Archivo de la etiqueta: Salvación

Policías en El Salvador predican de Cristo en barrios peligrosos

“¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!” [Isaías 52:7]

Protocolo para tener un encuentro con Dios

“(Jesús) puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios.” [Hebreos 7:25]

El carcelero de una prisión de Macedonia hizo la siguiente pregunta al apóstol Pablo y a su compañero Silas: “Qué debo hacer para ser salvo?”. La respuesta que la Palabra de Dios nos da es clara: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:30-31).

Por qué la salvación que Dios ofrece necesita una fe personal?. Porque Dios quiso que estuviese al alcance de todos, sin excepción.

Nadie es favorecido por su inteligencia, su riqueza o sus conocimientos. Todos nosotros, seres pecadores, tenemos que arrepentirnos para acercarnos a Dios. Pero también debemos hacerlo con una total confianza en su misericordia: “Si no os…hacéis como niños (dijo Jesús), no entraréisen el reino de los cielos” (Mateo 18:30).

Un jefe de Estado fija él mismo el protocolo que permite a los visitantes tener una cita con él.Con mayor razón, nadie, excepto Dios, puede decidir la manera en que el hombre puede acercarse a él. Agradezcámosle por haber abierto generosamente la puerta del cielo a seres como nosotros. Acaso su Palabra podría engañarnos?. Reflexionemos sobre la gravedad de la incredulidad, pues esto equivale a decir que Dios es mentiroso (leer 1 Juan 5:9-13), injuria terrible.

“Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” [Romanos 10:9].

“Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” [Hebreos 10:22].

Copyright Editorial La Buena Semilla, 1166 Perroy (Suiza)

La historia más bella – El nacimiento de Jesús.

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.”
[Isaías 9:6-7]

¡Feliz Navidad!
¡Recordemos con alegría y gozo el nacimiento de nuestro Salvador!

DSC07153DSC07154DSC07155 Seguir leyendo La historia más bella – El nacimiento de Jesús.

Diferencias entre Cristianismo y Catolicismo Romano

Para el católico promedio, la lglesia sostiene una posición que es enteramente diferente de la relación entre un evangélico y cualquier denominación a la que pertenezca.

Para el evangélico, el cristianismo involucra una relación personal entre eI creyente y Dios y Jesucristo. Muchos Protestantes carecen de esa relación personal y, por tanto, no son realmente cristianos. Sin embargo, la falta de esa relación no es porque les hayan enseñado que acudan a una iglesia Bautista, o Metodista, Presbiteriana o a alguna otra denominación para encontrar la salvación; al menos esa no es generalmente la enseñanza de ninguna iglesia Protestante. En contraste con eso, a un Mormón se le enseña que la salvación viene por pertenecer a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días y por permanecer en buenas relaciones con la misma. Lo mismo es cierto de Ios Testigos de Jehová, de los de la Ciencia Cristiana y de los miembros de la mayoría de las otras sectas, ya sean “cristianas”, o hindúes, o budistas. Roma, también, decreta que el individuo puede recibir “los méritos y gracias de Cristo” sólo a través de la Iglesia. La relación personal con Cristo aparte de cualquier institución, y la relacion de seguridad de estar con él al momento de morir se les niega a  los feligreses católicos. La esperanza de ellos está en Ia Iglesia: Esperan que sus esfuerzos continuos, aún después de la muerte, finalmente los llevarán al cielo. Seguir leyendo Diferencias entre Cristianismo y Catolicismo Romano

¿Qué es el pecado?

Los significados literales de las palabras griegas y hebreas que se traducen “pecado”, “pecador”, etc., revelan la verdadera naturaleza del pecado en sus manifestaciones múltiples. El pecado es:

1) Transgresión, transgredir la ley, el límite divino entre lo bueno y lo malo.
“Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.” [Salmo 51:1]
“Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios?.”  [Romanos 2:23]

2) Iniquidad, una acción inherentemente mala, esté o no expresamente prohibida.
“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.” [Romanos 1:21-23]

3) Error, desviación de lo correcto.
 “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;…”   [Romanos 1:18]

4) Errar el blanco, no satisfacer el estándar divino.  
“por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”  [Romanos 3:23]

5) Infracción, la intrusión de la propia voluntad en la esfera de la autoridad divina.
‘Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” [Efesios 2:1]

6) Desorden o anarquía espiritual.
“conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas” [1 Timoteo 1:9]

7) Incredulidad, insulto a la veracidad divina.
“De pecado, por cuanto no creen en mí” [Juan 16:9] Seguir leyendo ¿Qué es el pecado?

