Archivo de la etiqueta: Biblia

¿por qué creer en las profecías bíblicas?

“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” 2 Pedro 1:19-21

La profecía se convierte en “más segura” por su cumplimiento parcial. La profecía cumplida es una prueba de la inspiración porque las profecías  bíblicas de eventos futuros fueron pronunciadas tanto tiempo antes que los eventos tuvieran lugar, que la mera sagacidad o previsión humana jamás los podría haber anticipado. Y estas predicciones son tan detalladas, minuciosas y especificas como para excluir la posibilidad de que simplemente fueran conjeturas afortunadas.

Cientos de predicciones en cuanto a Israel, la tierra de Canaán, Babilonia, Asiria, Egipto y numerosos personajes —predicciones tan antiguas, tan singulares, tan aparentemente improbables a la vez que tan detalladas y definidas, que ningún mortal pudo haberlo anticipado— han sido cumplidas por elementos de la naturaleza y por hombres que las ignoraban, que las descreían por completo, o que lucharon desesperadamente para evitar su cumplimiento.

Por lo tanto es indudable que las Escrituras que contienen dichas profecías son inspiradas. “Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (v. 21).

Comentario por el Dr. C. I. Scofield

La Biblia y el celular

Para pensar: ¿Y si tratamos nuestra Biblia de la misma manera que tratamos nuestro celular?

Pactos bíblicos: (8) el Nuevo Pacto

“Porque reprendiéndolos dice:
    He aquí vienen días, dice el Señor,
    En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto;” (Hebreos 8:8)

El Nuevo Pacto, el último de los ocho grandes pactos de la Escritura, es
(1) mejor (comp. 8:6) que el Pacto Mosaico (Ex. 19:5, ver), no moralmente sino en cuanto a su eficacia (He. 7:19; comp. Ro. 8:3-4).
(2) Está fundamentado en promesas mejores (e.d. incondicionales). En el Pacto Mosaico Dios dijo: “si… guardareis” (Ex. 19:5); en el Nuevo Pacto El no pone condiciones (He. 8:10,12).
(3) Bajo el Pacto Mosaico la obediencia nacía del temor (2:2; 12:25-27); bajo el Nuevo Pacto la obediencia es producto de un corazón y una mente dispuestos (8:10).
(4) El Nuevo Pacto asegura la revelación personal del Señor a todo creyente (v. 11).
(5) Asegura completo perdón de pecados (v. 12; 10:17; comp. 10:3).
(6) Se basa en una redención que ha sido conseguida (Mt. 26:27-28; 1 Co. 11:25; He. 9:11— 12:18-23). Recuérdese que en el N.T. la palabra griega diatheke se traduce “testamento” y asimismo “pacto”.
(7) Asegura la perpetuidad, conversión futura y bendición de una Israel arrepentida, con quien el Nuevo Pacto aun debe ser ratificado (10:9; comp. Jer. 31:31-40 y 2 S. 7:8-17).

Los ocho pactos, resumen:

(1) El Pacto Edénico (Gn. 2:16, VER) condiciona la vida del hombre en la inocencia.
(2) El Pacto Adánico (Gn. 3:14, VER) condiciona la vida de los hombres caídos y promete un Redentor.
(3) El Pacto Noeico (Gn. 9:16, VER) establece un principio: la vida en la tierra es vida bajo gobierno humano.
(4) El Pacto Abrahámico (Gn. 12:2, VER) funda la nación de Israel y confirma, con adiciones específicas, la promesa de redención hecha a Adán.
(5) El Pacto Mosaico (Ex. 19:5, VER) condena a todos los hombres, “por cuanto todos pecaron” (Ro. 3:23; 5:12).
(6) El Pacto Palestino (Dt. 30:3, VER) asegura la restauración final y la conversión de Israel.
(7) El Pacto Davídico (2 S. 7:16, VER) establece la perpetuidad de la familia davídica (cumplido en Cristo, Mt. 1:1; Lc. 1:31-33; Ro. 1:3) y del reino davídico sobre Israel y sobre toda la tierra, que será cumplido en y por Cristo (2 S. 7:8-17; Zac. 12:8; Lc. 1:31-33; Hch. 15:14-18; 1 Co. 15:24).
(8) El Nuevo Pacto (He. 8:8) se basa en el sacrificio de Cristo y asegura la bendición eterna de todos los que creen, bendición prometida por el Pacto Abrahámico (Gá. 3:13-29). Es absolutamente incondicional, y en vista de que no consigna responsabilidades al hombre, es terminante e irreversible. Seguir leyendo Pactos bíblicos: (8) el Nuevo Pacto

Ministro israelí: “Es la Biblia y no Google lo que le da a Israel el derecho moral a la tierra”

La reivindicación moral israelí al territorio tiene fundamento en la Biblia, opina Tzachi Hanegbi, ministro de Comunicaciones del país judío, en un evento organizado este martes por el Consejo de Comunidades Judías de Judea y Samaria (la región conocida como Cisjordania) en Washington.

