita a seguirle, porque él es el camino. No me obliga, soy yo quien debe elegir. Si me niego a escucharlo, él es paciente… y renueva su invitación. ¡Si persisto en mi error, corro el riesgo de estar definitivamente perdido!

Yo lo escuché y comprendí que solo él, quien conoce toda mi vida, puede conducirme con seguridad y darme la vida eterna. “Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” (1 Juan 5:20).

Ester 1 – Juan 13:1-20 – Salmo 119:65-72 – Proverbios 26:11-12

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”  Col. 3:23-24.

“He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,  en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.

¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.

Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” 1 Cor. 15:51-28.

Apocalipsis 5:11-14

Apocalipsis 5 11-14.jpg