Archivo de la etiqueta: Profecía

Diez profecías Bíblicas visibles claramente en 2020

1) La decadencia de EE.UU.. Realmente no hay otro poder en la Biblia para el fin de los tiempos que no sea un Imperio Romano revivido del cual el anticristo tendrá su sede. Por lo tanto, los observadores de la profecía siempre han sabido que Estados Unidos debe declinar. Este año hemos visto cómo se ataca al capitalismo y se anuncian el socialismo y el globalismo. Algunos líderes políticos progresistas pero engañados incluso están alabando al marxismo, incluidos muchos en el equipo de Biden.

2) El surgimiento del desorden, la anarquía y el espíritu del anticristo. Vemos un desafuero desenfrenado en Mateo 24 y partes de Apocalipsis, aunque el contexto de ambos es la Tribulación. Entonces, una vez más, vemos los eventos de la Tribulación proyectando una larga sombra sobre la Era de la Iglesia. Aquí en Estados Unidos, literalmente, “se está desatando el infierno” y nuestra República y el estado de derecho se están desintegrando ante nuestros ojos. En la raíz de esto está el espíritu del Anticristo.

3) Esfuerzos de paz en el Medio Oriente. Podemos debatir la viabilidad de estos eventos y ¿deberían Estados Unidos y Europa incluso inmiscuirse en Israel con esfuerzos de paz? No obstante, están preparando el escenario para los acuerdos de paz propuestos por el anticristo. Y el año no ha terminado, por lo que es posible que se realicen más esfuerzos de paz antes de fin de año. Pero recuerdo las inquietantes palabras de Jeremías 6:14: “diciendo: Paz, paz; y no hay paz. “.

4) Aumento de los ataques contra cristianos, cristianismo, iglesias, etc. Gracias a Covid-19, las iglesias y el cristianismo en general se convirtieron en graves inconvenientes en 2020. Las iglesias fueron cerradas o marginadas a partir de marzo. Los cristianos en Estados Unidos fueron acosados ​​e incluso arrestados por desear simplemente practicar su fe y reunirse para adorar. Los creyentes en Oriente Medio y África fueron masacrados por miles. Jesús dijo que vendría un día en que seríamos odiados por causa de Su Nombre (Mat. 10:22).

5) Apostasía creciente y lobos entre el rebaño. La predicación bíblica sólida se está desvaneciendo con un aumento en el amor por la experiencia, la emoción y la doctrina errónea. Incluso existe el amor por la “doctrina de los demonios” (1 Timoteo 4: 1). La Reforma Nueva Apostólica sigue en auge. Una enseñanza nueva, pero muy falsa, tanto en las iglesias como en los seminarios, es la teoría marxista crítica de la raza. Al mismo tiempo, la profecía bíblica ha desaparecido de la mayoría de los púlpitos, así como el apoyo a Israel.

Seguir leyendo Diez profecías Bíblicas visibles claramente en 2020

La Eternidad #1 -Profecías Bíblicas-

El Reino Milenial: (e) El lugar especial de Israel en el gobierno del milenio

Ver cuarta parte: El Reino Milenial: (d) Características principales del gobierno del milenio

Durante el periodo del reino milenial Israel gozará de un lugar de privilegio y de bendición especial. En contraste con la edad actual de la iglesia, en que judíos y gentiles están en un mismo plano y tienen los mismos privilegios, el pueblo de Israel en el milenio heredará la tierra prometida y será objeto del favor especial de Dios. Será el tiempo de la reunión de Israel, su restablecimiento como nación y la renovación del reino davídico. Al fin Israel poseerá la tierra permanentemente y en forma completa.

Ver: PACTOS BÍBLICOS: (7) EL DAVÍDICO

Muchos pasajes tratan de este asunto. En el milenio los israelitas serán reunidos y restaurados a su antigua tierra (Jer. 30:3; 31:8-9; Ez. 39:25-29; Am. 9:11-15). Habiendo sido conducidos de regreso a su tierra, Israel estará formado por los súbditos del reino davídico revivido (Is. 9:6-7; 33:17; 22; 44:6; Jer. 23:5; Dn. 4:3; 7:14, 22, 27; Mi. 4:2-3,7). Los reinos divididos de Israel y Judá volverán a unirse nuevamente (Jer. 3:18; 33:14; Ez. 20:40; 37:15-22; 39:25; Os. 1:11).

