Archivo de la etiqueta: Hebreo

Breve comentario sobre Jehová de los ejércitos (heb. Jehovah Sabaoth)

Sabaoth significa sencillamente ejércitos, pero hace referencia especialmente a guerra o a servicio. En el uso de esta palabra se observan dos ideas combinadas: Jehová es Jehová de los ejércitos (guerreros). Por lo tanto éste es el nombre de Jehová en su manifestación de poder.

“Jehová de los ejércitos, él es el rey de la gloria” (Sal. 24:10), y por consiguiente en el A.T. este nombre se reveló en los tiempos de la necesidad de Israel. No aparece en el Pentateuco, ni en Josué ni Jueces en forma directa, y ocurre muy rara vez en los Salmos; pero Jeremías, el profeta del inminente juicio nacional, usa el nombre alrededor de 80 veces; Hageo lo emplea 14 veces; Zacarías invoca a Jehová de los ejércitos unas 50 veces; y en Malaquías el nombre aparece alrededor de 25 veces. De modo que los significados y usos de este nombre pueden resumirse de la siguiente manera:

1) La palabra “ejércitos” esta relacionada con:

(a) cuerpos celestes “Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos.” Gn. 2:1;  “Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.” Neh. 9:6;“Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.” Is. 40:26. Seguir leyendo Breve comentario sobre Jehová de los ejércitos (heb. Jehovah Sabaoth)

¿Dios realmente aborreció a Esaú?

Hay ciertos textos en la Biblia que hacen temblar a los seguidores modernos de Cristo. Uno de los más difíciles es la declaración de Jesús acerca de aborrecer al padre y a la madre para ser su verdadero discípulo (Lucas 14:26). La clave para resolver esta dificultad está oculta en el antiguo significado de la palabra hebrea שנא (pronunciado: soneh) incorrectamente traducida como “odio / aborrecer”.

Leemos que Dios amaba a Jacob, pero que “aborrecia” a Esaú (Malaquías 1:3). Sin embargo, podemos ver que Dios realmente bendijo a Esaú en gran medida (Gen. 33: 9), incluso advirtiendo a los israelitas que no ataquen a los hijos de Esaú, para que no arriesguen la protección hacia ellos de parte de Dios mismo (Deut.2: 4-6).

De hecho, la narrativa de la Torá se desarrolla de tal manera que cualquiera que escuche la historia de la bendición robada y el engaño por parte de Jacob simpatizaría con Esaú en lugar de con Jacob. No hay duda de que Dios amó a Jacob con su amor de pacto (un tipo de amor y cuidado diferente al que él tenía por Esaú), pero Él no lo “aborreció” en el sentido moderno de la palabra.  La traducción también nos dice que Jacob “aborreció” a su primera esposa Leah. Sin embargo, al leer más detenidamente, queda claro que Jacob amaba a Rachel más que a Leah (Gen.29:31). Así que lo mejor que se puede decir en Hebreo Bíblico es “amar a alguien / algo menos”. [Fuente]