“La defensa y la seguridad son importantes, pero lo más importante es la reivindicación moral de Israel. Estamos comprometidos a seguir adelante con la vida en nuestra antigua tierra, que no nos fue dada por Google ni Wikipedia, sino por la Biblia”, ha asegurado Hanegbi, citado por ‘The Jerusalem Post’.

Por su parte, el ministro de Vivienda y Construcción, Yoav Gallant, ha asegurado: “Para nosotros, Judea y Samaria es Israel”. El funcionario también ha aseverado que controlar esas zonas es necesario para garantizar la existencia de Israel.

Judea y Samaria
Judea y Samaria, mal llamada ‘Cisjordania’

El viceministro de Exteriores, Tzipi Hotovely, ha explicado por qué esas áreas deberían permanecer bajo el control de Israel, refiriéndose a la victoria en la Guerra de los Seis Días. “Fue una guerra justa. Fue una defensa justa. Pero lo más importante es que se basó en una reivindicación justa”, ha afirmado.

“Siempre digo que la ocupación es un mito, porque nunca ocupamos la tierra de otros pueblos. [Cisjordania] es tierra judía. Debería ser tierra judía para siempre según la ley israelí”, ha enfatizado. Seguir leyendo Ministro israelí: “Es la Biblia y no Google lo que le da a Israel el derecho moral a la tierra”

Pactos bíblicos: (7) el Davídico

“Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.” 2 Samuel 7:16

El Pacto Davídico (vv. 8-17) sobre el cual se fundaría el futuro reino de Cristo, “del linaje de David según la carne” (Ro. 13), proveía para David:

(1) la promesa de posteridad en la casa de David;
(2) un trono simbólico de autoridad real;
(3) un reino o gobierno sobre la tierra;
y (4) la certeza del cumplimiento, porque las promesas a David hablaban de un trono que será “estable perpetuamente”.

Salomón, cuyo nacimiento predijo Dios (v. 12), no recibió la promesa de descendencia perpetua, pero sólo la seguridad de que
(1) edificaría casa al nombre de Jehová (v. 13);
(2) su reino será establecido (v. 12);
(3) su trono — su autoridad de rey— será perpetuo;
y (4) si Salomón pecaba, sería castigado pero no depuesto.

La continuación del trono de Salomón, pero no así de su descendencia, demuestra la exactitud de la predicción. Israel tuvo nueve dinastías; Judá tuvo una.

Cristo nació de María, que no era del linaje de Salomón (Jer. 22:28-30); El fue descendiente de Natán, otro hijo de David (comp,  Lc. 3:23-31; y Lc. 3:23). José, el esposo de María, era descendiente de Salomón y a través de él el trono legalmente pasa a Cristo (comp. Mt 1:6,16). De esta manera el trono, pero no la simiente, provino a través de Salomón, lo cual constituye el cumplimiento preciso de la promesa de Jehová a David. Seguir leyendo Pactos bíblicos: (7) el Davídico

Pactos bíblicos: (5) el Mosaico

“Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.” Éxodo 19:5

El Pacto Mosaico, dado a Israel de acuerdo a tres divisiones, cada una esencial para las otras, las tres parte integral del Pacto:

  • Los mandamientos, que expresan la justa voluntad de Dios (Ex. 20:1-26);
  • Las sentencias, que rigen la vida social de Israel (Ex. 21:1-24:11);
  • Y las ordenanzas, que rigen la vida religiosa de Israel (Ex. 24:12-31:18).

Estos tres elementos conforman “la ley”, tal como se usa la expresión en el N.T. (p. ej. Mt 5:17,18). Los mandamientos y las ordenanzas formaban un sistema religioso. Los mandamientos eran un “ministerio de condenación” y un “ministerio de muerte” (2 Co. 3:7-9); las ordenanzas proporcionaban, en la persona del sumo sacerdote, un representante del pueblo ante Jehová; y en los sacrificios algo que cubriera (Lv. 16:6) los pecados en anticipación a la cruz (He. 5:1-3; 9:6-9; comp. Ro. 3:25-26).