Israel, como la esposa de Jehová (Is. 54; 62:2-5; Os. 2:14-23), estará en una posición de privilegio sobre los creyentes gentiles (Is. 14:1-2; 49:22, 23; 60:14-17; 61:6-7). Muchos pasajes también hablan del hecho de que Israel revivirá espiritualmente (Os. 2:3; 44:22-24; 45:17; Jer. 23:3-6; 50:20; Ez. 36:25-26; Zac.13:9; Mal. 3:2-3). Muchos otros pasajes dan información adicional acerca del estado bienaventurado de Israel, su avivamiento espiritual y su goce de la comunión con su Dios.

Aunque los gentiles no tendrán título en la tierra prometida, también tendrán bendiciones abundantes, como se puede deducir de varios pasajes del Antiguo Testamento (Is. 2:2-4; 19:24-25; 49:6, 22; 60:1-3; 62:2; 66:18-19; Jer. 3:17; 16:19). La gloria del reino para Israel y para los gentiles sobrepasará en mucho cualquier cosa que el mundo haya experimentado antes.

Grandes Temas Bíblicos.

El Reino Milenial: (d) Características principales del gobierno del milenio

Ver tercera parte: EL REINO MILENIAL: (C) CRISTO COMO REY DE REYES EN EL MILENIO

Como lo dejan ver los pasajes que hablan acerca del reino futuro, hay por lo menos tres aspectos importantes en el gobierno de Cristo durante su reinado milenial.

1. Muchos pasajes testifican que el gobierno de Cristo será sobre toda la tierra, más allá de los límites de cualquier otro reino terrenal anterior y del reino de David mismo. Al establecer el gobierno mundial, Dios cumplió su propósito de que el hombre debía gobernar sobre la tierra. Aunque Adán fue descalificado, Cristo, como el segundo Adán, puede cumplir esta meta como se menciona en Salmo 2:6-9. Según Daniel 7:l4, al Hijo del Hombre “le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará y su reino uno que no será destruido”. El mismo pensamiento se menciona en Daniel 2:44; 4:34; 7:27. La universalidad del gobierno de Cristo sobre la tierra también se menciona en Salmo 72:8 Dominará de mar a mar, Y desde el río hasta los confines de la tierra”.

Miqueas 4:1-2 “Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.”

Zacarias 9:10 “Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.”

2. El gobierno de Cristo será de autoridad y poder absolutos. Cristo regirá “con vara de hierro” Sal. 2:9. Ap. 19:15: “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.”

Todos los que se oponen serán castigados con la destrucción (Sal. 2:9; 72:9-11; Is. 11:4).

Un gobierno tan absoluto no es la característica del gobierno de Cristo sobre su iglesia o sobre el mundo en la actual dispensación y solo podría cumplirse si Cristo tiene un reinado literal sobre la tierra después de su segunda venida.

3. El gobierno de Cristo en el milenio será de justicia y paz. Esto se desprende de pasajes clásicos como Isaías 11 y Salmo 72.

Estas características poco usuales del reino solo son posibles gracias a los juicios introductorios de Israel y los gentiles (discutidos en el capitulo anterior) y por el hecho de que Satanás está encadenado y ha sido dejado fuera de acción. La única fuente de mal en el mundo será la naturaleza pecaminosa de los hombres que están todavía en su carne humana. La separación del trigo de la cizaña (Mt. 13:24-30) y la separación de los peces buenos de los malos (Mt. 13:47-50) son preparativos necesarios para el reinado de Cristo.

El milenio comenzará con todos los adultos convertidos como verdaderos creyentes en Cristo. Los hijos que nazcan durante el milenio serán sujetos al reinado justo de Cristo y serán castigados hasta el punto de la muerte física si se rebelan contra su Rey (Is. 65:17-20; Zac. 14:16-19). El pecado abierto será castigado y nadie podrá rebelarse contra el Rey en el reino milenial.

Grandes Temas Bíblicos.

El Reino Milenial: (c) Cristo como Rey de reyes en el milenio

Ver segunda parte: EL REINO MILENIAL: (B) UN REINADO DE DIOS SOBRE LA TIERRA

Muchos pasajes del Antiguo y del Nuevo Testamentos combinan su testimonio de que Cristo será gobernador supremo sobre la tierra. Cristo, como hijo de David, se sentará sobre el trono de David:

“Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.” 2 S. 7:16. 