¿De qué se trata la Biblia realmente?

La Biblia habla de la única ofrenda perfecta para darnos perdón, reconciliándonos con Dios, y vida eterna.
No la confundamos como un libro legalista.

Alberto Rivera Ex-Jesuita explica su pasada vida católica impidiendo el Evangelio

En este video el ex-Jesuita Alberto Rivera explica la diferencia entre ser un verdadero cristiano nacido de nuevo y un católico apostólico romano, que cree llegar a ser salvo por seguir una religión (sea seguir el catolicismo o cualquier otra religión, pero en este caso el video es sobre el testimonio de este ex-sacerdote puntualmente).
Hay una diferencia abismal entre escuchar del evangelio y CREER en el evangelio de Cristo.

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” [Romanos 10:17]

La religión y Satanás

La religión es un invento de Satanás, en ningún lugar de la Biblia podemos encontrar donde dice que por creer en una religión somos salvos. No importa de qué religión seas, no importa si compartes ciertas posturas o no, si eres una buena persona o no, nada de eso va a salvar tu alma. Unicamente podemos ser salvos por medio de la sangre de Cristo vertida en la cruz.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
no por obras, para que nadie se gloríe.” [Efesios 2:8-9]

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo.” [Hebreos 10:19]

“…la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” 1 Juan 1:7

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” [Hechos 16:31]

Un mensaje analizado a la luz de la Palabra

Hoy les compartimos un análisis que hicimos tomando una predicación al azar del conferencista Dante Gebel; y nos sorprendimos con lo que nos encontramos. Sacamos algunos apuntes y los comparamos con la Palabra, aquí esta nuestro sencillo análisis.

  • Minuto 3:30: habla de que la iglesia en estos últimos 100 años ha puesto a las personas en una “jaula religiosa”, “eliminando los riesgos, le quitamos la aventura, los peligros, las luchas y los dejamos como cristianos sin aliento.”

¿Desde cuando la iglesia verdadera de Cristo ha podido eliminar riesgos de las personas, problemas o luchas?. Creo que cuando un cristiano está más involucrado en la iglesia y más comprometido con el Señor, es cuando sufre y lucha con los acechanzas del maligno. Juan 16:33- Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Seguir leyendo Un mensaje analizado a la luz de la Palabra

Volverse a la luz

La luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Juan 3:19

Hammerfest, la ciudad ubicada más al norte de Europa, en verano tiene una «jornada» de 70 días. Durante más de dos meses el sol no se pone. Pero seis meses más tarde sucede lo contrario: durante 70 días el sol no sale. Todo esto sucede porque el eje de la tierra está inclinado sobre unos 23 grados. Cuando está orientado hacia el sol, tenemos luz durante mucho tiempo. Pero si está orientado de forma opuesta, estamos en la oscuridad mucho tiempo.

Sucede lo mismo en el ámbito espiritual. Nuestras vidas pueden estar iluminadas con la luz de Cristo, pero si le damos la espalda, permanecemos en la oscuridad. Para recibir la luz tenemos que orientarnos hacia la buena dirección, volvernos a Cristo. ¡Es el movimiento de la fe! En vez de huir del Señor Jesús, de encerrarme cuando oigo hablar de él, la fe me conduce a buscarle. Con esta actitud la lectura de la Biblia y la oración se vuelven fuente de luz.
Entonces, de forma un tanto misteriosa pero muy real, mi vida se ilumina, es decir, veo en mí aquello que no está bien, discierno ciertas cosas que hasta ahora no veía.

¿Qué me impide ir a la luz de Cristo? El mal, el pecado. El más grande obstáculo a la fe en Cristo no es intelectual, sino moral. Este obstáculo aparece porque la luz de Cristo revela mi estado moral: estoy lejos de Dios e incluso opuesto a él. Sin embargo esta luz no me condena; ella condena mi pecado y me muestra la gracia de Dios, me da la vida. Jesús dijo: “El que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12). Fuente