Archivo de la etiqueta: Parábolas de Jesús

La parábola de los labradores malvados (Mateo 21)

Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.
Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera. Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad. Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.

Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?
Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras:
    La piedra que desecharon los edificadores,
    Ha venido a ser cabeza del ángulo.
    El Señor ha hecho esto,
    Y es cosa maravillosa a nuestros ojos? 

Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.” Mt. 21:33-43.

En contraste con la expresión habitual “reino de los cielos”, nuestro Señor aquí usa la expresión “reino de Dios” para referirse a una esfera de sincera fe en Dios.

Se declara que el reino de Dios “será quitado de vosotros”, e.d. quitado a los escribas y fariseos que en la parábola están representados por los labradores malvados, y que el reino será dado a un pueblo que produzca frutos de salvación.

Este pasaje ensena que los escribas y fariseos incrédulos no serán salvados por cuanto rechazaron al Hijo. Otros que manifiesten los frutos de salvación habrán de tomar el lugar de ellos. Ni en la era presente ni en el milenio futuro, el reino de Dios es posesión absoluta de Israel o de los gentiles.

Comentario por el Dr. C. I. Scofield