“Vino palabra de Jehová a Jeremías, diciendo:Así ha dicho Jehová: Si pudiereis invalidar mi pacto con el día y mi pacto con la noche, de tal manera que no haya día ni noche a su tiempo,podrá también invalidarse mi pacto con mi siervo David, para que deje de tener hijo que reine sobre su trono, y mi pacto con los levitas y sacerdotes, mis ministros.” Jer. 33:19-21.  Mirar también Sal. 89:20-37; Is. 11.

Cuando Cristo nació, vino como rey, según fuera anunciado por el ángel Gabriel a María: “Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” Lc. 1:32-33.

Como Rey fue rechazadoRespondiendo Pilato, les dijo otra vez: ¿Qué, pues, queréis que haga del que llamáis Rey de los judíos? Y ellos volvieron a dar voces: ¡Crucifícale!” (Mr. 15:12, 13); “Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros.” (Lc. 19:14). Cuando fue crucificado murió como Rey de los judíos “Y pusieron sobre su cabeza su causa escrita: ESTE ES JESÚS, EL REY DE LOS JUDÍOS.” (Mt. 27:37).

En su segunda venida es descrito como “REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (Ap. 19:16). Literalmente centenares de versículos en el Antiguo Testamento declaran o implican, por lo menos, que Cristo reinará sobre la tierra. Algunos de los textos más importantes son especialmente claros:

“Lo que vio Isaías hijo de Amoz acerca de Judá y de Jerusalén.
Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones.

Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. Juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.” Is. 2:1-4. Seguir leyendo El Reino Milenial: (c) Cristo como Rey de reyes en el milenio

El Reino Milenial: (b) Un reinado de Dios sobre la tierra

Ver primera parte: EL REINO MILENIAL: (A) EL CONCEPTO DEL REINO DE DIOS.

En contraste con el punto de vista amilenial, que considera el reino de Dios primariamente como un reinado espiritual en los corazones de los hombres, muchos pasajes apoyan la conclusión de que el reino es un reino literal sobre la tierra, en el cual Cristo será realmente el gobernador político supremo y el líder espiritual y objeto de culto. Este concepto se presenta en forma amplia en el Antiguo Testamento y en el Nuevo.

En el Salmo 2, donde se anuncia la rebelión de la nación contra Dios, se le da la siguiente orden al Hijo de Dios: “Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” (v. 8). Este no es un gobierno espiritual, sino un gobierno político real, como se ve en el versículo siguiente: “Los quebrantarás con vara de hierro, como vasija de alfarero los desmenuzaras” (v. 9). Evidentemente esto no puede referirse a la iglesia o a un reinado espiritual en el cielo, sino más bien representa a un monarca absoluto que abatiría los inicuos y los pondrá bajo sujeción.

Otro pasaje importante que enfatiza el carácter terrenal del reino es Isaías 11, donde Jesús, como descendiente de David, es presentado como que trae un justo juicio sobre la tierra y castiga a los impíos. Isaías 11:4 afirma: “Juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la espada de su boca, y con el espíritu de sus labios matara al impío.” En este pasaje se menciona frecuentemente la tierra (como en Is. 11:9), y se describen los tratos de Dios con las naciones a fin de recoger a Israel de entre todas las naciones.

Una cantidad casi innumerable de otros versículos afirman o implican que el reino será sobre la tierra (cf. Is. 42:4; Jer. 23:3-6; Dn. 2:35-45; Zac. 14:1-9). La descripción en estos pasajes del reinado de Cristo sobre la tierra en el reino milenial evidentemente no describe la edad presente ni descri­be el cielo. Cualquier cumplimiento razonable requeriría de un reinado literal sobre la tierra a continuación de la segunda venida de Cristo.

Grandes Temas Bíblicos.

El Reino Milenial: (a) El concepto del reino de Dios

En las Escrituras, la expresión “reino de Dios” en general se refiere a la esfera del gobierno de Dios en el universo. Puesto que Dios ha sido siempre soberano y omnipotente, hay un sentido en que el reino de Dios es eterno. Nabucodonosor, rey de Babilonia que fuera humillado por Dios, dio testimonio de esto cuando dijo: “Bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y el hace según su voluntad en el ejercito del cielo, y en los habitantes de la tierra y no hay quien detenga su mano y le diga: ¿Qué haces?” (Dn. 4:34-35).