El cristiano no está bajo la ley, el Pacto Mosaico de las obras, que está sujeto a condiciones. El cristiano está bajo el Nuevo Pacto de la gracia, que es incondicional (Ro. 3:21- 27; 6:14-15; Gá. 2:16; 3:10-14,16-18,24-26; 4:21-31; He. 10:11-17). La ley no cambió las provisiones del Pacto Abrahámico sino que fue algo agregado sólo por un tiempo limitado —hasta que llegara la Simiente (Gá. 13:17-19).

moises 10 mandamientos.jpg

Comentario por el Dr. C. I. Scofield

Se ha encontrado un papiro que explica cómo se transportaron las piedras de la Gran Pirámide

“Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó de ellos la tierra. Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo: He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros.
 Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra.
 Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés.” Éxodo 1:7-11

piramide giza
La Gran Pirámide de Giza

Durante siglos ha sido uno de los enigmas más grandes del mundo: cómo una sociedad de la Edad de Bronce con poca tecnología creó la Gran Pirámide de Giza en Egipto, la más antigua y única superviviente de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Ahora los arqueólogos han descubierto una prueba fascinante que muestra cómo los egipcios transportaban bloques de piedra caliza y granito de 2 toneladas y media más de 800 kilómetros para construir la tumba del faraón Khufu en aproximadamente el año 2.600 antes de Cristo. Con 150 metros de altura, es la más grande de todas las pirámides y fue, hasta la Edad Media, la estructura artificial más grande de la Tierra. Ahora el descubrimiento de un papiro antiguo, una barca ceremonial y un ingenioso sistema de obras hidráulicas han arrojado luz sobre la infraestructura creada por los constructores.

papiro piramides
Papiro antiguo en el puerto marítimo de Wadi Al-Jarf, que ha dado una nueva idea del papel que desempeñaron los barcos en la construcción de la pirámide.

El material arqueológico detallado muestra que miles de trabajadores calificados transportaron 170.000 toneladas de piedra caliza a lo largo del Nilo en botes de madera que se mantenían unidos por cuerdas, a través de unsistema de canales especialmente construido hasta un puerto interior situado a pocos metros de la base de la pirámide. Seguir leyendo Se ha encontrado un papiro que explica cómo se transportaron las piedras de la Gran Pirámide

El simbolismo de los higos en la Biblia

Dios da buenos regalos. Cuando él dio Israel al pueblo judío, no era cualquier pedazo viejo de tierra … Dios dice en Deuteronomio 8,“Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra…  tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel” 

Hay siete especies de alimentos mencionadas aquí, que serían abundantes en la tierra prometida a su pueblo, y es esta época del año, que conduce a las fiestas judías, cuando muchos de ellos están maduros y listos para ser comidos. Hay tanta riqueza en lo que Dios ha creado y colocado en esta tierra para su pueblo, no sólo en su buen gusto y nutrición, sino también en su significado. Y el higo es un fruto que surge repetidamente en las Escrituras, porque Dios no hace nada sin propósito.

La bendición de los higos

Los higos poseen colores profundos que asombran, una forma distintiva y un glorioso olor suave.

Ver también: LAS NACIENTES SEÑALES DE LOS TIEMPOS DEL FIN

higosNo es de extrañar que esta característica de la creación de Dios surja repetidamente en la Biblia de formas ricas y simbólicas. En primer lugar, vemos los higos en el jardín del Edén – cubriendo la vergüenza de Adán y Eva. De hecho, es el único árbol especificado que sabemos con seguridad que estaba en el jardín. A través de las escrituras, la planta se convierte en un símbolo de prosperidad, bienestar y seguridad. Junto con la vid, el sentarse bajo la sombra abundante de una higuera propia es el epitome de la seguridad, la paz y el bienestar en muchos pasajes bíblicos. Estas plantas no crecen de la noche a la mañana, y se necesita tiempo para cultivarlas y nutrirlas – su madurez indica que el jardinero ha estado constante y firmemente allí, tendiendo a su crecimiento a lo largo de los años. Para Israel, el exilio y el andar errantes han sido un pretexto para el castigo, así que el sentarse bajo su propia vid o higuera es un signo de bendición y seguridad.

La higuera como metáfora para Israel

La higuera también es simbólico de Israel mismo – A menudo simboliza la salud de la nación, tanto espiritual como físicamente [1]. Oseas 9:10 dice,

“Como uvas en el desierto hallé a Israel; como la fruta temprana de la higuera en su principio vi a vuestros padres”. Seguir leyendo El simbolismo de los higos en la Biblia

Pactos bíblicos: ¿Qué y cuáles son?