Sin embargo, el gobierno universal de Dios fue desafiado en la eternidad pasada por Satanás y los seres angélicos que se unieron a él en su rebelión contra Dios. Aunque Dios demostró su soberanía juzgando a los rebeldes, la entrada del pecado en el mundo introdujo el programa divino para demostrar la soberanía de Dios en la historia humana. Esto comprende el concepto de un reino teocrático, esto es, un reino en que Dios es el gobernador supremo, aun cuando obra por medio de las criaturas.

Cuando Adán fue creado, se le dio dominio sobre toda la tierra (Gn. 1:26, 28). Sin embargo, en desobediencia a Dios, Adán y Eva comieron del fruto prohibido. En su caída en pecado Adán perdió el derecho de gobierno, y de allí en adelante la soberanía de Dios que había sido entregada al hombre fue delegada en ciertas personas escogidas a quienes Dios entregó el gobierno. Consecuentemente, se ha permitido que algunos hombres reinen a través de la historia. Por ejemplo, Daniel le recordó esto a Belsasar al referirse al hecho de que Dios había castigado a Nabucodonosor «hasta que reconoció que el Altísimo Dios tiene dominio sobre el reino de los hombres, y que pone sobre el al que le places (Dn. 5:21).

En el Antiguo Testamento, una demostración importante del gobierno teocrático fue el reino de Israel bajo los reyes Saúl, David y Salomón. Los gobernadores gentiles también pudieron tener una esfera de gobierno político, en el propósito soberano de Dios. Este concepto general de gobierno bajo permisión y dirección divina es mencionado en Romanos 13:1, donde Pablo escribe: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.” Seguir leyendo El Reino Milenial: (a) El concepto del reino de Dios

¿Hay alguna razón para creer en la Biblia?

La profecía bíblica es la clave para entender el pasado y también el futuro. Mientras que a los escépticos quizás les parezca absurdo, esto puede probarse fácilmente. Debido a que la mayoría de las profecías registradas en la Escritura ya se han cumplido, es por lo tanto un asunto simple el determinar si las profecías de la Biblia son fidedignas.

Hay dos temas proféticos sobresalientes que corren consecuentemente a lo largo de toda la Escritura: (1) Israel; y (2) el Mesías que viene a Israel y a través de Israel al mundo como el Salvador de toda la humanidad. Casi todas las otras profecías giran en torno a estos dos temas centrales, ya sea el arrebatamiento de la iglesia, el Anticristo, su gobierno y religión mundial venideros, la batalla de Armagedón, la segunda venida de Cristo, o cualquier otro acontecimiento profetizado. La Biblia es absolutamente única en su género en presentar estas profecías, que ella registra en detalle especifico, que comienzan más de 3.000 años en el pasado.

Alrededor de un treinta por ciento de la Biblia está dedicada a la profecía. Ese hecho convalida la importancia de lo que se ha vuelto un tema descuidado. En agudo contraste, la profecía está totalmente ausente del Corán, de los Vedas hindúes, de la Baghavad Gita, del Ramayana, de los dichos de Buda y de Confucio, del Libro de Mormón, o de cualquier otro escrito de las religiones del mundo. Este hecho solamente provee un sello innegable de la aprobación divina sobre la fe judeocristiana, que todas las otras religiones carecen.

El registro impecable del cumplimiento de las profecías bíblicas es suficiente para autenticar la Biblia, a diferencia de todos los otros escritos, como la sola, única e infalible Palabra de Dios.

Extracto del libro: Una mujer cabalga la bestia. Dave Hunt.

“El testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía”

Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.” Ap. 19:9-10.

Aunque hombres, ciudades y naciones ocupan gran parte de la profecía bíblica, el tema principal es una Persona, el Señor Jesucristo. Tal como se le recordó a Juan en este momento culminante cuando estaba por ver la manifestación de Cristo en gloria, “el testimonio [con respecto a] Jesús es el espíritu de la profecía”.

Todos los temas proféticos deben ser analizados con cuidado, pero nunca de manera de oscurecer el lugar central que le pertenece a Jesucristo.

¿Qué significa el término “Hijo del Hombre”?

El nombre “Hijo del Hombre” encuentra su base en el gran pasaje mesiánico de Dn. 7:13:

“Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.”

Nuestro Señor usa esta expresión aprox. ochenta veces para referirse a sí mismo:

“De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino.” Mt. 16:28.

 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.” Mt. 19:28.

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,” Mt. 25:31.

“Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.” Mt. 26:64.

“Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.” Mr. 14:62

“Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios.” Lc. 22:69.

Es su nombre como el Hombre representativo, en el sentido de 1 Co. 15:45-47: Seguir leyendo ¿Qué significa el término “Hijo del Hombre”?

Resuenan los tambores de Ezequiel 38: Erdogan urge un “Ejército del Islam” para pelear contra Israel

Hace menos de un mes, antes de la cumbre de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) en Estambul, el diario turco Yeni Şafak, que es considerado uno de los portavoces de Erdogan y su gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP), publicó un artículo titulado “Un llamado a la acción urgente”.

El mismo artículo también se publicó en el sitio web del periódico con el título más explícito: “¿Qué pasa si se forma un ejército islámico contra Israel?” El artículo llamaba abiertamente a los 57 estados miembros de la OCI a formar un “Ejército del Islam” para atacar simultáneamente a Israel desde el este, oeste, norte y sur.

Según el Shin Bet de Israel, la fuente del artículo parece ser la compañía turca SADAT, que, entre otras siniestras conspiraciones, ayuda a Hamas con fondos y equipo militar para crear un ejército “palestino” que se una a la lucha contra Israel.

La idea de crear un “Ejército del Islam” para destruir a Israel fue acompañada por un mapa interactivo que proporcionaba la formación de fuerzas militares para un ataque conjunto musulmán contra Israel. También proporciona detalles sobre fuerzas militares basadas en varios lugares.

b58a5a6c7e550ed2
Ejército turco

Yeni Şafak explicó: “Si los estados miembros de la OCI se unen militarmente, formarán el ejército más grande y completo del mundo. El número de soldados activos sería de al menos 5.206.100, mientras que el presupuesto de defensa llegaría a aproximadamente $175 mil millones”.

Este artículo proporcionó detalles adicionales del escandaloso plan, indicando que “se espera que 250,000 soldados participen en la primera operación posible. Se usarán bases terrestres, aéreas y navales de los estados miembros ubicados en las regiones más críticas. Las bases se construirán en un corto período de tiempo. … Es posible movilizar rápidamente 500 tanques y vehículos blindados, 100 aviones y 500 helicópteros de ataque y 50 buques “. Seguir leyendo Resuenan los tambores de Ezequiel 38: Erdogan urge un “Ejército del Islam” para pelear contra Israel

La Nueva Jerusalén

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.” Juan 14:1-3

¡Cuán poco sabemos de lo que el Señor nos está comunicando, a modo de consuelo, para desear estar en ese lugar y conocer más de todo ello! Cuando Juan vio la nueva Jerusalén dijo: “La ciudad se halla establecida en cuadro, y su longitud es igual a su anchura… doce mil estadios; la longitud, la altura y la anchura de ella son iguales” (Apoc. 21:16).

Según el diccionario bíblico un estadio era aproximadamente 178 metros. Esto quiere decir, que para calcular el tamaño real de la ciudad de Dios, tendríamos primero que multiplicar los 178 metros que tiene un estadio por los 12.000 estadios que tiene la ciudad por cada lado. Esto nos da un total de 2.136.000 metros los que reducidos a kilómetros vienen a ser 2.136 kilómetros por cada lado. Sabiendo entonces que la ciudad tiene 2.136 kilómetros de lado y como la escritura dice que es un cuadrado, si multiplicamos los 2.136 por 2.136, nos dará un área 4.562.496 kilómetros cuadrados. Ahora, si esta cantidad la multiplicamos por 2.136 kilómetros de la altura, tendremos un volumen de 9.745 millones 491.456 kilómetros cúbicos. Este serla el tamaño aproximado de la nueva Jerusalén, si se tratara de un cubo.

Es una ciudad con una extensión aproximada a la mitad del territorio de los Estados Unidos o de Europa. Seguir leyendo La Nueva Jerusalén

El Ascenso de Abadón, el CERN y los Vigilantes. Tom Horn

La ciudad de Petra en la Biblia, pasado, presente y futuro profético

El siguiente es un breve estudio del libro de Abdías.

Abdías resulta totalmente desconocido, al margen del significado de su nombre (siervo o adorador de Jehová). La fecha de su profecía no es segura, pero la evidencia interna parece indicar los alrededores del 585 a.C., el año después de la destrucción de Jerusalén por parte de Nabucodonosor, rey de Babilonia. Sin embargo, algunos eruditos sugieren una fecha muy anterior, alrededor del siglo IX a.C.

petra 2.jpg

El libro, que en su forma literaria es una apasionada diatriba con sentencia de muerte, tiene un tema único: juicio sobre Edom, la nación que descendía de Esaú. En la época de Abdías, la capital de Edom era Sela (más tarde llamada Petra). Sus ruinas singulares, caladas en peñascos sólidos de una roca color rosado y durante largo tiempo escondidas en las regiones áridas al sur del Mar Muerto, fueron descubiertas en el año 1812 d.C. y son testigos mudos del cumplimiento de la profecía.