Un pacto es un pronunciamiento soberano de Dios por el cual Él establece una relación de responsabilidad:
(1) entre Él mismo y un individuo (p. ej. Adán en el Pacto Edénico, Gn. 2:16ss.),
(2) entre Él y la humanidad en general (p. ej. en la promesa del Pacto Noeico de que nunca más destruiría toda carne con un diluvio, Gn. 9:9ss.),
(3) entre Él y una nación (p. ej. Israel en el Pacto Mosaico, Ex. 19:3ss.), o
(4) entre Él y una familia específica (p. ej. la casa de David en la promesa de un linaje real a perpetuidad a través del Pacto Davídico, 2 S. 7:16ss.).

Un pacto de una categoría puede superponerse con otros; p. ej. el Pacto Davídico, donde a una casa real que permanecería se le promete la bendición máxima, y la promesa no es sólo a David sino también a todo el mundo en el reinado de Jesucristo.

Los pactos por lo general son incondicionales en el sentido de que Dios, por gracia y por la irrestricta declaración de que hará algo, se obliga a consumar ciertos propósitos anunciados, a pesar de los fracasos por parte de la persona o pueblo con quien está haciendo el pacto. La respuesta humana al propósito divinamente anunciado siempre es importante, ya que conduce a la bendición por la obediencia y a la disciplina por la desobediencia. Pero por la falla humana nunca se habrá de abrogar el pacto ni bloquear su cumplimiento.

En el caso del Pacto Mosaico, el cumplimiento de todas las promesas fue condicional a la obediencia de Israel, como esta implícito en las palabras “…si… guardáis… seréis…” seguido por “Todo el pueblo respondió… Haremos todo lo que Jehová ha dicho” (Ex. 19:5,8).

Los tres pactos universales y generales son: el Adánico, el Noeico, y también el Edénico en el sentido de que toda la raza está representada y presente en el fracaso de Adán. Todos los otros pactos se efectúan con Israel o con los israelitas, y son de aplicación primaria a ellos, aunque con bendición final para todo el mundo.

Al explicar la forma en que se cumplen los propósitos de Dios con el hombre, se observan ocho grandes pactos de Singular importancia. Dichos pactos son:

el Edénico (Gn. 2:16);
el Adánico
(Gn. 3:15);
el Noeico
(Gn. 9:16);
el Abrahámico
(Gn. 12:2);
el Mosaico
(Ex. 19:5);
el Palestino
(Dt. 30:3);
el Davídico
(2 S. 7:16);
el Nue­vo Pacto
(He. 8:8).

Comentario por el Dr. C. I. Scofield

[Canadá] Advertencia a escuelas cristianas: “No enseñen pasajes bíblicos que son ofensivos a la comunidad LGBT”

“Absolutamente shockeante.”

Esa fue la reacción del director de una escuela cristiana pública en Canadá, después de recibir una carta del organismo gubernamental que proporciona sus fondos, advirtiendo que la escuela no debe enseñar pasajes de la Biblia que podrían considerarse “ofensivos” por algunas personas, en particular los miembros de la comunidad LGBT.

Deanna Margel, Presidente de la Academia Cornerstone Christian, en Alberta, Canadá, dijo que la instrucción del organismo de financiación de la escuela, la División Escolar Battle River (BRSD), es equivalente a un ataque a la libertad de religión y la libertad de expresión, informó The Christian Institute.

Cornerstone Christian, en Alberta
Cornerstone Christian, en Alberta

Ella dijo en su correo electrónico, que la división escolar le comunicó a Cornestone, que ciertos pasajes de las Escrituras pueden “menospreciar o vilipendiar a las personas LGBT”. “Cualquier escritura que podría ser considerada ofensivo para los individuos particulares no debe ser leída o estudiada”, indica la carta.

En Alberta, las escuelas cristianas como Cornerstone obtienen sus fondos públicos por medio de un acuerdo entre la escuela y un organismo como BRSD.

Cornerstone buscó la asesoría legal del Centro de Justicia para las libertades constitucionales  (JCCF), un grupo de libertad religiosa que tiene como objetivo defender los derechos constitucionales de los canadienses.

Un portavoz de JCCF señaló que los administradores de BRSD “no tienen derecho a imponer su propia ideología en las escuelas con las que están en desacuerdo.”

En respuesta, un portavoz BRSD dijo que se sintió obligado a hacer la demanda después de un cambio en la legislación de derechos humanos de Canadá.

Cornerstone puede optar por desestimar la demanda BRSD, pero al hacerlo, podría perder la financiación. La escuela puede buscar una nueva junta para obtener fondos públicos o encontrar financiación privada o bien cerrar sus puertas, de acuerdo a lo dicho por el Instituto Cristiano. Seguir leyendo [Canadá] Advertencia a escuelas cristianas: “No enseñen pasajes bíblicos que son ofensivos a la comunidad LGBT”

"Y estando El (Jesús) sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y que señal habrá de tu venida y del fin del siglo?" [Mateo 24:3]