El libro se puede dividir de la siguiente manera:

  1. Pronunciamiento de la condenación sobre Edom vv. 1-9.
  2.  Causa de la condenación, vv. 10-14.
  3. Edom en el día de Jehová, vv. 15-21.

 

La humillación de Edom

Visión de Abdías.

Jehová el Señor ha dicho así en cuanto a Edom: Hemos oído el pregón de Jehová, y mensajero ha sido enviado a las naciones. Levantaos, y levantémonos contra este pueblo en batalla.

La enemistad entre Jacob y Esaú (Gn. 36), el fundador de Edom, continuó a través de los siglos (Ex. 15:15; Nm. 20:14; Sal. 83:6; Is. 63:1-6; Jl. 3:19; etc.). El pecado de Edom fue la soberbia (v. 3), que condujo a la violación del vinculo entre hermanos (vv. 10—14). Seguir leyendo La ciudad de Petra en la Biblia, pasado, presente y futuro profético

¿por qué creer en las profecías bíblicas?

“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” 2 Pedro 1:19-21

La profecía se convierte en “más segura” por su cumplimiento parcial. La profecía cumplida es una prueba de la inspiración porque las profecías  bíblicas de eventos futuros fueron pronunciadas tanto tiempo antes que los eventos tuvieran lugar, que la mera sagacidad o previsión humana jamás los podría haber anticipado. Y estas predicciones son tan detalladas, minuciosas y especificas como para excluir la posibilidad de que simplemente fueran conjeturas afortunadas.

Cientos de predicciones en cuanto a Israel, la tierra de Canaán, Babilonia, Asiria, Egipto y numerosos personajes —predicciones tan antiguas, tan singulares, tan aparentemente improbables a la vez que tan detalladas y definidas, que ningún mortal pudo haberlo anticipado— han sido cumplidas por elementos de la naturaleza y por hombres que las ignoraban, que las descreían por completo, o que lucharon desesperadamente para evitar su cumplimiento.

Por lo tanto es indudable que las Escrituras que contienen dichas profecías son inspiradas. “Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (v. 21).

Comentario por el Dr. C. I. Scofield

Pactos bíblicos: (6) el Palestino

“entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios.” Deuteronomio 30:3

El Pacto Palestino señala las condiciones bajo las cuales Israel entraba en la tierra prometida.

Es importante observar que la nación hasta ese momento no ha tomado la tierra bajo el Pacto Abrahámico que era incondicional (véase Gn. 12:2), ni tampoco ha poseído toda la tierra (Comp. Gn. 15:18 con Nm. 34:1-12).

El Pacto Palestino consta de siete partes:
(1) dispersión por la desobediencia, v. 1 (Dt 28:63-68; Gn. 15:18);
(2) futuro arrepentimiento de Israel durante la dispersión, v. 2;
(3) regreso del Señor, v. 3 (Am. 9:9-15; Hch. 15:14-17);
(4) restauración a la tierra prometida, v. 5 (Is. 11:11-12; Jer. 23:3-8; Ez. 37:21-25);
(5) conversión a nivel nacional, v. 6 (Os. 2:14-16; Ro. 11:26-27);
(6) juicio de los opresores de Israel, v. 7 (Is. 14:1-2; Jl. 3:1-8; Mt 25:31-46);
y (7) prosperidad nacional, v. 9 (Am. 9:11-15).

View on lake Tiberius from Galillee

Comentario por el Dr. C. I. Scofield

El eclipse solar del día 21 de agosto del 2017, coincidió con el día bíblico de arrepentimiento

Nota extraída del sitio https://radioiglesia.com

La gente alrededor del mundo estuvo mirando hacia el cielo el día del eclipse de sol, mientras cientos de millones de personas se preguntaban, cuál podía ser el significado extraordinario de este eclipse que se extendió a todo lo largo del territorio de Estados Unidos.

Según el pastor Mark Biltz, quien es bien conocido como el descubridor del fenómeno de las Lunas de Sangre”, hay una respuesta específica.   Él cree que Dios está enviándole un mensaje a la Iglesia, y que todo lo que las personas tienen que hacer para entenderlo es mirar al cielo.

Tal como publicaron la gran mayoría de periódicos en el mundo, la trayectoria del eclipse solar total del día 21 de agosto, se extendió sobre los condados que votaron y le dieron la victoria al señor Donald Trump en la elección presidencial reciente.  Sabemos que muchos hacen mofa de la idea de que esto tiene alguna importancia, pero el pastor Biltz sostiene que la gente debe ser cautelosa antes de continuar con la burla y el sarcasmo.

eclipse EEUU Agosto 2017.png

Señala que en Génesis 1:14  “Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años”, y que por lo tanto los fenómenos astronómicos del sol y la luna son asimismo señales.  Cree que el eclipse solar en sí mismo es un signo y una advertencia para Estados Unidos, sugiriendo igualmente que también su trayectoria puede tener algún significado.

El Pastor le dijo a la agencia de noticias World Net Daily“No voy a escarnecer o a ridiculizar a aquellos que no creen que la trayectoria de este eclipse tiene algún significado.  La totalidad de su recorrido está mostrando dónde está la senda más oscura y el camino del juicio, a menos que haya arrepentimiento, porque el punto más importante es que al mismo tiempo, el juicio siempre comienza primero con el pueblo de Dios.  Éste es un llamado para que la iglesia se arrepienta y adopte una actitud como la de Abraham e interceda, en lugar de adoptar la indiferencia de Lot.  La iglesia necesita despertar y arrepentirse si quiere salvar a esta nación, no burlarse de los injustos.  Necesitamos un tono diferente en Norte América”.

La historia de la Biblia es más milagrosa y asombrosa de lo que podamos imaginar.  En ella tenemos la prueba increíble de la naturaleza incambiable de Dios – y las claves emocionantes que tenemos para el final de los días. Seguir leyendo El eclipse solar del día 21 de agosto del 2017, coincidió con el día bíblico de arrepentimiento

Pactos bíblicos: (3) el Noeico

“Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra” Génesis 9:16.

El Pacto Noeico reafirma las condiciones de vida para el hombre caído tal como se anunciaron en el Pacto Adánico, e instituye el principio del gobierno humano para refrenar el pecado ya que se habla eliminado la amenaza del juicio divino en la forma de otro diluvio. Los elementos del pacto son:

(1) El hombre es responsable de proteger la santidad de la vida humana por medio de gobierno disciplinado para con los hombres, llegando aún hasta la pena capital (Gn. 9:5-6; comp. Ro. 13:17).

(2) No hay maldición adicional sobre la tierra, ni tampoco el hombre debe temer otro diluvio universal (Gn. 8:21; 9:11-16).

(3) Se confirma el orden de la naturaleza (Gn. 8:22; 9:2). Seguir leyendo Pactos bíblicos: (3) el Noeico

Pactos bíblicos: ¿Qué y cuáles son?

Un pacto es un pronunciamiento soberano de Dios por el cual Él establece una relación de responsabilidad:
(1) entre Él mismo y un individuo (p. ej. Adán en el Pacto Edénico, Gn. 2:16ss.),
(2) entre Él y la humanidad en general (p. ej. en la promesa del Pacto Noeico de que nunca más destruiría toda carne con un diluvio, Gn. 9:9ss.),
(3) entre Él y una nación (p. ej. Israel en el Pacto Mosaico, Ex. 19:3ss.), o
(4) entre Él y una familia específica (p. ej. la casa de David en la promesa de un linaje real a perpetuidad a través del Pacto Davídico, 2 S. 7:16ss.).

Un pacto de una categoría puede superponerse con otros; p. ej. el Pacto Davídico, donde a una casa real que permanecería se le promete la bendición máxima, y la promesa no es sólo a David sino también a todo el mundo en el reinado de Jesucristo.

Los pactos por lo general son incondicionales en el sentido de que Dios, por gracia y por la irrestricta declaración de que hará algo, se obliga a consumar ciertos propósitos anunciados, a pesar de los fracasos por parte de la persona o pueblo con quien está haciendo el pacto. La respuesta humana al propósito divinamente anunciado siempre es importante, ya que conduce a la bendición por la obediencia y a la disciplina por la desobediencia. Pero por la falla humana nunca se habrá de abrogar el pacto ni bloquear su cumplimiento.

En el caso del Pacto Mosaico, el cumplimiento de todas las promesas fue condicional a la obediencia de Israel, como esta implícito en las palabras “…si… guardáis… seréis…” seguido por “Todo el pueblo respondió… Haremos todo lo que Jehová ha dicho” (Ex. 19:5,8).

Los tres pactos universales y generales son: el Adánico, el Noeico, y también el Edénico en el sentido de que toda la raza está representada y presente en el fracaso de Adán. Todos los otros pactos se efectúan con Israel o con los israelitas, y son de aplicación primaria a ellos, aunque con bendición final para todo el mundo.

Al explicar la forma en que se cumplen los propósitos de Dios con el hombre, se observan ocho grandes pactos de Singular importancia. Dichos pactos son:

el Edénico (Gn. 2:16);
el Adánico
(Gn. 3:15);
el Noeico
(Gn. 9:16);
el Abrahámico
(Gn. 12:2);
el Mosaico
(Ex. 19:5);
el Palestino
(Dt. 30:3);
el Davídico
(2 S. 7:16);
el Nue­vo Pacto
(He. 8:8).

Comentario por el Dr. C. I. Scofield

[Estudio Apoc.] Cap. 7:1-17 Paréntesis o cuarto Intermedio

Para entender mejor esta parte del estudio, recomendamos leer la entrada anterior: SE INVOCA LA IRA DEL CORDERO: CAPS. 5-19

Entre los Sellos del Juicio Sexto y Séptimo, Dios establece una Pausa o Paréntesis. Durante este intermedio suceden 2 Eventos significativos:

1) La Conversión y el Llamamiento de los 144.000: Apc.7:1-8.

Este pasaje NO esta diciendo que Dios solo va a salvar judíos durante la Tribulación. Porque en Apc.7:9-17 la Biblia declara que será salva una gran multitud de cada nación.

Lo que este cap.7 sí enseña es que Dios va a enviar a 144.000 misioneros hebreos (12 mil de cada tribu) para evangelizar el mundo.

Sin dudas este será un esfuerzo masivo especialmente cuando sabemos que en 1984 existían en el mundo unos 35.000 misioneros de todas las confesiones de fe.

Nuestro Señor tenía en mente sin dudas el ministerio de estos 144.000 cuando dijo lo que dijo en Mt.24:14 este pasaje Mt.24 junto con Mt.25, Mc.13:1-2, Lc.21:5-6 tienen que ver con el período de la Tribulación y no con nuestros días.

Volviendo a los 144.000 vemos que Judá encabeza la lista, y no la tribu de Rubén que era el primogénito. No aparecen las tribus de Dan ni de Efraín; ¿Por qué? Porque ambas tribus fueron halladas culpables de idolatría según Jue.18/ 1ª Ry.11:26/ Os.4. Así que las tribus de Leví y Manasés toman aquí sus lugares.

Pero no obstante ambas tribus Dan y Efraín aparecen en la lista del Templo Milenario que menciona Ezq.48. Entonces quiere decir que estas tribus perdieron su oportunidad de predicar durante la Tribulación.

2) La Conversión de una gran multitud: Apc.7:9-17.

El vs.9 nos dice que su número es incontable.

El vs.10 nos habla de la alabanza.

El vs.14 nos habla del trasfondo.

El vs.15 nos habla de su servicio.

El vs.17 nos habla de su galardón.

4 vientosContra las 4 Agencias de destrucción mencionadas en Apc.6:2-8. Ahora (7:1) 4 Ángeles en pie situados en los 4 puntos cardinales controlando los vientos, las tempestades. Los 4 ángulos no significan que en la mentalidad hebrea, la tierra era cuadrada porque la Biblia ya mencionaba en el A. T. que la tierra era redonda en Is.40:22.

Vs.2 Juan ve subir desde el Oriente a un ángel diferente a los otros 4 ángeles anteriores, por el cometido de este ángel podemos decir que era un Arcángel. El sello que lleva en la mano significa que el grupo concreto del que se va a hablar recibirá protección por parte de Dios, en las aflicciones del Gran Tribulación.

Éste ángel comunica a los otros 4, la orden de no hacer ningún daño por el momento ni a la tierra ni al mar. Los daños que han de producirse en la tierra y en el mar, quedan en suspenso hasta que se haya efectuado el sellado de los 144000 misioneros judíos. Seguir leyendo [Estudio Apoc.] Cap. 7:1-17 Paréntesis o cuarto Intermedio